Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Valle de Roncal

El retorno del oso deja diez ataques en 2016

Desde 1998, cuando llegó ‘Camille, el año 2015 fue el primero sin presencia osera en las cumbres de Roncal

Imagen nocturna de un oso tomada por una cámara automática de Medio Ambiente este verano. Se desconoce si es 'Neré' o 'Cannelito'.

Imagen nocturna de un oso tomada por una cámara automática de Medio Ambiente este verano. Se desconoce si es 'Neré' o 'Cannelito'.

CEDIDA
Actualizada 27/01/2017 a las 10:47

La buena noticia se supo en agosto: el oso había vuelto a Navarra después de estar ausente todo 2015. Esta era una circunstancia especial, ya que se daba por vez primera en 17 años, desde que en 1998 el oso Camille irrumpiera en Navarra y apostara por quedarse a vivir aquí hasta fallecer en 2010. Ahora, tras el citado año de parón, 2016 arroja un balance de diez ataques de oso a ganado vivo, una evidencia clara de que las cumbres del valle de Roncal siguen resultando atractivas para esta especie animal.

“La presencia de osos es hoy muy esporádica en Navarra. Se trata de uno o dos ejemplares que tienen su territorio en Francia (valles de Aspe y Ossau) y que en ocasiones, y durante unos pocos días, pasan a Navarra a través de Aragón (valles de Ansó y Hecho). Y el hecho de que un año se queden en su territorio entra dentro de lo normal”, aseguran desde el departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra.

Como cada año, han realizado un seguimiento del oso y recopilado evidencias de su presencia: fotos con cámaras automáticas (generalmente de noche, cuando los osos campan a sus anchas), pelos en árboles que eligen para rascar su espalda, huellas en el barro...

“Este año se han podido detectar escasas huellas por la sequedad del terreno, algunas fotos, y numerosos pelos en las zonas de los ataques. Estos se han enviado a Francia para su análisis genético y los resultados nos permitirán establecer con exactitud de qué oso se trata”, explican.
O ‘Neré’ o ‘Cannelito’

Dos son los posibles candidatos. No más. Y es que sólo los osos Neré y Cannelito, padre e hijo y de unos 19 y 12 años respectivamente (los osos viven unos 25), conforman hoy la población osera del Pirineo occidental. De ésta antes formaba parte también el oso Camille, que estableció su osera en el Roncal.

“Con sólo dos osos en esta zona, ambos machos, no se puede casi hablar de población. El núcleo poblacional más fuerte en el Pirineo (zona central, entre Huesca y Lleida) se encuentra demasiado lejos como para que haya alguna posibilidad real a corto y medio plazo de que se establezca una población en el Pirineo occidental”, consideran desde Medio Ambiente.

Frente a los primeros años de Camille en Navarra, donde los ataques a ganado vivo que pastaba en los prados llegaban a ascender a casi 40, en 2016 se registró una cifra de diez. Se dieron en agosto y septiembre, y en zonas habituales como el puerto de Garde y cumbres de Urzainqui e Isaba. Murieron diez animales, entre ovejas y mardanos, y los tres pastores afectados recibieron una indemnización total de 3.346,46 euros.

Asimismo, se ha reeditado el programa de vigilancia estival en las zonas de rebaños más atacadas que se inició en 2013. Lo financia el Gobierno y colabora la Junta del Valle de Roncal. Se ha trabajado en agosto y septiembre, principalmente en la sierra de Garde. “Es un elemento positivo, pero con la dificultad que entraña vigilar rebaños en ocasiones fragmentados en varios puntos de una sierra de difícil acceso”, apuntan desde Medio Ambiente. Del mismo modo, se avanza en la redacción de un Plan de Ordenación de Pastos que “supondrá una adecuación importante de los pastos disponibles con la cabaña ganadera existente”.

También en materia de osos, este verano, y dentro del proyecto Pyros Life (lo financia la UE y participan Cataluña, el Valle de Aran y la Fundación Oso Pardo, entre otros), se liberó un oso pardo esloveno, Goiat, en los Pirineos centrales. Se buscaba romper el monopolio reproductor del macho Pyros y aportar más variabilidad genética a esta zona donde vive una treintena de osos.

Medio Ambiente de Navarra valora que “este tipo de proyectos (años atrás se soltaron más osos desde Francia) son muy positivos cuando vienen acompañados de medidas de prevención de daños para los ganaderos y de procesos de formación, educación y participación”. “Lo ideal sería abordar la conservación de la especie a nivel de todo el Pirineo”, sentencian.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra