Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Mirafuentes con Loli Leza Bujanda

Veinte familias que conforman una sola

  • La comunión vecinal es la clave de esta población de medio centenar de habitantes del valle de La Berrueza

En el frontón. Loli Leza Bujanda posa en el frontón del pueblo

Veinte familias que conforman una sola

En el frontón. Loli Leza Bujanda posa en el frontón del pueblo

MONTXO A. G.
0
22/03/2014 a las 06:00
  • DN. Estella
En Mirafuentes son veinte familias, pero cuentan como una sola. La buena convivencia es la clave de esta población de medio centenar de empadronados que tiene en su buena armonía su mejor riqueza. La unión para trabajar en común por el pueblo y realizar labores en auzolan se mantiene firme y es tanto el alcalde, Ángel Chasco Arzoz, como el grupo comprometido de jóvenes que han decidido quedarse en el pueblo quienes tiran del carro. Lo cree así Loli Leza Bujanda, con el mismo espíritu siempre por dinamizar y embellecer esta población que pertenece al valle de La Berrueza. Lleva treinta años como alguacil, ejerció una década de juez de paz y es la que se ocupa de todo en el único bar. "Yo nací en Mirafuentes, pero me fui a trabajar fuera de los 16 a los 33 años, cuando regresé para quedarme tras casarme. Entonces todo era gente mayor y había que hacer cosas. Ahora, siempre que se convoca a la gente se asiste y hemos tenido mucha suerte de que los jóvenes se hayan quedado. Colaboran mucho y eso nos da fuerza. Y de no tener niños, hemos pasado a los ocho actuales y a un noveno que está en camino", cuenta.

Entorno verde: Encinar y la sierra de Codés

Dos veces al año convocan auzolán para recoger hojas tras la caída o limpiar calles y se ocupan de animar con flores las fachadas y jardines públicos. "Cada uno se esmera en su casa, pero también cuidamos lugares comunes que tenemos más o menos asignados los vecinos para adecuar. Otro chico corta, por ejemplo, el césped de las zonas verdes", añadió. En dos ocasiones han recibido premio en el concurso de embellecimiento de Teder y, con la primavera ya encima, Loli Leza disfruta todavía más de residir junto a la sierra de Codés y a un encinar que hace a los vecinos- dice- ser unos privilegiados por el entorno.

Por dentro: Actividades que engloban a un valle

Dependen del coche, pero las distancias a la ciudad no incomodan a Loli Leza en absoluto. "Estella está a 23 kilómetros, Logroño a 30 y Vitoria y Pamplona a 70", especificó. Disponen de una tienda de precio justo, gestionada por jóvenes, que vende alimentación y de la que pueden echar mano los vecinos para sus compras, más el bar que se ubica en la planta baja del edificio consistorial. Encima atiende el secretario una vez por semana, está la alcaldía y una sala multiusos que alberga, entre otras cosas, los ensayos de la coral de La Berrueza. "Hemos formado un grupo de 25 voces con gente de Zúñiga, Acedo, Mendaza, Nazar, Mues, Ubago y Mirafuentes. Tenemos muy buen rollo, lo pasamos bien y hemos hecho algún que otro concierto. Ayuda a dinamizar y también hay más actividades: hacemos yoga y hemos recibido cursos de manualidades", apunta.

Celebraciones: La tradición del mayo

Programan actividades durante el año, pero su gran fiesta es la del mayo. "Hubo años que no se celebró, pero se retomó hace unos 30. Se va al monte, se corta un chopo y lo traen al hombro los jóvenes. Se coloca en el frontón con los símbolos (el sol, la espada, la cruz y la bandera de la paz) y se hace una cena popular. Antes lo organizaba la cofradía de la Vera Cruz (lo ponía el 3 de mayo y lo quitaba el 14 de septiembre) pero ya no existe", indica. También cuentan con sus fiestas patronales, son en agosto, celebran San Isidro, el día del valle y acuden en romería a los santuarios de Codés y Sorlada.

Arquitectura religiosa: La iglesia y la ermita

A su única ermita, la de San Adrián, también acuden cada 15 de junio. "Se reza el rosario y se crea una hoguera para asar chorizo, panceta y tocineta con los que se prepara los pinchos que regala el ayuntamiento más vino. Es una tradición y acude mucha gente. El entorno está muy bien adecentado. Se ha allanado el terreno y se ha plantado césped y colocado flores más una barandilla. Hay un banco y los chavales acuden allí a jugar", explica. La ermita, a la que se le sacó la piedra por fuera, es el único edificio religioso que conservan junto con la iglesia de San Román, del siglo XIII. Allí se oficia misa los sábados o domingos que no coincidan con el invierno porque, entonces, se celebra en la sacristía. "Hace unos diez años hubo que vender la casa parroquial anexa para poder realizar arreglos en la torre y en una actuación se creó un pasadizo para poder visitar una zona hasta entonces oculta que escondía dos losas de piedra que nos dijeron que solo existían en una iglesia más de Navarra", recuerda Loli Leza.

Una vida de cambios: Historias de ayer y hoy

Pegada a la iglesia se conserva la casa de la Primicia. "Allí, el clero recaudaba los impuestos, diezmos y primicia y ahora, igual que la casa parroquial, pertenece a un particular", señala. La antigua escuela, utilizada ahora para la tienda de precio justo, albergó el ayuntamiento y fue sala de visita del médico hasta hace un par de años. "Ahora tenemos que ir a Mendaza. Me acuerdo cuando yo entré a la escuela. Había tantos niños que yo no tenía pupitre y recibía la clase en una silla en un rinconcito. Entonces igual éramos 40 niños. Ahora se reúnen en el frontón, un lugar muy soleado, donde juegan a pelota y otras cosas y también pasan el rato en el parque de los columpios o la zona del local de los jóvenes".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual