Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
URBANISMO

Proyecto de Ramón Garitano

0
19/08/2015 a las 06:00
  • DN.ES. PAMPLONA
Proyecto del arquitecto Ramón Garitano: 

"Se han cumplido 100 años del inicio del derribo de las murallas. Surge, inevitable, la reflexión sobre la conveniencia de aquellas demoliciones o sobre el alcance de las mismas. Hay incluso quien las cuestiona completamente. Al margen de lo absurdos que resultan los reproches retroactivos de este tipo, 100 años después de los hechos, debe decirse que aquella decisión era totalmente razonable para una ciudad asfixiada por el recinto amurallado. Fueron muchísimas las ciudades españolas y europeas que demolieron sus defensas desde mediados del siglo XIX; en muchos casos sin dejar rastro alguno; en algunos para construir paseos o bulevares en los vacíos resultantes; y en algún caso excepcional para dar a lugar espléndidos conjuntos urbanos, como en el caso de Viena, donde el espacio ocupado por las fortificaciones dio paso al gran anillo perimetral de parques y edificios públicos conocido como el Ring. En un análisis comparativo, Pamplona resulta muy bien parada en relación a la conservación e incorporación del patrimonio defensivo.

Establecido lo anterior, podríamos no obstante fantasear sobre otras formas en que el recinto amurallado se pudo haber integrado en la ciudad contemporánea o sobre la reversibilidad de algunas de aquellas acciones. No sólo es un ejercicio intelectual interesante, sino que puede guiar actuaciones concretas, como la que ha permitido recuperar el revellín de Santa Lucía en el marco de la construcción de la nueva estación de autobuses, que viene a restituir una parte mutilada de la forma original de la Ciudadela.

Fantasía 1: para la construcción del 2º Ensanche no era imprescindible más que el derribo del tramo de muralla comprendido entre la calle Yanguas y Miranda y la calle Amaya. Son las calles comprendidas en este tramo las que enlazaron con la ciudad anteriormente existente, y las que incorporaron las siete manzanas comprendidas entre el Paseo de Valencia y las calles García Ximénez y Roncesvalles, construidas anteriormente intra-muros, y que fueron asimiladas con tal naturalidad que parece que siempre hubieran formado parte del Ensanche. En consecuencia, podía haberse evitado el derribo de los tramos de muralla entre la calle Amaya y el Baluarte de San Bartolomé, que hubieran podido sobrevivir entre los vacíos que rodean la plaza de toros y la cuesta del Labrit.

Fantasía 2: la mayor pérdida patrimonial no se produjo sin embargo por el derribo de los tramos coincidentes con el futuro 2º Ensanche, sino que se había producido dos décadas antes, con la amputación a la Ciudadela de los baluartes de San Antón y La Victoria y sus glacis correspondientes, para construir el primer Ensanche y los cuarteles de Infantería. Un primer Ensanche que resultó irrelevante por su forma y pequeña dimensión, incapaz de articularse con los futuros crecimientos urbanos al oeste de la ciudad, pero que era la única posibilidad de expansión urbana interior a las murallas en la última década del siglo XIX. Si obviamos también aquí el injusto juicio retroactivo, podemos hacer un ejercicio de fantasía imaginando una ciudadela con todos sus baluartes, aunque con dos de ellos alterados por la avenida del Ejército, con una línea de edificios adosada al lado sur del primer Ensanche y con un gran espacio público frente a los muros, conectado con los fosos por debajo de la avenida…. Esa figura final idealizada, formada como suma de los mejores fragmentos de la ciudad, y que a día de hoy resulta ya imposible, (aunque pudo existir con una gestión diferente de los terrenos militares), tuvo una última oportunidad de aproximación parcial con motivo de la construcción del Palacio de Congresos Baluarte, cuando se pudo haber sacado a la luz el baluarte de San Antón, de manera similar a la mencionada operación de autobuses. Pero ésa es otra historia…".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual