Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
CALEFACCIÓN

La biblioteca sigue su rutina en Estella al margen del debate político por el frío

  • No hay problemas salvo casos puntuales, según la opinión generalizada que comparten también los bibliotecarios

Un grupo de jóvenes, uno de ellos hasta en manga corta, en uno de los puestos con ordenador que se ubican a la entrada

Un grupo de jóvenes, uno de ellos hasta en manga corta, en uno de los puestos con ordenador que se ubican a la entrada

MONTXO A. G.
0
25/01/2014 a las 06:01
  • m.p.amo. Estella
Ni prendas de abrigo en el interior ni -salvo contadas excepciones- quejas por la temperatura del recinto. Ni una cosa ni la otra en una mañana con normalidad absoluta entre los usuarios de la biblioteca pública de Estella, convertida estos días en el centro de un debate político causado por las críticas, primero, de las Juventudes Socialistas ante lo que consideraban unas temperaturas demasiado bajas y el desmentido después del equipo de gobierno de UPN. Entre ambos, los verdaderos protagonistas del día a día de un edificio que sí registró un par de años atrás protestas por el frío pero cuyos termómetros alcanzan ahora la temperatura adecuada para el estudio o la lectura según comprobó ayer este periódico.

Como otros cuatro inmuebles de uso público y titularidad municipal -el propio consistorio, la casa de cultura Fray Diego, la estación hoy sin uso como escuela de música y el centro infantil Arieta- su sistema de calefacción está automatizado y se programa desde un ordenador ubicado en el Ayuntamiento. El jefe del área de Servicios, Paco Arbizu, explica que se predeterminan así tanto calendarios como horarios o grados. Y cuenta como, en este caso concreto, se tomaron medidas para aumentarlos y asegurar en todo momento los 20-21. Aunque la rapidez en obtenerlos depende en última instancia del frío exterior -a menos grados fuera más tarda en subir dentro- se alcanzan sin problemas salvo que se produzca alguna avería o se haya enfriado más de lo normal al permanecer, por ejemplo, varios días cerrada por puentes o vacaciones.

A LO LARGO DEL DÍA
La mañana podía plantear las mayores dudas porque, además de haber menos gente, ha habido menos horas de encendido que a media tarde, cuando la afluencia es mayor y los radiadores llevan más tiempo activos. Aún así ayer, pasadas las once, cazadoras y abrigos colgaban de las sillas. No hacía falta llevarlas encima porque se estudiaba o leía con prendas normales en este tiempo, sudaderas, jerseys o chaquetas. Sin problemas de frío. Era así tanto en la planta a pie de calle, donde la temperatura suele ser más baja por las grandes ventanas acristaladas y los movimientos de la puerta de entrada, como en el piso siguiente, más orientado hacia el estudio. A las 11.30 se había llegado en ésta a los 21 grados.

En esa planta baja a la que se recurre más para consultas, uso de ordenadores o lectura de prensa, había a esa hora en torno a un grado menos, casi 20. Los radiadores quemaban -la mano para comprobarlo no aguantaba demasiado sobre ellos- pero por las características citadas cuesta más subir el termostato, sobre todo si el lugar elegido está junto a los cristales.

IMPRESIONES
Un usuario mayor que leía allí, junto al radiador, consideraba adecuada la temperatura. "Si quieres estar en manga corta, pues no. Pero tampoco se trata de eso y con un jersey, una prenda normal en estas fechas, no se pasa frío en absoluto", apuntaba. A su lado, otro vecino tenía puesta todavía la cazadora. "Pero no por necesidad, sin ella estaría bien. Es que a veces vienes para poco rato y ni te molestas en quitártela", decía.

Todavía en este piso de acceso, una lectora más joven -la única en estas circunstancia de todo el recinto- sí permanecía con cazadora y bufanda al cuello. "Yo estoy hoy algo destemplada, pero si me la quito paso frío no todos pero sí algunos días", apuntaba. A la misma hora, varias estudiantes que repasaban sus apuntes arriba y compartían esa misma impresión sobre la temperatura. "Estamos bien, no para quedarte en camiseta pero basta con algo por encima como estamos nosotras", comentaban, al tiempo que una de ellas echaba en falta únicamente un ambiente algo más templado cuando acude los lunes a primera hora.

Tampoco los bibliotecarios han recogido quejas significativas por este motivo salvo en esas ocasiones puntuales en las que sí ha costado más regular los termómetros, como ocurrió el pasado 7 de enero. Según explicaban ayer, los del turno de mañana llegan a las ocho menos veinte y, a esa hora, ya hay 17 grados porque, por ejemplo el lunes, cuando el fin de semana ha intensificado el frío, la calefacción se pone en marcha ya desde las dos de la madrugada. La situación por la mañana da paso a una tarde con ambiente más caldeado que recibe también a los usuarios de la planta infantil cerrada durante la primera parte del día. Y en esos momentos, sí que podía verse alguna manga corta junto a otras ropas más abrigadas.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra