Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
costumbres

El alma de la taberna sigue viva en Azuelo

  • ​Una nueva exposición en La Casa Encantada de la localidad rememora lo que fue uno de los principales lugares de socialización en los pueblos

Varios vecinos rememoran los usos de la taberna en la exposición de La Casa Encantada.

Varios vecinos rememoran los usos de la taberna en la exposición de La Casa Encantada.

Varios vecinos rememoran los usos de la taberna en la exposición de La Casa Encantada.

cedida
0
17/08/2015 a las 06:00
  • DN.Estella
La desaparición de los viejos usos da lugar a nuevas costumbres. La Asociación Santa Engracia de Azuelo ha echado la vista atrás para mostrar cómo era la vida en las tabernas de pueblo, el que fuera uno de los lugares más importantes de socialización entre los vecinos con una exposición en la casa de la Conrada o La Casa Encantada, donde cada verano se presenta una faceta de la etnografía de la zona. La muestra está llena de verismo histórico, pues en ella se exponen muchas de las piezas que formaron parte de la última taberna del pueblo, que se cerró en el año 1975, cuando sus dueños, Mari y Pedro, emigraron a Bilbao.

También fue entonces cuando la desaparición del último local público puso de relieve la necesidad de contar con una asociación y una sede que mantuvieran la costumbre de reunión entre los habitantes. Así nació la Asociación Santa Engracia, que se afana por dar vida a este pequeño pueblo de las estribaciones de Codés.

FIEL REPRODUCCIÓN

La exposición se ha estructurado en tres estancias, las mismas con las que contaba la taberna de antaño: el mostrador, la cocina y la sala. La barra estaba situada en la planta baja y se utilizaba para el despacho de bebidas, bien en vasos o en botellas. La cocina se empleaba sobre todo en invierno por lo acogedora que era gracias al calor de sus fogones. En el resto de las estaciones se recurría a la sala cuando las estancias iban a ser más prolongadas, como es el caso de las meriendas o partidas de cartas.

La taberna era el centro social por excelencia de los hombres y las mujeres la tenían vedada, excepto la tabernera, que era el alma y la jefa de la taberna. Otros centros de socialización masculina eran el molino, la fragua, la herrería o la carpintería mientras que las mujeres se decantaban por el lavadero, que era paritario a la taberna en todos los aspectos. Por supuesto que los hombres no tenían cabida allí, ni en el horno del pan, la carnicería o las tiendas.

La exposición de Azuelo es un auténtico viaje en el tiempo, puesto que en ella se exhibe buena parte de los elementos originales de la última taberna del pueblo. Se trata de la vajilla con sus vasos y tazas, las mesas, las sillas y la estufa de la sala, la cocina económica, la fregadera, el escurreplatos, la mesa camilla y el brasero de la cocina. Hasta quedan botellas y licores de aquella época: la “vaca verde” de leche con pipermín, coñacs de Terry, Fundador y el Espléndido de Garvey. Y aunque ahora no se puede fumar, sería posible prenderse un Celtas Corto, un Jean, un Bisonte o un Chester porque allí están.

IMÁGENES DEL PASADO

Una colección de fotografías en blanco y negro completa la exposición y recuerda aquellos tiempos de meriendas, rondas de mozos a americanos o desposados, la fiesta de Santa Águeda o las veladas alrededor de un tocadiscos o la incipiente televisión.

Los enseres han estado durmiendo la nostalgia de sus dueños en un rincón de un pajar, pero ahora han sido recuperados para reavivar recuerdos que aún son emotivos para muchos vecinos. La muestra en La Casa Encantada de Azuelo continuará abierta hasta el 31 de agosto con el siguiente horario: laborables, de 17 a 19 horas; y festivos, de 12 a 14 y de 17 a 19 horas.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual