Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ESTELLA

Las otras clases al final de clase

  • Este domingo el CETE cumplió un cuarto de siglo volcado en investigar y divulgar lo cercano
  • Profesores y alumnos del viejo Instituto Oncineda abrieron el camino en los años 80

ALGUNOS DE SUS NOMBRES. Una representación del CETE, con socios de distintos puntos de la merindad. En primera fila, Luis Arazuri Izquierdo, Javier Blanco Iriarte, Román Felones Morrás, Blas Elcano Munárriz, Patxi Areta Salanueva

Las otras clases al final de clase

ALGUNOS DE SUS NOMBRES. Una representación del CETE, con socios de distintos puntos de la merindad. En primera fila, Luis Arazuri Izquierdo, Javier Blanco Iriarte, Román Felones Morrás, Blas Elcano Munárriz, Patxi Areta Salanueva

montxo a. g.
0
05/11/2013 a las 06:01
  • m. p. amo.
Del empuje de estudiantes de BUP en el desaparecido Instituto Oncineda capitaneados por su profesor de Religión, Alfredo Larreta, a unas siglas -las del Centro de Estudios Tierra Estella- ancladas hoy en el tejido asociativo local. En medio, un camino de 25 años que ha unido a arqueólogos, historiadores, biólogos o apasionados de la etnografía en un proyecto que investiga para luego difundir frentes de interés surgidos en su entorno. Así desde el principio, cuando la arqueología definió sus orígenes.

Las bodas de plata que el CETE conmemora a lo largo de este 2013 han unido ahora para este reportaje a algunos de sus socios más activos con el claustro de San Pedro de la Rúa de Estella como marco. Falta en el encuentro Alfredo Larreta, sacerdote del Verbo Divino a quien su salud le impidió reencontrarse con antiguos alumnos que le acompañaron por aquella aventura de principios de los años ochenta. Como Eugenio Tardienta, hoy empresario del sector turístico, en su día tesorero de la asociación y antes adolescente contagiado del empuje de su profesor.

UNIÓN DE GENTE INQUIETA

Convertido hoy en una de las marcas de la merindad, el CETE, con sede en Estella, se inscribió en el censo de entidades el 26 de abril de 1988. El propio instituto, las casas de los maestros, Fray Diego y la parte del Palacio de los Reyes de Navarra donde hoy se ubica la ORVE acogieron una actividad localizada ahora -aunque muy en precario porque carecen de luz desde el traslado del CAP- en la antigua vivienda del conserje de Oncineda. Fueron comienzos sin grandes medios y orientados principalmente hacia la arqueología, a la que luego se sumaron otras materias. Entre sus socios, 82 en estos momentos, domina todavía el perfil del profesor.

Uno de ellos, Gabriel Catalán, bromea con el recuerdo de un tiempo en el que se les conocía por "los brazos largos" porque sobre ellos se trasladaba a pulso una exposición itinerante de arqueología que recorrió Tierra Estella. "El propio CETE, además del material, aportaba la logística porque se encargaba de montar las exposiciones, y por eso las cosas salían bien de precio", apunta Javier Blanco, otro de los docentes del equipo.

Con su núcleo en Estella pero con tentáculos también en Mendavia, Viana o Los Arcos, el Centro de Estudios -lo apunta así Eugenio Tardienta- supuso un nexo de unión entre gente inquieta de la merindad. "En cada pueblo había alguien que había localizado algo, que se acercaba y hablaba sobre un yacimiento", dice. Y recuerda un tiempo que no era como ahora, sin las actuales casas de cultura en cada pueblo, pero que les permitió disfrutar de verdad con las exposiciones. "Era una entidad que tenía cierto reconocimiento y a la que se escuchaba. En una ocasión estaban interviniendo cerca de Mañeru, tocaban el Camino de Santiago y se hizo un escrito que se tuvo en cuenta porque se pararon las obras", subraya Gabriel Catalán.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual