Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Procesión

Mari Carmen Lizoáin Osinaga portadora del Cristo Alzado

“Me aceptaron desde el principio y aquí sigo”, dice la vecina de Olave de 43 años

0
04/04/2015 a las 06:00
  • DN
Sin dejar su carácter humilde en un segundo plano en ningún momento, la portadora Mari Carmen Lizoáin Osinaga, vecina de Olave de 43 años, insiste en que la fuerza que cada uno tiene, “es la que es”. “Los hombres tienen la suya y nosotras, la nuestra”, esboza la portadora del paso del Cristo Alzado.

Vinculada a la Hermandad de la Pasión gracias a su pareja, quien además también es portador, Lizoáin deja claro que ella no le quita el puesto a nadie. “Me llamaron porque necesitaban gente y, desde que llegué hace ya cuatro o cinco años, me acogieron estupendamente. Y aquí sigo, ayudando donde se necesita”, expresa.

Creyente, afirma que es “mucho más emocionante” vivir la Semana Santa “desde dentro”. “Te conmueve pensar en tu infancia, además de que, a nivel espiritual, para los que creemos, es una manera de ofrecernos”, mantiene. Por este motivo, valora sobremanera el buen ambiente que existe en la Hermandad de la Pasión. “Yo me siento muy bien, y no noto en absoluto ese recelo de ser mujer y estar llevando un paso”, afirma.

A la hora de sacar los pasos, Mari Carmen mantiene cierta cautela en cuanto a la meteorología de Pamplona. “Nunca sabes qué va a pasar y sería una pena no poder salir, como ya ocurrió hace un par de años”, rememora.

No obstante, piensa en positivo y añade: “Tenemos suerte, porque nuestro paso sale en procesión hasta la catedral el miércoles de Ceniza, así como los diferentes via crucis que se realizan en el interior del templo. No es lo mismo, pero...”, suspira.

945 KILOS

No hay que olvidar que el paso que esta mujer soporta junto a sus compañeros asciende a 945 kilos. “Un paso completo se compone de 22 portadores, pero normalmente estamos 18”, cuenta. Por ello, pide a los interesados que se unan. “Nos falta gente para regular en alturas. La persona alta carga mucho más peso que el bajo. Lo sé porque yo noto más el paso hacia el final de la procesión, cuando los hombres, que generalmente son más altos, están ya cansados. Necesitamos gente para compensar”, argumenta.

Pero independientemente del número de portadores, Lizoáin admite su sorpresa. “Pensaba que era un mundo más cerrado, para los más vinculados, pero no es así. Cada uno se puede vincular lo que quiera. Las puertas están abiertas”, concluye.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual