La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
Liédena

Liédena se viste de toga

Artesanía, elaboración de rosquillas en directo, actores entre visitantes, música para rememorar el pasado. Liédena apostó fuerte por sus elementos para celebrar la cuarta edición de su feria romana, que por primera vez tuvo lugar en septiembre.

Imágenes de la IV Feria romana de Liédena

Liédena celebra la IV Feria romana

Actualizada 11/09/2016 a las 10:25
Bañados por el río Irati y con la Foz de Lumbier al fondo se encuentran los restos de una explotación agraria y ganadera de origen romano. Estas ruinas atestiguan que, hace miles de años, hubo en el lugar una magna villa rural romana de Liédena (siglos II-IV). Contó con más de 50 dependencias entre las que se incluían un trujal, un lagar, termas, la vivienda señorial y la de los sirvientes, almacenes, un molino y una presa para exprimir olivas, Y todo esto en torno a un patio central.

Por eso, para rememorar todo aquello, la localidad, acompañada por su Ayuntamiento, retrocedió ayer en el tiempo, no sin aportar novedades a esta particular feria romana. En su cuarta edición, la fiesta de Liédena, que se ha trasladado al mes de septiembre por primera vez, pretende conectar la villa con otros puntos de la ruta turística navarra en torno a la romanización como Andelos, Arellano o Santa Criz de Eslava. Y lo hace a través de una exposición de yacimientos. “Nos parece realmente interesantes puesto que cuenta detalles de la zona que desconocíamos por completo”, valoraban ayer entre paneles y pantallas interactivas Jorge Andión y su mujer Isabel Lopetegui, que habían acudido desde Pamplona.

Sin descuidar el entorno y provistos de escudos, cascos, armaduras, lanzas y utensilios de barberos y cirujanos ambulantes, desde un altavoz instalado en la fachada de la casa consistorial, la música se dejaba fluir por entre los presentes. The shadow of your smile, entre otras.


POR EL OJO

Refugiados en el polideportivo, una veintena de vendedores artesanos se afanaban por ultimar detalles y llamar la atención de potenciales clientes. Ataviados para la ocasión, con túnicas, togas y sandalias, quienes se ubicaban tras el mostrador tenían su mejor arma al alcance de la vista. “Son pasteles caseros que hacemos en Sangüesa y que los traemos del día. Es calidad y a la gente le gusta llevarse de postre o para merendar”, indicaba Iker Aramendía, de la pastelería Aramendía, en Sangüesa.

Cerveza artesanal se entremezclaba con bisutería, fofuchas y gastronomía. “Traigo tomates ecológicos de la zona de Vizcaya, ajo negro, nueces...”, enumeraba Iosu Oiaralda. A su lado y procedente de Iribas, una mujer realizaba sus propios perfumes y cremas. “Es todo natural”, reiteraba.

También hubo espacio para los más solidarios. Karmele Thomen y Mari Olano trataban de recaudar fondos para sus proyectos con niños discapacitados y víctimas de las minas del desierto de Tindur. “Cada mil minas desactivadas, muere una persona. Y este es nuestro pequeño grano de arena”, decían. El toque dulce lo puso David Tejedor, vecino de Amorebieta. “Desde rosquillas hechas en el momento, a tartas o pasteles. Todo casero. Esperemos que se nos dé bien”, aventuraba por la mañana el propietario de Roskogintza.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra