Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TIERRA ESTELLA

Los miles de visitantes dan vida a nuevos negocios turísticos en Améscoa

  • En una década el valle ha sumado doce casas rurales, dos cámpings, un parque de aventura y empresas multiactividad

El colegio de Azagra, en una ruta de orientación por la sierra de Urbasa.

Los miles de visitantes dan vida a nuevos negocios turísticos en Améscoa

El colegio de Azagra, en una ruta de orientación por la sierra de Urbasa.

DN
0
10/04/2015 a las 06:00
  • R. Aramendía. Estella
El turismo empieza a despegar como motor económico en el valle Améscoa con la multiplicación de negocios en la última década en un sector en el que antes prácticamente no había nada. Eso, pese a ser uno de los destinos turísticos más privilegiados de Navarra por el atractivo del parque natural Urbasa Andía, que cada año recibe unas 110.000 personas o la reserva natural del Urederra, que duplicado las visitas hasta los 104.000 turistas del año pasado.

Pero estos miles y miles de personas apenas dejaban un euro en la zona. Hace algo más de diez años sólo existían dos alojamientos, el cámping Bioitza y el Hotel Irigoyen de Zudaire, el hospedaje de referencia nacido en el siglo pasado y adaptado a los tiempos modernos. Media docena de restaurantes “de toda la vida” componían la oferta.

Con casi 200.000 turistas al año, ¿cuántos realmente tenían impacto económico en el valle? Ahora es cuando se pueden empezar a echar cifras.

La tónica comenzó a cambiar de mano de las casas rurales, que pasaron de casi cero antes del cambio de milenio a la docena de la actualidad, repartidas prácticamente por todos y cada uno de los pueblos del valle.

El apartado del alojamiento se completó en 2009 con la apertura del cámping de Artaza, un establecimiento de turismo “verde” con zona de acampada libre y bungalows realizados con bioconstrucción, que también ofrece servicio de bar y restaurante no sólo para sus clientes. El año pasado 2.200 visitantes pernoctaron en sus instalaciones, que sirven de medio de vida a la familia que las regenta. En el año 2011 añadió una oferta muy singular en Navarra, una sauna finlandesa auténtica que el año pasado ya se atrevieron a probar más de 300 personas, fundamentalmente allí alojadas.

Diversificación

Pasada la primera década del siglo el avance del sector ha cumplido otro hito con el surgimiento de otro tipo de negocios, el de los servicios turísticos. Hoy son tres las empresas que ofrecen actividades de variado tipo a los turistas. Originario de Zudaire aunque residente en Villatuerta, José Luis Martínez ofrece con su empresa de alquiler de “segway”, Entre2ruedas, una forma distinta de experimentar la naturaleza y la posibilidad de realizar recorridos más largos, una opción a la que el año pasado se apuntaron 500 personas en esta zona. Sin embargo, las rutas por Urbasa no son las más solicitadas. “El de este valle es aún un turismo de casa rural, que va buscando precios económicos. Para que merezca la pena se necesita una ruta de al menos dos horas, 50€, y yo comprendo que para una familia es caro. Tengo más demanda para este tipo de actividad, por ejemplo en la zona de la Rioja, porque el turismo de empresa o de vino se gasta más dinero”, explicaba.

Actividades de naturaleza

Hace tres años abrió el primer establecimiento con un perfil distinto al del alojamiento o la hostelería, el parque Urbasa Aventura en Larraona, promovido por Tomás Andueza e Idoia Martínez de Apellániz, que en 2014 recibió a 4.610 personas. Parte de ellos eran los 1.049 escolares que llegaron en excursiones de colegios, el tipo de grupo más numeroso amén del familiar. A medida que han aumentado las opciones, ha subido las cifras de turismo.

La segunda vertiente Urbasa Abentura es la de actividades en la naturaleza, desde rutas de orientación, iniciación a la escalada, visitas a cuevas y hasta “team building” para empresas. Los Cristinos ha sido la cueva más visitada y en ella han entrado 960, mientras que a otras cavidades se han acercado 95 visitantes. Seis empresas han propuesto a 48 empleados este tipo de actividades, así como cuatro asociaciones juveniles, que han movido 120 personas.

Hace dos años, Dynatur, una empresa de Baríndano comenzó con una propuesta de servicios multiactividad que el año pasado escogieron 500 personas. Más de la mitad optaron por la oferta deportiva de espeleología, escalada o supervivencia, aunque también se ofrecen otras como BTT o parapente. Una cuarta parte prefirió el senderismo por el Urederra o la sierra y el otro 25% fueron grupos escolares.

Este turismo más “sofisticado” convive con las tradicional visita a las muchas queserías de la zona, que continúa siendo un recurso muy apreciado, aunque los queseros no acostumbran a recoger estadísticas de visitantes y compradores de este tipo.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual