Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
palacio del condestable

Una serie de exposiciones sobre artistas navarros comienza con Ciga

0
Actualizada 09/05/2014 a las 11:56
El Ayuntamiento de Pamplona ha puesto en marcha una nueva línea de exposiciones sobre artistas navarros del siglo XX ya fallecidos con la apertura al público esta mañana de ‘Ciga y París (1912-1914)’.

La muestra podrá verse en el Palacio del Condestable hasta el 21 de junio, según han explicado en la presentación el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, y el comisario de la exposición y secretario de la Fundación Ciga, Pello Fernández Oyeregui. El horario de visita es lunes a viernes de 18.30 a 21 horas y los sábados de 12 a 14 y de 18.30 a 21 horas.

Esta exposición se ha organizado coincidiendo con el centenario de la que está considera obra maestra de Javier Ciga, ‘El mercado de Elizondo’, que fue presentada en el Salón de Primavera de París en 1914 y que actualmente es propiedad del Ayuntamiento de Pamplona. Junto a esta pintura, la muestra está compuesta por otros 26 cuadros realizados en su época parisina y por un retrato de su madre que se ha incluido por petición de la familia.

En la presentación se ha agradecido a la Fundación Ciga, al Museo de Navarra y a diversos particulares la cesión de obras para esta exposición. Además de las pinturas, la muestra del Palacio del Condestable presenta pequeños objetos relacionados con el artista, como la medalla de oro obtenida en la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1911.

‘Ciga y París (1912-1914)’ cuenta con un amplio catálogo que será el primer número de la serie ‘Revisiones. Artistas navarros del siglo XX’. La obra recoge un estudio histórico-artístico del artista realizado por un experto conocedor de su obra y las fichas de todas las obras expuestas. Como actividades complementarias a las exposición se han organizado la conferencia ‘Ciga en Paris (1912-1914), academias y salones’ el 29 de mayo a las siete de la tarde con Pello Fernández y una visita guiada también con el comisario el 31 de mayo a las siete de la tarde.

Una vida en Pamplona excepto sus años en Madrid y en París

Javier Ciga Echandi nació en Pamplona en 1877 y murió en ella en 1960, una ciudad en la que residió la mayor parte de su vida excepto los años en los que vivió en Madrid y en París. Según recoge el catálogo es una figura fundamental del panorama pictórico navarro de la primera mitad del siglo XX y cuya obra “hunde sus raíces en el Posromanticismo y en el Realismo. Del primero tomará su amor a la tierra y a las gentes que inspiraron su obra, del segundo su obsesión por plasmar la realidad y llegar a la perfección, superando el academicismo”.

Comenzó su formación en la Escuela de Artes y Oficios de Pamplona en el curso 1892/93 y la continúo en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando entre 1909 y 1911. Ese año, inició un viaje por España, Francia, Bélgica, Holanda y Alemania junto con su maestro Garnelo, lo que le hizo conocer la pintura flamenca y los grandes maestros del barroco flamenco y holandés. Una formación en el extranjero que muy pocos artistas navarros lograron tener.

En 1912 se establece en París, considerada la capital de la cultura, hasta 1914 en que estalla la I Guerra Mundial y tiene que abandonar la ciudad justo en el momento en el que acababa de darse a conocer en el Salón de Primavera. Este camino lo recorrió gracias a becas de la Diputación Foral de Navarra y del mecenazgo de la familia Urdanpilleta, quien entre otros gastos asumió el coste de viajes, academias y el piso de Montmartre en París.

A pesar de instalarse en Pamplona en 1915, continuó mostrando su obra en otros foros, como en las Exposiciones Nacionales de Madrid de l915 y 1917, en donde presentó ‘Un viático en Baztan’. En Pamplona se convirtió en el retratista de la burguesía navarra al mismo tiempo que continuaba pintando los paisajes y los habitantes de Baztán.

La etapa parisina, época fecunda por el número y la calidad de las obras

La exposición recoge obras creadas entre 1912 y 1914 en la etapa parisina del pintor, considerada una de las más fecundas tanto por el número como por la calidad de sus trabajos. Javier Ciga llegó a París en el momento en el que tal y como recoge el catálogo de la muestra, por un lado el academicismo se resistía a perder la hegemonía artística que había ejercido; por otro, se vivían los últimos momentos del Impresionismo y del Postimpresionismo; y por último, irrumpían las primeras vanguardias que se alejan de la figuración hacia la abstracción. Ciga, sin embargo, no se dejó llevar por las corrientes más rupturistas y se reafirmó en su ideal estético, “ligado a la perfección realista y a los grandes valores de la pintura”.

En París coincidió con pintores conocidos como Renoir, Degas, Picasso, Utrillo, Modigliani, Braque, Van Dongen, Matisse, Gertrude Stein, Gris; los escritores Max Jacob o Guillaume Apollinaire y el escultor vasco Paco Durrio. Allí, continuó su formación en la Escuela de Bellas Artes de París y en las academias Julian, Grande Chaumière y Colarossi, donde realizó estudios de desnudos.

El gran éxito le llegaría con su participación en el Salón Oficial de París, considerado el evento artístico mundial más importante, y como consecuencia con su ingreso como miembro de número en el Gran Salón de París. En el de Salón de Primavera en el que participó Ciga se presentaron unas 4.000 obras, entre ellas ‘El Mercado de Elizondo’ que fue titulado ‘Paysans Basques’. Su triunfo fue recogido ampliamente por la prensa navarra.

‘El mercado de Elizondo’, en palabras del comisario de la muestra, es sin duda una de sus obras maestras. El cuadro es un alarde en cuanto a composición, la paleta es de gran sobriedad cromática y armonía tonal, tan sólo rota por la viveza del rojo aplicada en pequeños detalles, destaca el verismo con que aborda las naturalezas muertas y recoge el alma de sus protagonistas convirtiéndose en un documento sociológico y etnográfico de aquel mercado en los arkupes de la calle Jaime Urrutia.

Retratos y paisajes

Al igual que en Pamplona, en París, Ciga realizó numerosos retratos de conocidos y amigos como puede verse en la exposición: Mademoiselle Yvonne, Nanet, el violinista Castillo, Nicanor Urdanpilleta, Don Eugenio Gortari Polit, ‘Retrato de un diplomático’ ‘o Combinación de la ruleta’, el único desnudo en óleo del pintor. Además, dejándose influenciar por la búsqueda del exotismo del sur imperante en la época, pintó ‘Las Chulas’, ‘Madame Camere vestida a la española’, ‘Gitana y guitarrista’ y ‘Cíngara’.

También son numerosos los paisajes parisinos realizados al aire libre sobre pequeñas tablillas y en los que se recogen numerosas vistas del Sena y su orilla en distintas horas, Notre Dame, Montmartre, distintas calles, el Moulin de la Galette o el bosque de Boulogne. Todos ellos le sirvieron “para introducir las novedades del Impresionismo y el Postimpresionismo, que aplicará tanto al paisaje parisino como al baztanés jugando con la luz y las atmósferas brumosas”.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual