Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
casco antiguo

Pamplona tendrá un huerto urbano comunitario ecológico

  • El huerto, en el que podrá participar cualquier persona interesada, estará gestionado por La Piparrika, entidad creada por vecinos del Casco Antiguo

0
Actualizada 26/01/2016 a las 14:41
  • DN.ES. PAMPLONA
El Rincón de las Pellejerías, situado en el Casco Antiguo, acogerá el primer huerto comunitario ecológico de la ciudad. El Ayuntamiento de Pamplona está trabajando en el condicionado de cesión de la parcela municipal. A finales del año pasado, el Consistorio comenzó a impulsar estos nuevos espacios e invitó a asociaciones, colectivos y movimientos ciudadanos interesados a que presentaran sus propuestas sobre en qué espacios públicos municipales podrían desarrollar sus huertos urbanos.

El Rincón de las Pellejerías es un patio interior ubicado en la parte trasera del Palacio del Condestable, al que se puede acceder por un portón situado frente al número 24 de la calle Jarauta y que en estos momentos no tenía ningún uso específico. El Ayuntamiento acordó dar ese nombre al espacio dejado por un edificio demolido, antiguo número 5 de la calle Jarauta, en 1980. De propiedad municipal, cuenta con unos 1.500 m2 y tiene algunos árboles y un antiguo pozo en su interior.

Adecuación de la parcela

Desde que el Consistorio hiciera el llamamiento a las asociaciones para solicitar los espacios a mitad de diciembre, solo La Piparrika ha mostrado interés por poner en marcha un huerto en el Casco Antiguo y en este momento está elaborando un proyecto de gestión de la huerta que presentará para que sea aprobado por el Consistorio. Se espera que el huerto comunitario de Pellejerías pueda empezar a funcionar a principios de la primavera. Para ello, los servicios municipales, además de en el desarrollo del expediente administrativo, están trabajando en la adecuación de la puerta de entrada que será sustituida por otra similar a la de la plaza Santa Ana. Asimismo, se están estudiando la regularización del pozo existente para aprovechar el agua para riego y la adecuación general de la parcela.

La Piparrika agrupa a diversas personas vecinas del Casco Antiguo que quieren impulsar la puesta en marcha de un huerto comunitario ecológico. En junio de 2014 presentaron al Consistorio el Proyecto de huerto comunitario en el Burgo de San Cernin, apoyado por ocho asociaciones y colectivos del Casco Antiguo. Según explican en sus redes sociales, el colectivo se crea con tres ejes filosóficos: el trabajo comunitario que promueva los vínculos sociales y la participación; la sostenibilidad, fomentando la cultura del cuidado, la producción ecológica y el consumo saludable; y la perspectiva de género, buscando la participación directa de las mujeres y la corresponsabilidad en las tareas del huerto.

El Consistorio tiene previsto informar a los vecinos de la zona antes de que se ponga en marcha el proyecto así como recordarles que estará abierto a la participación de cualquier persona interesada que podrá tomar parte en la gestión y en las tareas del huerto comunitario.

Gestión conjunta y mancomunada

En los huertos comunitarios, a diferencia de los huertos de ocio como los de Arantzadi, el terreno disponible no se divide sino que se hace una gestión agrícola conjunta de manera mancomunada y autogestionada entre los participantes. En estos casos, el ayuntamiento propietario suele ceder el terreno a una asociación o colectivo que se encarga de su gestión y en la que puede participar cualquier persona interesada.

Los huertos urbanos comunitarios promueven el desarrollo sostenible de las ciudades y cumplen funciones y objetivos sociales y comunitarios, ambientales, educativos, de promoción de la salud, culturales y productivos. La función social y comunitaria está vinculada a la realización de actividades al aire libre en el ámbito urbano que permiten mejorar los lazos interpersonales y aumentar esa cohesión. La función ambiental se basa en la conservación de los aspectos ecológicos y paisajísticos y en servir para mejorar la calidad ambiental y la conservación de la biodiversidad. La función de promoción de la salud deriva en efectos beneficiosos sobre el bienestar personal, la salud y la alimentación, además de ser espacios para la terapia ocupacional. Las funciones educativas y culturales permiten desarrollar programas formativos específicos de horticultura y jardinería y mantener la tradición hortícola. Por último, se puede señalar una función productiva ligada al cultivo de hortalizas y verduras para cubrir parte de las necesidades alimenticias de productos frescos de consumo cotidiano.

En las distintas crisis históricas las ciudades han desarrollado amplios programas de agricultura urbana. En la ciudad industrial del siglo XIX, por ejemplo, eran prácticas necesarias para la subsistencia mientras que en la primera mitad del siglo XX adquirieron un carácter de apoyo a la economía ya que fue el periodo de las guerras mundiales. A partir de los años 70 los proyectos de agricultura urbana se han ido relacionando más con la autogestión, el desarrollo local, la mejora de entornos degradados, la integración social, el fortalecimiento comunitario y la educación ambiental. Además, en la actualidad, los expertos también incluyen entre los objetivos el de hacer más sostenibles las ciudades y preservar la biodiversidad.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual