Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
PAMPLONA

La familia de Munárriz, enterrado en Los Caídos, defiende la exhumación

Familiares de Jaime Munárriz Escondrillas han presentado esta semana alegaciones favorables a la decisión del alcalde Joseba Asiron

El Arzobispado abrió las puertas a los medios de comunicación.

Visita al monumento de Los Caídos

Visita al monumento de Los Caídos

E. BUXENS
Actualizada 08/10/2016 a las 11:37
  • EFE.PAMPLONA
La familia de Jaime Munárriz Escondrillas, una de las personas enterradas en la cripta del Monumento a Los Caídos, ha presentado esta semana una alegación favorable a la decisión del alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, de exhumar los restos mortales de las personas sepultadas en el lugar, entre ellas los generales Mola y Sanjurjo.

Josetxo Munárriz, sobrino de Jaime Munárriz, ha remitido al Ayuntamiento de Pamplona una alegación, a la que ha tenido acceso EFE, en la que expresa su "alegría" por la decisión y manifiesta que "no solo es legal, sino que está muy bien hecha".

En el escrito solicita que tanto él como otros familiares suyos estén presentes en el momento de la exhumación así como que los restos sean trasladados directamente al panteón familiar.

El pasado martes 4 de octubre finalizó el plazo legal para presentar alegaciones tras publicarse el 15 de septiembre el edicto de Alcaldía en el Boletín Oficial de Navarra relativo a la exhumación de los generales franquistas y otras seis personas enterradas en la cripta, cedida al Arzobispado de Pamplona.

En una entrevista a Efe, Munárriz afirma sobre la decisión tomada por el Consistorio pamplonés que la misma "se debería haber hecho hace tiempo", pero que, a su juicio, "no ha habido valentía por parte de ayuntamientos anteriores para hacerlo".
Sostiene que le parecen "muy mal" las alegaciones presentadas por el Arzobispado al expediente de clausura de la cripta del Monumento a los Caídos. Sobre la petición de la familia del general Sanjurjo de que se archive el proceso de exhumación precisa que "no está de acuerdo" y que espera "que se respete la ley".

"La sociedad es mucho más madura que cualquier alegación en contra de que se exhumen los cuerpos", subraya para añadir que "la ley es la ley y no vale que se cumpla en unos casos y en otros no".

Munárriz explica que en febrero de 2015, y en representación de su familia, solicitó mediante una instancia la entrega de los restos de su tío y los permisos necesarios para su exhumación al Ayuntamiento de Pamplona, al Ejecutivo foral y al Arzobispado.

En las citadas instancias de 2015 se indicaba que "el deseo racional de una familia por enterrar y velar a sus muertos es motivo más que suficiente para realizar esta petición", y añadía motivos "morales, éticos y legales".
Se exponía también, entre otros argumentos: "El lugar donde reposa nuestro tío perpetúa la diferencia y la injusticia entre las víctimas. Mientras unos se enterraban en mausoleos, otros eran asesinados y abandonados en las cunetas o desaparecían para siempre".

El familiar recuerda que de las tres instituciones navarras solo recibió una contestación por escrito del Ejecutivo foral en marzo de 2015, en la que le remitía al Ayuntamiento de Pamplona como "titular del edificio".

Munárriz explica que su padre, Carlos Munárriz, expresó "desde el principio su opinión contraria" al traslado del cuerpo de su hermano al Monumento a los Caídos desde la localidad de Cascante, donde fue enterrado inicialmente.

En la década de los 80, rememora, su hermana mayor, monja, habló con representantes religiosos y con la entonces alcaldesa de Pamplona Yolanda Barcina para transmitirles el deseo de la familia, a pesar de lo cual no se llevó a acabo la exhumación.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual