Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
este miércoles

Charla sobre la abeja productora de miel en el Museo de Educación Ambiental

  • El veterinario Eduardo Pérez de Obanos explicará, además, las conclusiones del estudio de APIDENA sobre las poblaciones en Navarra

0
Actualizada 14/05/2013 a las 12:06
  • dn.es. Pamplona
La abeja es un insecto enormemente beneficioso para la agricultura y para el medio ambiente. Es el principal agente polinizador en los campos y montes, más activo y eficaz que el viento o que cualquier otro animal. Además, proporciona al hombre algunos productos insustituibles, como la miel y la cera. En los últimos tiempos, los apicultores pueden dar fe de ello, las abejas (también la abeja negra o abeja melífera) están sufriendo un descenso muy importante por los parásitos, el cambio climático, la contaminación ambiental, los plaguicidas neurotóxicos y algunos depredadores, como el abejaruco o la avispa asiática.

En Navarra el descenso ha sido menor. Las causas de estos fenómenos y las posibles soluciones serán algunos de los temas a abordar en el Aula de Sostenibilidad del Museo de Educación Ambiental. Eduardo Pérez de Obanos será el encargado de la sesión del Aula de Sostenibilidad del Museo Ambiental de mañana miércoles, a las 19 horas, con entrada libre y el título “La abeja productora de miel (melífera): Situación y amenazas”.
Pérez de Obanos es veterinario y técnico de la Asociación de Apicultores de Navarra (APIDENA), en donde trabaja desde 1998. Tiene 70 colmenas propias y, además del trabajo propio de la asociación, da cursos y charlas sobre temas apícolas. Ha dirigido, además, el estudio de APIDENA sobre las poblaciones de abejas en Navarra.
APIDENA es una asociación sin ánimo de lucro creada para proporcionar los servicios necesarios a los apicultores en el proceso de elaboración de la miel, divulgando contenidos en relación a la apicultura y ofreciendo formación.

Navarra menos perjudicada, por su sistema de explotación


En los últimos años, la abeja está sufriendo un descenso muy importante de sus poblaciones a causa de enfermedades mortales como la varroa (un género de ácaro que produce una enfermedad que disminuye el tamaño corporal de la abeja) o la nosema (un protozoo parásito que afecta al aparato digestivo de las abejas), pero también por la importación incontrolada de abejas de razas no autóctonas o la acción del ser humano que elimina la flora que las sustenta. La importancia de la abeja para la biodiversidad es tal, que se están realizando a nivel europeo trabajos muy importantes para estudiar la evolución de las poblaciones de abejas y la incidencia que puedan tener diversas causas en su desaparición.
También se han hecho estudios en Navarra.

La Asociación de Apicultores (APIDENA) ha llevado a cabo un estudio de caracterización molecular y genética de las poblaciones, dirigido por Eduardo Pérez de Obanos, para determinar las posibles hibridaciones de razas y la adaptación genética del animal a las condiciones de la región. Una buena adaptación y resistencia son importantes para la supervivencia de las colmenas y Navarra es un hábitat muy adecuado para estudiar posibles cambios y adaptaciones porque ofrece las mejores condiciones ecológicas, por su topografía montañosa y por ser un punto de encuentro entre dos regiones bioclimáticas españolas: el Atlántico y el Mediterráneo.

El sector apícola en Navarra se basa en un gran número de pequeñas explotaciones y pocos profesionales que trabajan fundamentalmente con abeja autóctona. Al ser una apicultura mayoritariamente de aficionados el aspecto meramente productivo no resulta tan importante, y por ello se dan las condiciones propicias para poder desarrollar un intento de recuperación, de conservación y de mejora. Además, la cultura trashumante es de escasa incidencia en la Comunidad Foral y no hay profesionales que trabajen básicamente con otras razas y sus híbridos. Todo ello ha hecho que, desde el punto de vista de la contaminación genética, las repercusiones nocivas de la trashumancia no hayan sido tan perjudiciales como en el resto de Europa.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual