Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
turismo

Dormir como un tronco

  • Ultzama albergará desde verano un hotel con cuatro cabañas suspendidas en un robledal, sin luz ni agua

Aspecto parcial de uno de los cuatro modelos instalados en el robledal de Amati.

Dormir como un tronco

Aspecto parcial de uno de los cuatro modelos instalados en el robledal de Amati.

CEDIDA
5
28/03/2014 a las 06:00
  • N.G. Pamplona
A cinco metros de altura, mimetizado entre la espesura, el sonido más genuino de la naturaleza se propaga con eco seductor. La sensación de vivir en el hábitat es "única", a juzgar de la opinión de Iñaki Iroz y su pareja, Leire Iribarren González, socios en el acondicionamiento de un hotel en Navarra con cuatro cabañas entre árboles y un quinto edificio de servicios a ras de suelo. El alojamiento espera ver la luz en julio, a la conclusión de los últimos detalles del proceso de montaje apreciado ya en el robledal de Amati, de Lizaso, en el corazón de Ultzama.

El proyecto, bautizado por la empresa Beigorri Abentura con el epígrafe de Basoa Suites -un binomio compuesto por la combinación de euskera (basoa es bosque) e inglés (suite, habitación)-, busca ofrecer un espacio de tranquilidad y contacto íntegro con la naturaleza, de modo que los clientes tengan como ambiente de fondo "el sonido de los pájaros y de las ramas de los árboles", como destaca Leire Iribarren en una descripción con acento bucólico.

Para reforzar esas sensaciones de integración en el entorno, las casas carecerán de luz y agua. A falta de iluminación artificial, unas linternas servirán de apoyo para guiarse en la oscuridad. La conexión con la recepción para cualquier contratiempo que pueda surgir se basará en un sistema de walkies talkies. Sin tuberías que aporten el suministro del elemento líquido, un recipiente con una jarra asegurará el agua para asearse.

En su distribución, las habitaciones incorporarán un anexo a modo de servicio con inodoro, pero sin agua. A cambio habrá una base de serrín en una estructura que asemeja lo que se conoce como aseo seco. La ducha y otros servicios se concentrarán en el edificio central, conectado con las cuatro cabañas a través de una red de pasarelas de madera en ajuste al criterio predominante de transmitir la sensación de disfrute del ambiente natural. Habrá, eso sí, calefacción para la época de invierno con placas similares a las utilizadas en caravanas.

DESAYUNO CON CUERDA

El principio de respeto al hábitat se trasladará a los mínimos detalles, como el servicio de habitaciones personalizado para el desayuno. "Los clientes deberán decirnos sus preferencias en la víspera y la hora en que desee que sea servido", avanza Leire Iribarren. Aunque se ofrezca en la propia cabaña-habitación, la intimidad será respetada en todo momento, porque el café como el té o cualquier líquido reconstituyente de primeras horas, conservado en un termo, llegará acompañado de "dulce o salado" por el aire, sujeto a una cuerda. Al escuchar la palabra "¡Desayuno!", sus destinatarios deberán sacar su mano por la ventana y elevar el soporte con el menú solicitado, en una imagen que bien podría recordar a las películas de Tarzan.
La idea, barruntada desde tiempo atrás por Iñaki Iroz, con amplia experiencia en Navarra en la construcción de recorridos entre árboles, es hoy día explotada con éxito en Francia. Las experiencias en España son limitadas.

En el plano económico, el precio por noche oscilará entre "100 y 130 euros" en
alojamientos con capacidad para dos personas. En un caso, habrá una cama complementaria para un menor. La inversión conjunta se eleva a unos 220.000 euros. El diseño es particular. La singularidad viene dada por su forma circular o con exterior análogo a una cabaña canadiense. La estructura común se apoya en cinco tipos de madera. Los cuatro puntos elevados serán doce en su fase de ampliación y en todos se podrá experimentar la ilusión de dormir como un tronco.


  • Busca las diferencias
    (28/03/14 18:51)
    #5

    yo dijo..
    No compares, por dios!  cuando ellos suben con sus furgonetas al monte y pisan todo,son ecologistas disfrutando de la naturaleza,cuando sube un padre con sus hijos ¡son domingueros!! a ver si vemos la diferencia.Si ponen un negocio son protectores,si lo pone un vecino del pueblo o un camping .......uff

    Responder

  • angelo
    (28/03/14 13:01)
    #4

    Y ¿tienen cédula de habitabilidad?; y ¿llegarán a permitirlo en la Taconera o Media Luna?

    Responder

  • carlos
    (28/03/14 12:14)
    #3

    y si tienes necesidad de usar el baño  por la noche,?con todos mis respetos vaya forma de sacar el dinero , ni borracho me alojo , yo cuando voy a un hotel busco comodidad , para aventuras me voy de acampada al monte y me sale mas economico

    Responder

  • yo
    (28/03/14 10:07)
    #2

    Y eso no estropea el monte?Hay  gente que para alguna cosa es muy ecologista ,pero para otras cosas..... 

    Responder

  • Luis
    (28/03/14 09:12)
    #1

    ¿Un hotel? eso parece la chabola de Bart Simpson. Eso sí, si hay gente que esté dispuesta a pagar ese dinero me parece muy bien. Al menos es ecológico y si genera empleo pues perfecto.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual