Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ENTREVISTA AL COORDINADOR DE ILUNDÁIN

"Tenemos una fobia histórica a las culebras, pero no son peligrosas"

  • El pasado lunes una culebra de gran tamaño sorprendió a los vecinos de Ermitagaña, pero son inofensivas

La culebra que apareció en el ascensor de Echavacoiz.

La culebra que apareció en el ascensor de Echavacoiz.

La culebra que apareció en el ascensor de Echavacoiz.

ARCHIVO / JESÚS CASO
1
Actualizada 28/09/2015 a las 21:09
  • M. UNZUÉ. PAMPLONA
Su presencia no dejó indiferente a nadie. Sus 1,40 metros de envergadura alertaron a los vecinos que se toparon con ella el pasado lunes 21 en la plaza Pedro Axular, en Ermitagaña. La protagonista del sobresalto, una culebra de escalera, no sobrevivió a sus perseguidores. Aunque sorprendió a los transeúntes por su gran tamaño, no es inhabitual que en algunos sitios de Pamplona y comarca aparezcan este tipo de ejemplares, siempre inofensivos. Según explica Enrique Castiel, responsable de Ilundáin, Centro de Recuperación de Fauna Salvaje, pueden ser de cuatro tipos: "Las culebras de agua viven en el río Arga y en las zonas encharcadizas. Se les llaman culebras viperinas porque aplanan su cabeza como las víboras. Se asientan en sitios con cierta humedad y no es frecuente que aparezcan en el centro de la ciudad".

El reptil que apareció en Ermitagaña pertenece a otra tipología: las culebras de escalera. "Pueden ser especies propias de Navarra o ser de terrario, propiedad de algún vecino. Viven en sitios secos y suelen tener un tamaño más grande que el resto. La tercera modalidad de culebras que nos podemos encontrar son las exóticas, compradas por las personas y que a veces se escapan de sus dueños", prosigue Enrique Castiel. En esta categoría se engloba también la culebra que apareció en el ascensor público de Echavacoiz el pasado 10 de marzo.

La última modalidad es la de las culebras silvestres, que se infiltran en los vehículos de muchas personas que van a al campo, por ejemplo a buscar setas. Se meten en el motor del automóvil para estar calientes, y al igual que sus compañeras no entrañan ningún tipo de peligro.

ANTE UNA VÍBORA O CULEBRA, EL 112

¿Y cómo actuar si uno se encuentra repentinamente con este tipo de reptiles, verdosos y pardos y de gran tamaño? "Hay que dejarlos tranquilos y llamar al 112 para que los retiren. Las culebras viejas son las de mayor tamaño y quedan muy pocas, lo habitual es encontrar ejemplares de menos de tres años. La población de culebras y lagartos se ha reducido de forma llamativa en los últimos veinte años. Tenemos una fobia histórica a estos animales porque tienen ese punto horroroso, pero en ellos late la misma vida que en otros seres", apunta el coordinador de Ilundáin.

El único ejemplar de Pamplona y aledaños que puede ser peligroso es la víbora aspid, cuyo hábitat natural eran los campos en los que ahora se han construido tantos unifamiliares. "Las víboras viven en montones de piedras con maleza, donde se pueden refugiar para pasar el invierno, porque muchas mueren de frío. Eligen refugios soleados con matorral para encontrar ratones y lagartijas. Las víboras son muy tímidas, nunca atacarían 'per se' a un bicho más grande o a un humano. Por eso, si se ve alguna lo mejor es dejarla tranquila y llamar al 112 para que acudamos a retirarla", concluye Castiel.
 


  • RG
    (28/09/15 19:51)
    #1

    La fobia es de origen biblico!

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual