Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
profesión artesanal

Una vida entre sogas de sisal, cáñamo y esparto

  • El vianés Pedro García Ursúa lleva 73 años en la profesión artesanal que delega en su familia

Pedro García (a la izquierda) supervisa la elaboración de una cuerda en su última exhibición en Viana.

Pedro García (a la izquierda) supervisa la elaboración de una cuerda en su última exhibición en Viana.

s.e.
0
31/08/2014 a las 06:00
  • susana esparza. Viana
Las manos de Pedro García Ursúa, uno de los últimos cordeleros (o sogueros) de Tierra Estella, no volverán a trenzar más el sisal. Pero su rueda de madera para trabajar las fibras vegetales que forman las cuerdas seguirá girando bajo la tutela de su yerno y de sus nietos que retomarán el oficio, aunque solo como exhibición.

Hijo del oficio, ya jubilado, Pedro García lleva 73 años ligado a una profesión artesanal que, prácticamente, hoy ha desaparecido. Desde muy pequeño comenzó a ayudar a su padre, Eloy García, que era soguero, oficio que también ejerció su abuelo, Cesáreo García. Desde entonces, Pedro ha estado unido al sisal, al esparto y al cáñamo. "Mi abuelo Cesáreo trabajaba de soguero en Mendavia. Sus dos hijos, mi padre Eloy y mi tío Tomás, continuaron con esta profesión. Pero había demasiados cordeleros en la localidad, así que nosotros nos trasladamos a Viana", explica Pedro.

La cordelería vivió su época dorada hasta los años sesenta, cuando los trabajos agrícolas requerían la presencia de caballerías y el transporte en carros necesitaba de cuerdas y sogas. "Teníamos una huerta para subsistir, pero no se vivía mal del todo", recuerda el soguero vianés.

El material idóneo para la creación de cuerdas es el sisal, una fibra vegetal que se cultiva, en su mayor parte, en el centro de Sudamérica. "Mi padre viajaba a Bilbao para recoger las cuerdas de las amarras de los barcos porque en su interior estaba el sisal más blanco e inmaculado. De ahí sacábamos las cuerdas". También hilaban con cáñamo, que se traía desde la localidad riojana de Cervera, o con esparto, de Sesma, pero en menor medida. Su rueda y equipación estaba preparada para trabajar el sisal y hacer cuerdas maromas, utilizadas en construcción y para la caballería, ganado o redes.

LA INDUSTRIALIZACIÓN

La industrialización y la llegada de la maquinaria agrícola a los campos de Tierra Estella provocaron la disminución de la demanda de cuerdas. "Los tractores y las cosechadoras remplazaron al ganado. Se perdió una red de oficios artesanales entre los que estábamos los cordeleros, los guarnicioneros y los herreros"

En 1986, con la muerte de su padre, Pedro García decidió rendir un homenaje a su progenitor retomando el oficio para una demostración de cordelería en la ciudad de Viana. "Me acompañó mi hermano Luis y mis primos, Florencio y Víctor. Gustó tanto que repetimos en Calahorra y, desde entonces, hemos realizado exhibiciones en muchas localidades de Navarra, País Vasco y La Rioja. Lo complicado ahora es encontrar sisal para hacer cuerdas".

Pedro García tejió su última cuerda en primavera, durante la exhibición de cordelería que acogió la Feria del Espárrago de Mendavia. "Quería despedirme en el lugar donde nací, con mi tío Tomás". Ya no hará más sogas pero la tradición familiar seguirá viva gracias a sus descendientes que toman el relevo con gusto. "No ha hecho falta ni enseñarles. Llevan toda la vida entre cuerdas".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra