Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Ayuntamiento de Pamplona

Familias desahuciadas podrían utilizar viviendas municipales

0
Actualizada 22/01/2013 a las 12:19
  • DN.ES. PAMPLONA
254 familias se han beneficiado del programa municipal Provivienda que regula el subsidio de alquileres a familias que viven en infravivienda, vivienda inadecuada y otras situaciones que puso en marcha el Ayuntamiento de Pamplona en 2004. Según los datos del último año, en el que se atendió a 64 familias, el perfil de beneficiaria de estas ayudas es el de una mujer, sola y con hijos.  El Consitorio pamplonés trabaja en la elaboración de una norma de utilización de viviendas municipales para casos de familias en desahucio.

La concejala delegada de Bienestar Social e Igualdad, Ana Lezcano, y la directora de Bienestar Social e Igualdad, María Jesús Vicente, han explicado los pormenores del programa. Además, el Ayuntamiento está elaborando una norma para que familias en situación de desahucio puedan utilizar temporalmente viviendas municipales antes de acceder a otros recursos.

El programa Provivienda lo puso en marcha el Ayuntamiento de Pamplona con el objetivo de paliar los problemas de infravivienda o vivienda inadecuada que se pudieran dar en personas solas o, más habitualmente, en familias residentes en la ciudad. El programa se basa en la concesión de ayudas económicas mensuales, entre un mínimo de 6 meses y un máximo de dos años, para apoyar el proceso de mejora e independización de estas personas y familias. Quien recibe esta ayuda no puede volver a solicitarla hasta que transcurran cinco años.

Los casos son derivados desde las unidades de barrio y otros servicios y programas municipales (Servicio Municipal de Atención a la Mujer, Equipos de Infancia y Familia…). Una Comisión de Valoración del Programa analiza el caso concreto y eleva una propuesta de ayuda económica para la persona beneficiaria, con la exigencia de utilización de ese dinero para el pago del alquiler. Una vez concedida la ayuda, el usuario, el trabajador social y la técnica de Alta Exclusión firman un contrato con una serie de acuerdos, entre los que se encuentran, aspectos relacionados con el mantenimiento de la vivienda, ahorro por parte de la familia, búsqueda activa o estabilización del empleo, atención a los menores… A partir de ahí se realiza un seguimiento tanto del pago de la ayuda como del pago del alquiler y del cumplimiento de los acuerdos rubricados. En 2012, el 92% de las familias beneficiarias del programa finalizaron el proceso con éxito, es decir, recibieron la ayuda estimada por cumplir los acuerdos.

INCREMENTO CONTINUADO DE LAS ATENCIONES

El programa Provivienda se puso en marcha en 2004, año en el que atendió a 10 usuarios. Un año después, los usuarios aumentaron hasta 18. En 2006 recibieron ayuda 21 familias. En esos primeros años el perfil de atenciones era sobre todo de familias extranjeras. 

En los años siguientes continuó el incremento de beneficiarios con 39 familias en 2007, 47 en 2008 y 51 en 2009. Ese año se percibió, además, que poco a poco los casos se iban alargando en el tiempo y traspasaban la frontera del año natural, recibiendo ayuda en dos convocatorias.

En 2011 un total de 65 familias recibían la ayuda del Ayuntamiento de Pamplona. De ellas 31 provenían del año anterior y 34 eran casos nuevos. Las familias comienzan a permanecer más tiempo en el programa y a agotar los 24 meses de prestación, debido a la dificultad a la hora de lograr una vivienda protegida o un trabajo. Esta tendencia se confirmó en 2012 cuando, por primera vez, se atendieron más casos de familias que ya cobraban la ayuda desde el año anterior que nuevos casos. 64 familias fueron atendidas, de las que 39 ya percibían la ayuda.

MUJER, SOLA Y CON HIJOS

De las 64 familias que solicitaron la ayuda, en 49 de ellas la solicitud la presentó una mujer y en 15 casos, un hombre. El perfil de solicitante de estas ayudas municipales el año pasado fue, por tanto, el de una mujer, sola y con hijos. Un 60% de las personas que pidieron las ayudas del programa Provivienda cumplía con ese perfil.

Diez de las 49 mujeres vivían en pareja y el resto, 39 (es decir, casi un 80%), lo hacían sin ella. De estas 39, 37 tenían hijos a su cargo, entre 1 y 5, y solamente en dos ocasiones, dos mujeres cerca de los 65 años, vivían solas. Entre las mujeres sin pareja surgen en los últimos años, tímidamente, otras formas de convivencia bien sea con la madre o con algún familiar (hermana) para que les ayude en el cuidado de los hijos.

En 15 casos, la solicitud la presentó un hombre, con un perfil además diferente al de la mujer beneficiaria. En el caso masculino, 13 de esos 15 hombres vivían en pareja (un 86,66%), doce de ellos con pareja e hijos y un caso de convivencia de personas mayores a punto de cumplir los 65 años. Los dos hombres solicitantes sin pareja la habían tenido ya que uno convivía con sus hijos mientras su esposa continuaba en el extranjero y otro tenía custodia compartida.

USO DE VIVIENDAS MUNICIPALES

En la actualidad, el Ayuntamiento de Pamplona trabaja en la elaboración de una norma de utilización de viviendas municipales para casos de familias en desahucio. Se llevaría a cabo dentro de un itinerario de inserción en materia de alojamiento, en casos en los que no hay una alternativa más integradora, y consistiría en el uso de esos pisos municipales durante un plazo breve y determinado, con el objetivo de conseguir una vivienda de alquiler libre a través de la ayuda que supone el programa Provivienda. La Oficina de Mediación Hipotecaria, Gerencia de Urbanismo, Patrimonio y Bienestar Social tienen previsto que esa norma, que coordine a los distintos organismos que tienen que ver en la problemática de los desahucios, se desarrolle de manera integral a lo largo de 2013, en el que además el programa Provivienda cumple una década.

El programa Provivienda se ha ido adaptando desde 2004 a los cambios y necesidades sociales. En 2006 amplió su universo no solo a quienes se encontraban en situación de infravivienda, sino también a quienes no pudieran tener la capacidad de pagar por ellos mismos la vivienda de alquiler libre en la que residían. En 2007 incluyó a las mujeres víctimas de la violencia de género debían salir de Pamplona y en 2009 incorporó la posibilidad de conceder las ayudas a familias que vivían en una VPO, siempre que se dieran una serie de circunstancias avaladas técnicamente. Durante el año pasado, el programa fue flexible hacia las familias en situación de desahucio, modificando sus bases para excluir únicamente a quienes habían tenido una vivienda en propiedad durante los últimos años, si a su venta habían obtenido beneficios económicos.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual