Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Camino de Santiago

La apertura del albergue de Anfas pone a punto toda la red en Estella

  • Comienza la temporada, que durará hasta el 30 de septiembre y para la que necesita voluntarios

Personal de Anfas, usuarios y sus familiares disfrutaron de las instalaciones y de un aperitivo en el interior.

La apertura del albergue de Anfas pone a punto toda la red en Estella

Personal de Anfas, usuarios y sus familiares disfrutaron de las instalaciones y de un aperitivo en el interior.

Montxo A.G.
0
04/05/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • M.P.Amo. Estella
La apertura del albergue de peregrinos de Anfas mete a Estella de lleno en la temporada alta del Camino de Santiago, los meses en los que toda la red de la localidad permanece abierta tras la el parón del invierno en algunos alojamientos. Con un acto social en su sede del barrio de San Miguel durante la tarde del jueves, comienzan cinco meses de actividad, hasta el último día de septiembre, que requieren una amplia presencia de voluntarios para dar cobertura a cada jornada.

Anfas necesita esos apoyos y para contar con ellos hace un llamamiento mediante carteles colocados estos días en la localidad, además de otros medios. Lo explicaba así, en esa primera mañana de apertura, la actual responsable de Anfas en Estella, Estíbaliz Díaz de Rada. Mantener el servicio a lo largo de todo este calendario implicará a algo más de un centenar de personas.

Cada turno para atender el albergue -por rotaciones que van en principio de lunes a viernes, día en que entra el relevo del fin de semana y así sucesivamente en función también de la disponibilidad de cada uno- moviliza a un equipo de cuatro. Dos de esos hospitaleros son personas con discapacidad tanto de Anfas como de otras asociaciones similares también de provincias próximas. Con ellos como respaldo, siempre hay otras dos, los voluntarios hacia los que va dirigido este llamamiento.”Necesitamos personas con interés y ganas, a las que les guste el proyecto. El voluntariado tiene también derecho a la formación e intentamos cubrir ese aspecto”, añade Díaz de Rada.

SÁBANAS Y OTRAS MEJORAS

Ofrecieron esa oportunidad de formación mediante un curso en abril al que puede seguir otro si hay un nuevo grupo suficiente que lo demande. “Esas personas de apoyo vienen de distintos sitios, a veces han pasado por aquí como peregrinos y vuelven a vivir esa experiencia como hospitaleros. Regresan a Estella para hacerlo y así hemos tenido ejemplos de Madrid, de Alemania o de Costa Rica”, señala.

Veterano en la atención del albergue, Joselu Lalueza Calvera esperaba ya ese primer día la llegada de peregrinos. “Se les recibe como siempre, con un vaso de agua fresca para que se tomen un descanso antes de formalizar la entrada. Eso para nosotros es lo primero”, indicaba. El albergue se abre cada día a las 12 del mediodía y cierra sus puertas a las diez de la noche, una larga jornada durante la cual peregrinos y voluntarios conviven aunque los segundos tengan sus estancias diferenciadas. “Contamos con un móvil para reservas, pero solo con un día de antelación. Con hacerlo con ese margen es suficiente y van a tener plaza aquí”, señala el hospitalero.

La nueva temporada ha llegado con novedades al albergue de Anfas que notarán nada más llegar los primeros peregrinos. Cuando den los datos para el registro de entradas, recibirán a la vez un lote de sábanas desechables que ellos mismos colocarán y retirarán al día siguiente. Sustituyen así a las de tela en respuesta a las sugerencias detectadas entre los alojados en años anteriores y también para reducir los gastos de la lavandería diaria. “Se les daban limpias cada día, pero a veces con manchas, como las que dejan las cremas, que son difíciles de quitar y eso causaba una mala impresión al colocarlas”, añade Joselu Lalueza.

La asociación que lo gestiona incorpora también un acumulador de agua caliente para garantizar el suministro incluso en los días de mayor afluencia. Y, en breve, cambiarán los colchones que llevan doce años, desde su apertura, en otra renovación del equipamiento para mejorar la atención a quien pernocte en sus instalaciones. “Esas son las tres principales novedades, aunque hay más como el pintado. Todos los días damos a los peregrinos un cuestionario de satisfacción y a partir de ahí valoramos qué es prioritario”, señalan desde un albergue que tiene previsto ofrecer de nuevo las visitas guiadas de las que se hace cargo Ales Fernández cada lunes.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual