Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Ayuntamiento de Pamplona

315.588 euros para el nuevo edificio dotacional de Mendillorri

Se trata del primer edificio de consumo energético casi nulo de titularidad municipal y se levantará en la calle Concejo de Sarriguren

Imagen de la recreación del nuevo edificio de Mendillorri.

315.588 euros para el nuevo edificio dotacional de Mendillorri

Recreación del nuevo edificio de Mendillorri.

CEDIDA
Actualizada 18/10/2016 a las 15:39
  • DN.ES. PAMPLONA
La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Pamplona ha adjudicado en su sesión de este martes la adjudicación de la construcción del nuevo centro destinado a usos comunitarios en el barrio de Mendillorri, en una parcela junto al civivox. Será el primer edificio energético casi nulo promovido por el Ayuntamiento, lo que permitirá reducir hasta en un 90% el consumo de la energía usada, principalmente en calefacción y aire acondicionado, respecto a los gastos energéticos de un edificio típico.

El Ayuntamiento invertirá 315.588 euros en las obras del nuevo edificio, adjudicadas a las empresas Ecohouse Casas Ecológicas SLU y Egoin SA, mientras el proyecto corresponde a la firma de arquitectos ByE. El plazo de ejecución de las obras es de 3 meses y medio. Con esta obra, el Ayuntamiento quiere dotar al barrio de Mendillorri de un edificio dotacional con imagen singular, sugerente y atractiva, y que pueda servir de modelo representativo para la posible construcción de otros edificios similares en otros barrios de la ciudad.

Se trata de un edificio de 288,85 metros cuadrados de superficie construida, 249 de superficie útil, que se levantará en la calle Concejo de Sarriguren, continuando la línea de la fachada del civivox y creando así un paseo paralelo a los edificios. El edificio alojará tres aulas y un gran espacio con altura de 6 metros donde se alojarán y podrán ensayar los gigantes del barrio.

El nuevo edificio permitirá a Pamplona adelantarse en casi dos años a la aplicación obligatoria de la directiva europea 2010/31/UE, de 19 de mayo de 2010, relativa a la eficiencia energética de los edificios. Esta norma especifica que, como máximo, a partir del 31 de diciembre de 2018, todos los edificios nuevos que estén ocupados y sean propiedad de autoridades públicas europeas, deberán ser edificios de consumo de energía casi nulo.

EDIFICIO MONITORIZADO

El acceso al nuevo edificio se realizará desde esta nueva plaza, protegido por una marquesina de acceso que comienza desde el nuevo paseo paralelo a la calle Concejo de Sarriguren. Una vez en el interior, la distribución se organiza a través de una cancela de doble vidrio que da paso a un pequeño distribuidor que articula por un lado el volumen de doble altura (6 metros de altura libre) donde se alojarán y podrán ensayar los gigantes del barrio, y por otro, las aulas propiamente dichas, que se orientan hacia el sur, dejando en la zona norte las zonas de servicio, aseos, instalaciones y una pequeña oficina. Las aulas tendrán la posibilidad de dividirse físicamente (con paneles móviles o similar).

Las fachadas del nuevo edificio se planean como una piel continua, con materiales como madera natural, madera tintada u otros, buscando una imagen unitaria y compacta del conjunto. También se prevén elementos más atractivos o de reclamo en zonas puntuales de las fachadas. Así, la fachada de la calle Concejo de Sarriguren se diseña como una zona de anuncio del edificio y soporte para el anuncio que refuerce la imagen de edificio público dotacional para uso vecinal y representativo de la innovación. Por su parte, la fachada que se abre a la plaza (marquesina de acceso) reflejará el uso del local para los gigantes del barrio.

Dado que se busca un edificio de consumo energético casi nulo, uno de los elementos importantes es la monitorización del edificio con equipamiento específico tanto en interior y exterior, con sondas de temperatura y humedad, de CO2 y contadores de energía, entre otros. Todo el sistema estará conectado a una plataforma digital que permitirá el procesamiento de los datos de monitorización, su visualización en tiempo real, el diseño de tablas y análisis específicos, etc., de modo que todos los datos analizados sean procesados de manera automática.
El edificio tendrá certificación energética A, con una demanda de calefacción y una demanda de refrigeración total inferiores a 15 kWh por metro cuadrado al año; una demanda de energía primaria para calefacción, refrigeración, energía auxiliar y electricidad en general inferior a 120 kWh por metro cuadrado al año y unas características de hermeticidad al paso del aire.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual