Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
estella

El equipo del plan municipal se planta y pide revisar su contrato

  • Los arquitectos a los que el Ayuntamiento se lo encargó en 2004 consideran cumplidas todas sus obligaciones
  • El último trabajo ha colmado su paciencia ante "continuos cambios de criterio" de las sucesivas corporaciones

Begoña Ganuza debate con Koldo Leoz (Bildu) en un momento del pleno celebrado a la una de la tarde.

El equipo del plan municipal se planta y pide revisar su contrato

Begoña Ganuza debate con Koldo Leoz (Bildu) en un momento del pleno celebrado a la una de la tarde.

Montxo A.G.
0
10/11/2013 a las 06:01
Etiquetas
  • M. P. AMO
La vinculación que mantienen desde hace 10 años los redactores del PUM (Plan Urbanístico Municipal) de Estella y el Ayuntamiento se encuentra en estos momentos en una encrucijada, un conflicto que se traducirá en otro retraso en la aprobación definitiva del documento. El equipo de Loperena Portillo Arquitectos, la empresa con la que se suscribió en 2004 un contrato de asistencia para la redacción del futuro plan general, se ha plantado ante el encargo de nuevos informes cuando está a punto de cumplirse una década de tramitación y da por cumplidas sus obligaciones hasta la fecha. Lo que ahora se haga, consideran, deberá ser objeto de una modificación contractual. Y, en consecuencia, abonarse por encima.

La situación del plan se introdujo ayer en el pleno de la mano del portavoz de Bildu, Iñaki Astarriaga. Preguntó a la presidenta de Urbanismo, la regionalista María Echávarri, cómo estaban las cosas tras la comisión de seguimiento mantenida el 19 de septiembre entre los grupos municipales y responsables de la dirección general de Vivienda y Territorio. A partir de ahí, se trataba de introducir correcciones, un trabajo complementario en manos del equipo redactor con la intención de darle luz verde antes de fin de año y remitirlo al Gobierno foral para la aprobación definitiva.
La responsable de Urbanismo explicó en esa recta final de una sesión con asuntos de mero trámite en el orden del día el paso dado a raíz de ese momento por el equipo redactor. "Entienden que ha habido una desviación y que debe hacerse una revisión del contrato", aclaró. El Ayuntamiento espera ahora a que se pronuncien sus servicios jurídicos y deberá tomar una decisión. O se muestra conforme con la petición de los arquitectos y llega a un nuevo acuerdo o no lo hace exponiéndose así a una reclamación vía judicial.

CAMBIOS DE CRITERIO

El equipo redactor Loperena Portillo da una detallada explicación de sus motivos en una reclamación que ha registrado en el Ayuntamiento. Se remonta en ella al contrato suscrito el 26 de abril de 2004, en la primera de las tres legislaturas por las que caminaría luego el PUM. El acuerdo alcanzado entonces establecía un precio de 108.122 euros (IVA incluido) y determinaba los plazos en que debían abonarse conforme se fuera avanzando en las sucesivas aprobaciones.

A partir de ahí, su recorrido lleva por los bandazos de un documento aprobado inicialmente por el pleno el 3 de mayo del 2007 -en la recta final de la legislatura de María José Fernández- que ha pasado por cuatro exposiciones públicas. Y, paralelas a cada una de ellas, nuevos encargos al equipo redactor que apunta como causa a los "continuos cambios de criterio por parte de las corporaciones intervinientes unidos a los graves defectos procedimentales cometidos por el Ayuntamiento de Estella". Para Loperena-Portillo, todo ello ha supuesto un "evidente agravamiento" en sus condiciones contractuales diez años después de establecerse y por causas no imputables a ellos sino al consistorio.

La gota que ha colmado el vaso de su paciencia ante situaciones que tilda de "cúmulo de despropósitos" llega con el documento encargado en septiembre para incorporar las propuestas de Ordenación del Territorio. En este momento, recuerdan, tienen pendiente la liquidación final, un pago del 10% de esos 108.000 euros del contrato inicial (lo que supone 10.811) puesto que estos nuevos trabajos son modificaciones que implican un incremento de lo acordado. Se muestran dispuestos, para no perjudicar los intereses municipales, a asumirlos tras negociar otras condiciones, pero no en el marco actual. "El contrato de asistencia técnica ha sufrido variaciones al alza del 40%, por lo que, superado el 20%, no son obligatorias para el contratista", argumentan.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual