Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
tierra estella

Los 20 años del pabellón que cambió el modo de hacer deporte en Estella

  • El polideportivo cumple años en un momento de debate sobre el modelo de gestión, que acaba de prorrogarse a Serdepor.

0
05/06/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • M.P.A. ESTELLA
Cuando se mira al antes y el después del deporte en Estella los ojos se vuelven hacia su polideportivo municipal, el espacio que generalizó su práctica entre todos los sectores de la población. Con mayo se ha ido su 20 aniversario, una fecha redonda que ha pasado casi de largo envuelta en el debate sobre su futura gestión, la prórroga hasta diciembre a Serdepor -la empresa gestora de estas dos décadas- y la aprobación de la herramienta presupuestaria que va a permitir, más allá del cambio de legislatura, acometer por 100.000 € las reformas consideradas más urgentes.

Sus 20 años son algo más. Los que mantienen actividades desde el principio -de la escuela de natación a la gimnasia rítmica, entre otras muchas- pero han pasado página a algunas como los bailes de salón para modernizar su oferta y adaptarla a modas que se abren paso. Del pilates al stylos, precursora del zumba, a un programa propio de gymtonic o el entrenamiento en suspensión.

En este frente capaz de amoldarse a lo que en puesta en forma se lleva con un personal estable, capacitado para ello y en continua formación reside -lo explica así Félix Purroy Turrillas, actual gerente- una de sus fuerzas. Por el cargo que él ocupa pasaron antes Eduardo Goñi, el responsable de más larga trayectoria en la instalación municipal, y después, por un periodo más breve, Javier Goñi.

Con el primero en otros cometidos de la empresa y tras la jubilación del segundo, Félix Purroy toma las riendas en un momento en el que, a punto de agotarse ese vínculo contractual suscrito con el Ayuntamiento de 1995, la actualidad lleva a pensar qué ocurrirá después.

De momento, no hay cambios. Serdepor seguirá hasta el 31 de diciembre y mantendrá con normalidad toda su oferta, combinada además cada verano desde 2008 con la gestión de las piscinas del Agua Salada. El futuro equipo de gobierno resolverá a partir de ahí si aborda en firme otro modelo que pasaría por la gestión directa del recinto o licita otra vez su arrendamiento por una empresa externa.

Si se opta por lo segundo, la pregunta lleva a Serdepor. ¿Estella interesa a la empresa y presentaría por tanto una propuesta para continuar? "En el supuesto de que sea así y salga de nuevo a concurso esa gestión veríamos las condiciones del pliego y lo estudiaríamos", señala el responsable.

Terminaba la primera legislatura de José Luis Castejón como alcalde cuando, el 11 de mayo de 1995, abría sus puertas al público el recinto construido sobre 4.000 m2 de terreno al que se llamó polideportivo Tierra Estella-Lizarreria. Alcanzó los 2.639 abonados en los meses siguientes y esa cifra -según los datos registrados por la empresa gestora- osciló poco en los ejercicios posteriores y tocó techo una década después de aquel comienzo, con los 2.920 socios de 2006. De ahí, poco a poco, el descenso -tuvo su suelo en 2013 al quedarse en 1.889- y una tímida recuperación pero alejada de las cifras iniciales.

El último trienio estabiliza los datos, aunque con mil socios por debajo de unos comienzos que parecen difíciles de recuperar. El gerente alude a dos motivos fundamentales. "El principal fue la apertura de Ardantze en Ayegui, que nos resta gente y hace que se empiece a bajar poco a poco hasta estar por debajo de los 2.000. Nos influye también el incremento del IVA, que pasa del 8 al 21%", argumenta.

¿El ratio para que los números, al menos, salgan en un modelo de gestión integral en el que la adjudicataria asume el conjunto de gastos corrientes? No menos de 2.000 y contando, explica, con la explotación de las piscinas del Agua Salada durante el verano que ha permitido en los últimos años equilibrar la cuenta de resultados.

Con la obra en marcha, Estella ponía la práctica deportiva al alcance de un usuario de todas las edades y proporcionaba, además, un espacio moderno para servir a otras eventualidades de la vida local. Fue el pabellón de los grandes triunfos del Itxako o de citas internacionales del baloncesto, pero también el de conciertos de primera línea que dejaron luego de celebrarse pero que llevaron a su pista a El último de la fila, La Oreja de Van Gogh o Luz Casal.

Félix Purroy liga hoy al amplio abanico de actividades una de las oportunidades de un recinto que se queda, sin embargo, muy lejos de las cifras alcanzadas por otros similares gestionados por la misma empresa en localidades vascas. "Las personas que vienen no quieren solo nadar y hacer musculación, sino algo más amplio. Por eso nuestro programa es nuestra mayor fortaleza, con una oferta plural en un horario muy amplio de apertura", indica en referencia a una franja que abarca de 8 de la mañana a 22.30, algo menos -con las 20 horas como límite- los fines de semana.
 



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual