Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
RESTAURACIÓN

Los cañones de la Ciudadela estrenan cureñas

0
Actualizada 31/05/2013 a las 12:37
  • DN.ES PAMPLONA
Los alumnos de las especialidades de Carpintería y Soldadura de las escuelas taller del Ayuntamiento de Pamplona (Construcción y Rehabilitación y Parque de Aranzadi) están acabando el curso con unos trabajos que se podrán ver en la Ciudadela y próximamente en el Centro de Interpretación de las Fortificaciones de Pamplona. En los últimos meses han preparado tres cureñas, más descriptivamente tres bases para cañones, unos elementos que se ubicarán en distintos puntos de las Fortificaciones de Pamplona.

Las dos primeras en colocarse fueron a la Ciudadela, en el año en el que este espacio celebra su 40 aniversario como Monumento Histórico-Artístico de Carácter Nacional (ahora Bien de Interés Cultural). Realizadas en hierro colado y madera de Iroko de procedencia africana (especialmente resistente para exteriores), soportarán un peso aproximado de 1.200 kgs. por pieza de artillería.

Las cureñas de la Escuela Taller son para los dos cañones que actualmente se encuentran delante de la caserna donde estuvo la capilla y hoy se realizan las bodas civiles. Los elementos artilleros estaban situados hasta ahora sobre bases de piedra a baja altura. Esos son los dos cañones más antiguos que alberga el recinto, posiblemente coetáneos a la fortificación, y que se cargaban por la parte de delante (cañones de avancarga).

Además de estos dos, en la fortificación hay otros cuatro cañones de retrocarga (se alimentaban por su parte posterior), estriados y montados sobre soportes con ruedas metálicas. Dos están situados en el Cuerpo de Guardia del acceso desde la avenida del Ejército y los otros dos delante de la Sala de Armas. En total, 6 cañones para un recinto fortificado que tiene capacidad para más de 300 piezas, una cifra que jamás se alcanzó.

EL TRABAJO CONJUNTO DE CARPINTEROS Y SOLDADORES

Los carpinteros (14 chicos y una chica) y los soldadores (12 chicos y dos chicas), todos ellos con una edad media de 21 años, son alumnos y de las dos escuelas taller del Ayuntamiento. Los primeros pertenecen a la escuela Taller de Construcción y Rehabilitación, y los segundos a la Escuela Taller parque de Aranzadi. Estos jóvenes comenzaron su formación en septiembre de 2011 y, tras seis meses únicamente como alumnos, estarán hasta el 31 de agosto –15 meses- completando su formación, aunque ya contratados por el Consistorio para realizar obras que repercutan directamente en beneficio de la ciudad.

Los alumnos de Carpintería comenzaron allá por septiembre a hacer un croquis de la cureña que soportaba el cañón del centro de interpretación, se sacaron las plantillas y se realizaron las piezas a medida en madera (ruedas, bases, ejes, apoyos, etc.). Tras mecanizar las piezas, lijarlas, encolarlas y premontarlas, las cureñas pasaron al taller de Soldadura donde se fabricaron los herrajes y accesorios ornamentales, aplicando técnicas de forja antigua para darles un aspecto avejentado. La parte final se hizo de nuevo en Carpintería: lijado, tratamiento anti-xilófagos y hongos y doble barnizado protector.

LOS CAÑONES DE LA CIUDADELA

La Ciudadela alberga seis cañones de tiempos y procedencias diferentes. Los cuatro de retrocarga, montados sobre estructuras metálicas, son más modernos que los de avancarga y se pueden rastrear en documentos administrativos que obran en el Archivo Municipal de Pamplona, desde los años 60 del siglo pasado. Este tipo de cañones, llamados “de campaña” se trasladaban por el campo de batalla arrastrados por animales de carga.

En febrero de 1955 la Comisión Especial de Restauración y Embellecimiento de Murallas, integrada por responsables de Fomento de Pamplona y de la Institución Príncipe de Viana acuerdan buscar piezas de artillería en desuso de los siglos XVII y XVIII, para ambientar las fortificaciones pamplonesas. Se insinúa como primera gestión el contacto con el Museo del Ejercito de Madrid. Pero en enero del 62, desde el Museo se explica que, ni en esa infraestructura, ni en las maestranzas de artillería de las distintas regiones militares, hay cañones de bronce de esa época que no estén dentro de colecciones.
Pero a esas alturas, en agosto del 61, otra vía ya había tenido éxito. El Consistorio había obtenido cuatro piezas de artillería (tres con destino al Redín y una que quedó almacenada) de la Capitanía General de Burgos. Al parecer eran en realidad parte de un lote de “chatarra” comprado por un comerciante, al que finalmente se le tuvo que abonar desde Pamplona la cantidad de 9.440 pesetas.

De los cañones de avancarga, denominados "de plaza", que igual servían para la marina o las fortalezas –con vocación de estar fijos en un lugar-, poco se sabe a día de hoy. Ello es así, en gran medida porque el alto precio de las piezas de artillería hacía que se extendiera su vida útil, trasladándolas geográficamente y manteniéndolas en uso largo tiempo. No hay datos sobre su origen, únicamente los expertos barajan, por su estado, que hayan estado en algún momento enterrados o sumergidos.

LA TERCERA CUREÑA

Hay un tercera cureña que está en los almacenes de la Escuela Taller de Construcción y Rehabilitación. Es un poco más ancha que las instaladas y está destinada a otro cañón, la pieza de artillería que están preparando los alumnos de Soldadura de la Escuela Taller Parque de Aranzadi.

Es una réplica porque su destino final es dotar de pareja a otro cañón, también moderno y realizado en resina, que es el que hoy se exhibe en la parte superior del Centro de Interpretación de las Fortificaciones de Pamplona (calle Arrieta, esquina con Aralar). Este elemento desde el principio fue parte de la imagen gráfica de este centro temático del Ayuntamiento de la Ciudad, que abrió sus puertas el 29 de marzo de 2011.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual