Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
FIESTAS

Enorme San Fermín Txikito

Las calles del Casco Antiguo de Pamplona estuvieron ayer a rebosar en la segunda jornada de las fiestas que concluyen hoy, también con la Comparsa y La Pamplonesa.

Un niño observa curioso a un zaldiko en un abrevadero del patio de Caballos de la plaza de Toros.

Un niño observa curioso a un zaldiko en un abrevadero del patio de Caballos de la plaza de Toros.

Un niño observa curioso a un zaldiko en un abrevadero del patio de Caballos de la plaza de Toros.

BUXENS
Actualizada 30/09/2016 a las 13:12
Hace 40 años largos que la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona visita el burgo de la Navarrería por San Fermín de Aldapa. Calles angostas en las que ayer por la tarde era complicado avanzar. Miles de personas siguieron a la Comparsa, y se sumaron a otras tantas que disfrutaban del abigarrado programa de fiestas. El termómetro trepó por encima de los 25 grados en el primer sábado de otoño y el sol decidió quedarse también de fiesta.

La de ayer era la segunda salida de la Comparsa este septiembre. La de mañana será la tercera y las figuras descansarán hasta San Saturnino, su última cita del año en Pamplona. En todo caso, ayer lucieron su mejor cara. Lo confirmaba Mari Ganuza, porque tras el ajetreo de Sanfermines, necesitan un paso por el taller, el hospital de gigantes, cabezudos, kilikis y zaldikos, en la misma estación de autobuses. De allí salieron, puntuales, ayer a las cinco de la tarde. Cientos de niños les esperaban con los ojos abiertos como en las mejores ocasiones y de allí exprimieron cada minuto a su lado hasta el corazón de la ciudad, San Fermín de Aldapa. El recorrido acabó pasadas las ocho y las figuras se quedaron en el zaguán del Ayuntamiento donde hoy iniciarán el periplo. Por la mañana habían recorrido las calles los gigantes del Casco Antiguo, también arropados por cientos de miradas.

Casi no hubo descanso en un programa repleto. Los actos se han extendido este año a otros puntos del Casco Antiguo como la calle San Nicolás, y también al Auzogune, la carpa instalada en el parking de Santo Domingo. La intención de la comisión de fiestas era descongestionar la zona de Navarrería y aledañas, y facilitar así el descanso nocturno de los vecinos del barrio, pero al menos ayer habría sido objetivo baldío. Las calles del entorno estuvieron a rebosar durante toda la jornada.

Otras de las citas ya habituales de San Fermín de Aldapa es el concierto de la banda municipal de música La Pamplonesa, igual que la Comparsa, una de las aportaciones del Ayuntamiento al programa. Comenzaba a las siete y media de la tarde, pero una hora antes las 500 sillas dispuestas en la Plaza del Castillo estaban prácticamente llenas. En primera fila se sentó Carmen Pérez Sesma. Tiene 72 años y ha visto a la banda desde niña. “Desde bien cría, recuerdo que tocaban aquí mismo, en la Plaza del Castillo, y también en la plaza de Toros. Siempre les he seguido y no me cuesta nada esperar aunque sea más de una hora”, explicaba esta pamplonesa, ahora vecina de Villava.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual