Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
HOSTELERÍA

Las croquetas con pedigrí del bar Fitero

  • El ensamblaje Fitero-Pamplona ha dado buenos resultados en la calle Estafeta. A la altura del número 58 abrió sus puertas hace 55 años el bar Fitero, entonces y aún ahora, lugar de peregrinación de amantes de las buenas croquetas. En el mostrador, la tercera generación de la familia Luis Beorlegui.

Imagen de la noticia

Esther Azqueta, propietaria, con sus hijas Arantza (izda.) y Virginia Luis, en el interior del popular establecimiento de la calle Estafeta. CALLEJA

2
Actualizada 28/10/2011 a las 00:03
Etiquetas
  • PILAR FDEZ. LARREA . PAMPLONA

Asegura Javier Vinacua que conoce "gente muy viciada a las croquetas de siempre y a muchos niños que obligan a sus padres a parar en el bar Fitero". Él forma parte de la tercera generación de la familia Luis Beorlegui, saga que fundó el establecimiento el 6 de julio de 1956. Volviendo a los fritos, considera que su "poder adictivo" está en la bechamel, elaborada con el mismo esmero de hace cinco lustros. El popular bar de la calle Estafeta, especializado en cocina en miniatura, celebró hace una semana sus 55 años de andadura y lo hizo sirviendo, por 55 céntimos, un pincho y una bebida. Vinacua, casado con Arantza Luis Beorlegui, nieta de los fundadores, resume la historia del establecimiento.

¿Quién fundó el local?

Cesáreo Luis Díaz y Elvira Beorlegui Lacunza. Él era de Fitero, ella de Pamplona. Ambos nacieron en 1912 y emprendieron juntos la aventura empresarial que les llevó a coger en traspaso el antiguo bar Prados. A Cesáreo y Elvira les sucedieron sus hijos y José Mari Luis Beorlegui, fallecido hace cinco años, fue quien definitivamente se hizo cargo del negocio, junto con su esposa, Esther Azqueta. Ella es el motor y alma máter del bar, desde 1966 hasta hoy, que comparte el peso junto a sus hijas Virginia y Arantza, mi esposa.

¿Cuál es el secreto del Fitero?

Una cocina tradicional, con un recetario propio basado en la alimentación de siempre. De ello se ha encargado Esther Azqueta, siempre en forma de pinchos y cazuelicas.

¿Hay pinchos que viven cinco lustros?

Sí, sobre todo los fritos. Hay mucha gente viciada a las croquetas de siempre y tengo niños que obligan a sus padres a venir para comer croquetas. Creo que el secreto está en la bechamel, muy fina y esmerada. Se hace exactamente igual que hace décadas. Elaboramos pinchos más modernos, pero sin olvidarnos nunca de la cocina tradicional. Entre las nuevas creaciones están, por ejemplo, la presa de cítricos, hongos y foie..., no sé, hay muchos.

¿Cuántos?

La variedad es grande, unos 60 pinchos distintos y cambian, en función de la demanda, aunque hay algunos fijos.

Sus paredes lucen ya muchos premios y diplomas

Sí, por ejemplo en la última Semana del Pincho de Navarra, que hemos ganado varias veces, recibimos el galardón al "pincho más saludable", con una propuesta denominada "Inspiración de una noche de verano" y también nos dieron el premio del consejo regulador de la DO Espárrago de Navarra, con el pincho del 55 aniversario.

Celebraron una fiesta el 20 de octubre por esos 55 años de andadura. ¿Tienen previstas más iniciativas?

Sí, hay varias, por ejemplo se prevé editar un recetario, de formato accesible y gratuito desde internet, con una selección de los 55 pinchos que a lo largo de la historia del bar han tenido más éxito. Ahora mismo tenemos página web, pero estaremos también en facebook y crearemos el blog Fitero 2.0, con intención de mantener contacto con clientes.

SU HISTORIA

1956, INAUGURACIÓN. El 6 de julio de ese año abrió sus puertas el bar Fitero, en el número 58 de la calle Estafeta.

Fitero y Pamplona. Cesáreo Luis Díaz y Elvira Beorlegui Lacunzaabrieron el bar Fitero, tras pagar 190.000 pesetas por el traspaso del antiguo bar Prados. Ambos nacieron en 1912, él en Fitero y ella, en Pamplona.

Reforma. Invirtieron 210.000 euros en la reforma del local.

Inauguración. Matías Unzué, Rafael "el Cordobés" y Plácido Izco fueron camareros el día de la inauguración.

Relevo. José Mari Luis Beorleguiy su esposa Esther Azquetatomaron el relevo y ahora sigue la tercera generación: Virginia y Arantza Luis Azquetay Javier Vinacua, esposo de la segunda.



  • Alberto
    (28/10/11 12:00)
    #2

    Que tal os parece la iniciativa de unirse, como tantos otros bares de Pamplona, a la iniciativa de los juevintxos?? Estaría estupendo poder probar esas delicias a un precio popular. Los que andamos cortos de dinero por motivos profesionales agradecemos estas propuestas.

    Responder

  • MAITE
    (28/10/11 11:14)
    #1

    ¡¡¡venga a por otros tantos!!!! que vuestros fritos y pintxos de lo merecen.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra