Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
publicaciones

El Ayuntamiento de Pamplona edita un libro sobre el Plazaola

  • Juan José Martinena escribe sobre el tren que unió durante 40 años Pamplona con San Sebastián

Tren del Plazaola llegando a Pamplona

El Ayuntamiento de Pamplona edita un libro sobre el Plazaola

Tren del Plazaola llegando a Pamplona

DN. ARCHIVO
0
Actualizada 04/02/2014 a las 12:12
  • DN.ES. PAMPLONA
"El ferrocarril del Plazaola. Un tren casi legendario que unió Pamplona con San Sebastián 1914-1953" es el título de la última publicación del Ayuntamiento de Pamplona que han presentado esta mañana el alcalde, Enrique Maya, junto con su autor, Juan José Martinena Ruiz, doctor en Historia y antiguo director del Archivo General de Navarra.

El día 20 de este pasado mes de enero se cumplió un siglo del primer viaje que realizó este esforzado ferrocarril de vía estrecha que durante cuatro décadas conectó Pamplona con San Sebastián, haciendo posible el transporte de viajeros y mercancías, y cuyo trazado atravesaba una Pamplona, inicialmente con 30.000 habitantes. Hoy no queda rastro físico de sus raíles pero sí de su trayecto original en la trama urbana que se gestó durante el siglo XX.

El Consistorio ha editado, con carácter conmemorativo, 754 ejemplares de este libro que en 159 páginas recoge fotografías ?algunas del Archivo Municipal de Pamplona-, planos, esquemas, artículos periodísticos y, sobre todo, una gran cantidad de información elaborada por Martinena, prologada por el periodista José Miguel Iriberri y presentada por el alcalde Enrique Maya.

Este volumen divulgativo estará a la venta en librerías al precio de 12 euros. La publicación responde al objetivo municipal, en este caso desde el Área de Cultura, de realizar a lo largo del año diversas publicaciones sobre contenidos artísticos, históricos, patrimoniales o culturales de interés general para la ciudad. Se trata, en definitiva, de dar a conocer en clave divulgativa la historia y el patrimonio ciudad.

HIERRO, VIAJEROS Y SOLDADOS

El embrión de una línea férrea directa entre Pamplona y San Sebastián data de 1893. Como sucede en gran parte del Norte de España, el tren de vía estrecha en sus orígenes estaba asociado a la minería, concretamente al mineral de hierro de las Minas de Plazaola (Berástegui) y, en este caso, también a la explotación forestal. No en vano el siglo XIX es el del ferrocarril ligado en Europa a la Revolución Industrial.
Hasta 1904 este tren, que circulaba entre Plazaola y Andoáin, no obtendría autorización para trasportar viajeros, en un trayecto que cubría entre 20 y 22 kilómetros. Pero, cuenta Juan José Martinena, que el nuevo tren que tomó de él su origen y de cuyo viaje inaugural se conmemoran ahora 100 años no se configuró como tal hasta 1914, tras la obtención de las nuevas concesiones ferroviarias y después de tres años de obras. Contaba entonces con siete locomotoras a vapor, de procedencia alemana, con vagones fabricados en Beasáin, y aspiraba a unir Pamplona con Lasarte a través de Irurtzun Lecumberri y Leiza. De Lasarte a la capital guipuzcoana la conexión se haría a través de los Ferrocarriles Vascongados.

El trayecto hasta Lasarte, de 84,1 kilómetros, salvaba ríos, arroyos y barrancos a través de 37 puentes y 67 túneles. Había tres trenes de viajeros en cada sentido y en aquel momento el billete de primera costaba 14,30 pesetas y el de tercera algo menos de la mitad: 7,10. Estas obras públicas identificaron su trazado hacia el exterior, pero el recorrido del tren dentro de Pamplona también estructuró, como aún se puede apreciar en distintos lugares, la evolución urbana de la ciudad.

La primera estación estaba donde actualmente se levantan las sedes de los sindicatos UGT y CC OO. Tras el derribo de las murallas en 1921 y el desarrollo del Segundo Ensanche, se vio la necesidad de trasladarla a Conde Oliveto. En 1929 comenzarían a usarse automóviles diesel de fabricación inglesa y durante la Guerra Civil fue un transporte estratégico para el traslado de tropas y material militar, y el personal de la línea fue militarizado por el ejercito de Franco. El texto del historiador recoge cómo, en todo caso, desde 1927 la creciente competencia de las empresas de autobuses para viajeros y las de camiones para las mercancías, todo ello por carretera, haría declinar esos pequeños trenes como el Plazaola, el Irati, el Tarazonica o el del Bidasoa, que acabaron desapareciendo en los años 50 y 60. Hoy son, casi todos, paseos "verdes" para los excursionistas, plagados de historia.

DE COMO EL TREN CONFIGURÓ Y CONFIGURA HOY PAMPLONA

El tren estaba ligado a las ciudades "cabecera", prueba de ello es que el folleto publicitario de lanzamiento del verano de su primer año de funcionamiento, incluía de forma resumida el programa de Fiestas de San Fermín y el de las Fiestas de San Sebastián. Pero más allá de la gestión y la promoción comercial de la línea, el libro hoy presentado recoge cómo el tren condicionó el desarrollo urbano de Pamplona de una manera aún perceptible.

En la primera mitad del siglo XX Pamplona acogió en su trama urbana al Plazaola. Hoy está presente en el trazado de la calle Bernardino Tirapu, la recta por donde el Plazaola salía-entraba en la ciudad. El tren salvaba el Arga por el Puente de Trinitarios, atravesaba el túnel de trinitarios bajo la carretera de Guipúzcoa y subía paralelo a la Cuesta de la Reina, casi al pie del baluarte de Gonzaga y el mirador de la Taconera. De ahí el ferrocarril rodeaba lo que hoy es el barrio de San Juan, hasta enlazar con la avenida de Sancho el Fuerte, por cuya curva giraba hacia la actual Plaza de la Paz y la estación de Conde Oliveto.

En 1945 su trazado colisionaba con el diseño del llamado Tercer Ensanche, por lo que algunos llegaron a valorar su soterramiento, aunque el Colegio de Arquitectos ?por ejemplo- abogaba por su supresión. El declive del tren como modelo de negocio y las necesidades de la ciudad creciente de urbanizar los actuales barrios de San Juan e Iturrama influyeron en el hecho de que en 1953 se acabara el Plazaola. Pero lo que realmente precipitó su cierre fueron las inundaciones de octubre de ese año. Los raíles permanecerían hasta el 59.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual