Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca

Las monjas de clausura de Alloz sacan al mercado su propia marca

  • Venden productos artesanos, desde pomadas a pacharán y mermeladas, en unatienda junto a la portería
  • Suman su oferta, y la de una moderna hospedería, al paquete turístico que Tierras de Iranzu lanza para esta Semana Santa

0
13/04/2014 a las 06:00
  • m.p.amo. Alloz
Con la marca El Monasterio y un proceso manual que comienza en los árboles frutales de su huerto. Las 17 monjas de clausura que viven en el convento de San José de Alloz ponen a la venta una amplia gama de productos naturales y han encontrado en Tierras de Iranzu, la asociación que trabaja por el turismo en los valles próximos a Estella, la mejor plataforma para darlos a conocer como han hecho en los últimos años con la oferta de los artesanos de su entorno. Sus caminos tienen tramos en común hasta el punto que fue en este enclave, perteneciente a la orden cisterciense de la estricta observancia, donde se presentó el jueves el paquete de Semana Santa de toda la zona.

Tierras de Iranzu vende su proyecto de ecoexperiencias y turismo rural. Las hermanas de Alloz sus mermeladas de sabores distintos, dulce de membrillo, pastas caseras, pacharán, pomadas de caléndula y bolsas de tila ecológica. Todo cuanto comenzaron a elaborar hace algún tiempo, tras conseguir los registros sanitarios y permisos necesarios para ello, que encuentra ahora en la experiencia de la asociación una buena vía de distribución. De hecho, lo explicaba la técnica Charo Apesteguía, han funcionado muy bien en las ferias a las que se ha salido estos meses.

No solo a través de su socio. También en el propio convento, en una pequeña tienda habilitada junto a la portería que aspira a ampliarse como un punto de comercialización mayor conforme al modelo que funciona ya en los cenobios franceses y que ayuda también a atravesar la crisis. La económica y la de vocaciones. La que obliga a buscar ingresos que complementen las pensiones de monjes y monjas popularmente conocidos como trapenses para garantizar su supervivencia.

SIN ALTERAR SU CARISMA

Tierras de Iranzu reunió en su presentación a representantes municipales de la zona, entre ellos la alcaldesa de Guesálaz Mariví Goñi, a socios y a otras personas vinculadas al turismo. El punto de partida, el exterior de las modernas edificaciones que en el ecuador del siglo XX sustituyeron a un proyecto anterior. No solo su marca de productos se puso de largo. También se mostró la hospedería, completamente rehabilitada y con 14 habitaciones incorporadas a la red de alojamientos de la zona.

Nada de ello rompe con el carisma de una comunidad que eligió para su vida contemplativa un hermoso paraje del valle de Yerri a un par de kilómetros del embalse de Alloz. "El trabajo manual es una de las piezas fundamentales para nosotros. Siempre, desde el principio, ha sido así para ganarnos la vida". Lo explicaba la nueva abadesa, la hermana Mari Carmen Echegaray, natural de Roncesvalles y de vuelta a Navarra tras permanecer durante más de tres décadas en un convento próximo a CartagenA.

Con 57 años, es la más joven en el Monasterio de San José. Que el resto de sus compañeras tengan entre los 73 y los 89 no les impide dar salida a esa producción artesanal que comienza desde el momento en que los frutos maduran en sus árboles. De hecho, el proceso tiene como maestra a una de las más veteranas, una religiosa de 83 años que domina la elaboración de las mermeladas. "También la hospedería es propia del carisma de una orden que fue siempre un lugar de acogida. Es el mismo espíritu que seguimos manteniendo para todo el que quiera acercarse a Dios o buscar momentos de silencio y encuentro consigo mismo".

Quien se hospede bajo su techo o llame a su tienda la encontrará abierta toda la Semana Santa y, a partir de ahí, toda la temporada. El punto de venta, modesto hasta que prospera esa ampliación prevista, sí oferta todos sus productos y los de otros monasterios de la orden en una colaboración mutua. Para acceder, basta con llamar a la puerta. Desde por la mañana temprano, a partir de las 9, la hermana portera abrirá las puertas de la tienda.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual