Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
verano

Las maneras de combatir las altas temperaturas en Pamplona

  • Ir a la piscina o al río, buscar una sombra o comerse un helado fueron algunas de las opciones escogidas para soportar el calor

Formas de refrescarse en Pamplona 26 Fotos

Formas de refrescarse en Pamplona

Imágenes de este sábado 20 de julio tomadas en Pamplona, donde se han alcanzado los 34 grados

U.L.
4
Actualizada 21/07/2013 a las 19:34
  • ujué lorente. pamplona
Ir a la piscina o al río, buscar una buena sombra, comerse un helado o mojarse en la fuente de Yamaguchi fueron algunas de las opciones escogidas para soportar las altas temperaturas del pasado sábado. Los mercurios de la capital navarra se acercaron este fin de semana  a los 35 grados y muchas de las personas que estaban en Pamplona buscaron refrescarse de distintas maneras.

La orilla del río Arga, a la altura a la pasarela de Los Alemanes, dio buena cuenta de ello y multitud de personas optaron por pasar la tarde allí. Una de ellas fue Estíbaliz García Melguizo vitoriana, de 22 años y estudiante de medicina en la Universidad de Navarra, quien acudió acompañada de dos amigos. "Es la primera vez que venimos y hemos visto la idea en internet. Hemos descartado las piscinas pensando que habría mucha gente y la verdad es que aquí se está muy bien", explicó García mientras se metía al agua. "El agua está muy buena y además, es la manera más barata para refrescarse", sentenció.

Debido a la gratuidad del lugar, el río fue también la opción elegida por Lorena Pérez Jiménez, vecina de Berrriozar de 24 años, quien pasaba la tarde junto a sus hermanos y sus hijos. "Mis padres viven en la Chantrea y como estábamos en su casa he decidido venirme aquí con los niños. La verdad es que hace mucho calor y los críos aquí se divierten bastante", indicó la joven madre de tres niños. Una de sus hijas, Aroa Reyes, de 7 años, se mostró encantada con la idea de pasar la tarde en el río. "Me gusta mucho nadar y sobre todo me encanta bucear", afirmó la niña mientras cogía un flotador y se marchaba corriendo al agua junto a sus hermanos y tíos.

La fuente de Yamaguchi fue otra manera barata de refrescarse y pasadas las 18.30 horas una decena de niños jugaba con los chorros de agua. Así, María Elena López Delgado, acudió junto a su madre, su marido y su hija a pasar la tarde. "Normalmente vamos a la piscina, y más con este calor, pero está mi madre de visita y la entrada es muy cara, así que nos hemos venido a una terraza y así la niña puede disfrutar también del agua, que le encanta", explicó esta eibaresa, afincada en Pamplona, mientras fotografiaba a su hija y a su marido jugando en la fuente.

Por este mismo plan optaron otros pamploneses como Nelson Augusto, su mujer, Idioa Cabalgante Igea, y Cristian, el hijo de ambos. "No nos podemos permitir una piscina, así que hemos esperado a que dieran las 6 de la tarde, hora a la que abren los chorros, y venir aquí", explicó Augusto de 28 años. "Al niño le encanta estar en al agua y es una buena manera para que se refresque", indicó Cabalgante mientras observaba cómo su hijo cogía una pistola de agua y jugaba con ella.

Pasar la tarde en una piscina fue otra idea por la que se inclinaron otras muchas personas. Pasadas las 17 horas, muchos socios del Club Natación, especialmente familias, entraban a las instalaciones cargados de toallas y flotadores. Una de ellas fue Saray Berrio Fernandez, pamplonesa de 18 años, quien huyó del calor que hacía en su casa y buscaba darse un chapuzón. "Hace un calor insoportable y venir a darse un baño es la mejor opción. Voy a estar todo el rato que pueda en el agua y saldré de ella para comerme un helado", expresó Berrio.


BUSCANDO UNA SOMBRA O COMIÉNDOSE UN HELADO

Aunque muchos eligieron la opción de bañarse, hubo quien prefirió tomarse un helado o buscar una buena sombra.

Así, sentados a la sombra de uno de los muros del Fortín de San Bartolomé estaban Pilar Mundo Cid, gaditana de 36 años, junto a su marido y sus hijos. Esta familia que se encontraba en Pamplona de vacaciones, buscó una buena sombra en la que cobijarse de las altas temperaturas. "Los niños querían ir al parque, pero vamos a esperar a que bajen un poco las temperaturas", afirmó Mundo.

Comiéndose un helado y también huyendo del sol en la Plaza del Castillo estaban Itziar Baztan Latasa y Ane Latasa Berasategui, ambas vecinas de Pamplona, de 16 años. "Hemos estado a la mañana en la piscina y ahora como las amigas somos de distintos centros deportivos hemos quedado para comer un helado e ir de compras, que en las tiendas se está muy bien", indicaron.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

  • Galería de imágenes:
Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual