Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Estella

Los capuchinos se marchan del convento de Rocamador de Estella

  • Aunque sin comunidad, la congregación seguirá siendo propietaria y se dará nuevo uso al edificio y al entorno exterior

En primer término, las huertas de capuchinos que ahora volverán a ser cultivadas. Al fondo, el edificio del convento que será albergue de peregrinos con algo más de medio centenar de plazas. Montxo A.G.

Los capuchinos se marchan del convento de Rocamador de Estella

En primer término, las huertas de capuchinos que ahora volverán a ser cultivadas. Al fondo, el edificio del convento que será albergue de peregrinos con algo más de medio centenar de plazas. Montxo A.G.

0
03/05/2014 a las 06:00
Etiquetas
  • m.p. amo. Estella
Los capuchinos se marchan de Estella. En las próximas semanas, la comunidad dejará el convento adosado a la ermita-iglesia de nuestra Señora de Rocamador que fundó en 1901 y los tres últimos religiosos que aún permanecen en ella se trasladarán a otros destinos de la orden. Su marcha pone fin a más de un siglo de presencia en el municipio pero, a diferencia de lo ocurrido con otras despedidas como las de las clarisas a las que ha obligado estos años la escasez de vocaciones, la que ha sido su casa a lo largo de este tiempo no cierra las puertas.

En el edificio conventual están a punto de comenzar las obras para un albergue turístico con 56 plazas y también las huertas que lo rodean -sin explotar en los últimos tiempos- tendrán una nueva utilidad. Un grupo de jóvenes desempleados constituidos en cooperativa va a cultivarlas con la etiqueta de ecológico y el compromiso de mantener también el entorno natural que se extiende hasta la zona de pinos de la parte trasera.

La fecha del adiós de los hermanos no se ha concretado, pero será muy pronto, antes del verano.Tras su traslado, los capuchinos conservarán la titularidad del convento -la iglesia es de la diócesis- pero un acuerdo alcanzado con un particular permitirá que se gestionen en su ausencia ambos proyectos -el hospitalero en el Camino de Santiago y el ligado a la agricultura- siempre con un fin social, el que la congregación quiere dejar para Estella después de su partida.

La iniciativa privada desarrollará ambos frentes sin perder de vista que ésta es la filosofía principal de la futura etapa.

A lo largo de este tiempo, además de atender su iglesia, los hermanos se han encargado de la cobertura pastoral de pueblos de la merindad como refuerzo a los sacerdotes diocesanos.

La iglesia no se cerrará

El templo dedicado a Nuestra Señora de Rocamador no se cerrará porque la idea es que quien quiera -peregrinos o los propios vecinos- tener en ella un espacio de oración pueda seguir encontrándolo aunque sin el culto habitual. Desde la comunidad se explicaba el pasado miércoles que quedan ahora detalles por concretar. Entre ellos de qué manera se mantiene ese servicio espiritual y la posibilidad de una presencia capuchina a través de algún hermano que se desplace a Estella en determinados momentos.

Cuestiones de salud de dos de los cinco religiosos que permanecían en Estella hasta el año pasado dejó en números tan mínimos su ya pequeña comunidad que ha sido imposible mantenerla y llevado a tomar otro rumbo. El planteamiento del albergue se consolidó primero. Después se ha perfilado la recuperación de una huerta de 2.000 metros cuadrados en su día cultivada por la congregación.

También aquí quedan los flecos, pero quienes han pasado estos días junto a ella y topado con sus puertas abiertas ha podido ver los primeros pasos de esta cooperativa. La forman jóvenes del entorno que ven en ella una salida a su situación laboral y se han propuesto sacar su propio negocio adelante. "La cesión se realiza con esas condiciones de que sea una huerta ecológica y social.

Van a apostar por productos de Tierra Estella y de temporada con la idea de hacer cestas con lo que se genere en cada momento", señalan desde Rocamador. Habrá una puerta abierta también aquí al propio peregrino, con la posibilidad de que se abastezca para consumir durante su estancia de lo que en ella se cultive.





Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual