Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Estella

La vecina de Estella más longeva, Ángeles Miquélez, cumplió ayer 106 años

  • Nacida en la calle Mayor, vive desde 2008 en la residencia Luz, donde ayer recibió el homenaje del Ayuntamiento

La vecina de Estella Ángeles Miquélez, cumplió ayer 106 años

La vecina de Estella Ángeles Miquélez, cumplió ayer 106 años

Begoña Ganuza junto con Ángeles Miquélez y la directora de la residencia, Esther Pinillos.

DN
0
Actualizada 28/03/2015 a las 16:04
Etiquetas
  • DN. Estella
Con 106 años Ángeles Miquélez García no necesita ni una pastilla al día para mostrar una desbordante vitalidad mental. Este viernes en el día de su aniversario estuvo más acompañada que nunca numerosas visitas que se acercaron a la residencia Luz de Estella donde vive desde el año 2008 entre las que no faltó la alcaldesa de Estella, Begoña Ganuza, que felicitó efusivamente a la estellesa más longeva.

“Estupendamente”, fue su respuesta al preguntarle como se sentía en un día tan especial. No es extraño, puesto Miquélez disfruta enormemente con la conversación y el trato personal. También le gusta estar siempre lista y arreglada como si fuera a salir a la calle, frecuenta la peluquería para arreglarse el pelo y mantiene en todo lo posible la actividad física. “Todas las mañanas se hace la cama, no sólo la suya, sino también la de su compañera”, comentaba la directora de la residencia, Esther Pinillos.

Nacida en la calle Mayor de Estella, Miquélez ha mantenido una gran vinculación toda su vida con ese entorno social. “Éramos un barrio muy unido, con mucha relación, se hablaba mucho y se compartía la vida”, explica. “Ahora es distinto, ha venido mucha gente de fuera”, lamentaba.

Criada en una familia de seis hermanos, cuatro chicas y dos chicos, Miquélez ejerció hasta la jubilación la profesión de costurera y nunca se casó, al igual que otra de sus hermanas. “Yo veía a mis hermanas casadas y no me parecía que estuviesen mucho mejor, así que aquello no me atraía”, explicó.

Le gusta hablar de todo y con todos y para su edad despliega una envidiable vida social. Muy aficionada también a la lectura, aún sigue retocando ella misma sus vestidos. Para este viernes había escogido uno malva y para el año que viene ya lo tiene decidido: “Me voy a arreglar uno rojo”.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual