Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Sorlada con Ángel Martínez Salazar

A los pies de San Gregorio Ostiense

  • El escarpado perfil de San Gregorio Ostiense sirve de referencia a muchos kilómetros de distancia.
  •  
  • A sus pies, Sorlada, una población indisolublemente ligada a él. Hasta el refrán lo dice: "si san Gregorio se cae, a Sorlada me la pilla".

Ángel Martínez Salazar posa ante el perfil de la basílica de San Gregorio

Ángel Martínez Salazar posa ante el perfil de la basílica de San Gregorio.

Ángel Martínez Salazar posa ante el perfil de la basílica de San Gregorio

MONTXO A. G.
0
07/12/2013 a las 06:01
  • R. Aramendía. Sorlada
No se elige el pueblo donde se nace, aunque sí aquel en el que se pace. El haber escogido libremente una localidad como residencia hace que los "hijos adoptivos" puedan llegar a ser más entusiastas que los propios lugareños. Este es el caso del periodista y escritor alavés Ángel Martínez Salazar, que reside la mayor parte del tiempo en este reducido municipio. Diminuto, pero visible desde los cuatro puntos cardinales gracias a la basílica de San Gregorio Ostiense, joya del barroco arquitectónico navarro. Pero Martínez Salazar llegó a Sorlada por casualidad. "Decidí comprarme una casa de pueblo para no arruinarme en mi trabajo como editor. Quería invertir los beneficios antes de perderlos. Me atrajo esta casa, aunque pensaba que era mucho mejor de lo que finalmente ha resultado". Desde 2002 el periodista vive en una casa típica de la zona, en un extremo del pueblo, a la que ha bautizado como Tusitalia (El que cuenta cuentos). Desde allí divisa los lugares con más encanto de todos los alrededores.

UNA 'JOYA' COMO REFERENCIA

La basílica de San Gregorio Ostiense es uno de los lugares más singulares de la comarca. No sólo por su formidable arquitectura barroca sobre una peña descarnada de impresionantes vistas, sino por su historia y reliquias. El obispo de Ostia (Italia), uno de los primeros peregrinos a Santiago, fue enterrado aquí y su cráneo revestido de plata ha recorrido toda España por su poder benéfico sobre las cosechas. "Su influencia llegó a ser magnífica. Cien pueblos a la redonda, incluyendo regiones limítrofes, hicieron votos para celebrar un santo cuya reliquia fue incluso llamada a Andalucía y Valencia para obrar su milagro en el s. XVIII".

El lavadero y la fuente Rincón de recogimiento

Pero no es en la iglesia donde Martínez Salazar se concentra más a menudo, sino en la zona del lavadero, un rincón con encanto esculpido en "piedra roya", como casi todo el pueblo. Desde aquí se divisa desde Yoar a Costalera y Codés. "Es un lugar emblemático de la vida rural de hace 50 o 100 años. Tranquilo y con preciosas vistas". Muy cerca, una construcción particular con forma de almiar en piedra redondea recuerdo de la agricultura arcaica.

'La Moncloa'. Lugar de reunión

Sorlada no son sólo piedras, sino también personas. En la trasera de la iglesia parroquial dedicada a Santa Cecilia, que luce un amplio atrio con puertas de entrada, bulle la conversación de la localidad. Es el rincón donde se reúnen los vecinos, conocido por todos ellos como "La Moncloa", expresión gráfica por sí sola. A última hora de la mañana suele haber unos pocos hombres, pero por la tarde, una vez terminadas las tareas, se unen las mujeres. "Se han ido incorporando de soslayo, de forma más bien reciente. Este rincón cumple ahora la función que en su día tuvieron la taberna, la tienda y el lavadero, que se han perdido con la despoblación".

Un pueblo de labradores La geografía humana

"La población de Sorlada está muy envejecida. Llegó a tener 350 habitantes en los años 50, pero sufrió el efecto de la despoblación de los 70 y 80. Los que quedan son labradores, la mayoría jubilados. Son gente cordial, de mentalidad muy práctica y con una visión muy ligada al día a día, consecuencia de esa herencia cultural", analiza Martínez Salazar.

Las casas blasonadas. Apellidos concentrados

Como es habitual en casi todos los pueblos de la merindad, los habitantes de Sorlada se reparten en unos pocos apellidos. Gambra, Asensio, Lana, Monreal e Irisarri, son los patronímicos más frecuentes de una población que tiene el título de villa. Aunque hay casas deshabitadas, prácticamente no se ve ninguna en estado ruinoso. Las que albergan familias están en general muy cuidadas y hay algunas que destacan por su arquitectura e historia. Son, en concreto, la antigua casa Aranguren convertida hoy en hotel rural Ioar, casa Gambra y casa Asensio, con una fachada divida en dos, barroca y decimonónica, de grandes dimensiones.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual