Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CINE AL AIRE LIBRE

Las manos que transportan el cine

  • Ellos montan y desmontan las "Noches de Cine", salas ambulantes que llenan de historias los barrios de Pamplona durante el verano

Imagen de la noticia

Las manos que transportan el cine

Mª Paz Jiménez es la encargada de anclar la pantalla de 28 metros cuadrados al andamio, que se eleva sobre una altura de 6 metros. JESÚS GARZARON

Imagen de la noticia

Las manos que transportan el cine

A las 22.00, el cine comienza y los parques se llenan de gente. J. GARZARON

Imagen de la noticia

Las manos que transportan el cine

Enrique de Las Heras, encargado de Movilcine, ajusta el proyector en el boulevard de Iturrama. J ESÚS GARZARON

Imagen de la noticia

Las manos que transportan el cine

Kiril Kostadinov Karamitov e Iñaki Braco Jiménez, montadores. J. GARZARON

0
Actualizada 23/08/2011 a las 10:24
Etiquetas
  • JOSÉ MIGUEL SÁNCHEZ . PAMPLONA

LA tela blanca de la pantalla sube, trepa por el andamio de 6 metros. Se asegura, se fija, los montadores evitan que la tire el viento. Se mantiene fija y sobre ella se proyectan vampiros, titanes, guerreros y extraterrestres. Historias. Una tela igual de blanca que la primera página de un libro. Impoluta y expectante. Electricistas, coordinadores, distribuidores, jardineros y personal de limpieza hacen posible que el cine llegue a los rincones y jardines de Pamplona. Al aire libre, gratis y en verano. Víctor Piñero Larrasoaña, jefe de estructuras del Ayuntamiento de Pamplona, lo explica así. "Nosotros somos los invisibles. Ponemos y quitamos. Aparecemos y desaparecemos, como el Guadiana".

Desde el 4 de agosto, las "Noches de Cine" del Ayuntamiento de Pamplona han trasportado el cine al bulevar de Iturrama, el parque de Echavacoiz, la plaza Doctor Gortari en San Jorge, el parque de Yamaguchi, la plaza Felisa Munárriz de la Milagrosa, el parque del Lago de Mendillorri, la plaza Arriurdiñeta en la Chantrea, el parque de los Enamorados en la Rochapea y la plaza San Francisco. Su labor termina esta semana. Estas son las manos que lo hacen mover.

7.30h. Los jardineros

Todo tiene que estar limpio a la hora de la proyección. Los jardineros se encargan de acondicionar la zona al punto de la mañana para que por la noche no haya ni un solo papel. También se hacen cargo de desactivar digitalmente los aspersores para que no salten durante la proyección. Un año, en el parque Yamaguchi y debido a un fallo eléctrico por una tormenta, los aspersores se activaron cuando los montadores, afortunadamente, ya estaban recogiendo los equipos. Al día siguiente, los grupos de limpieza se encargan de nuevo de dejar los parques igual de limpios que el día anterior. Todo queda listo para la siguiente proyección.

19.30h. Los montadores

Una estructura de andamios de 6 metros. 400 sillas transportadas para el barrio de Iturrama. Más de 800 para Mendillorri. Y cuando cae la tarde, ellos lo tienen todo montado en poco más de una hora. Kiril Kostadinov Karamitov e Iñaki Braco Jiménez hacen acto de presencia en el lugar de la proyección a las 19.30. Pertenecen a la empresa Eventos, contratada por el Ayuntamiento para este tipo de actos. El jefe de estructuras, Víctor Piñero, explica que se "transporta todo en un camión, se monta y cuando la película ha terminado, todo se desmonta de nuevo". Son los encargados de dar forma a la noche de cine.

20.00h. La organización

Mª Carmen Goyeneche Aguirre, Ronald Calvo Calvo e Iker Iturralde Echániz toman el pulso de los espectadores. Todo tiene que salir bien. Pertenecen a la organización del Civivox y se encargan de la selección de las películas. Además, comprueban la afluencia de público y si el filme tiene una buena acogida. Según los resultados, toman nota para el año que viene y lo tienen en cuenta para la selección de la próxima temporada.

Carmen Goyeneche es la encargada de coordinarlo todo. "Cada uno de los espacios de cine tiene un género. En Mendillorri y la Rochapea, por ejemplo, el cine es para un público familiar. En San Francisco es más general, porque no van niños pequeños sino gente de la zona, más interesada en unos títulos menos comerciales. Nos podemos equivocar, pero intentamos no hacerlo", reconoce.

Además, los responsables de Civivox se ocupan de garantizar la comodidad de los espectadores y que nada moleste el visionado. "Durante toda la proyección", cuenta Goyeneche, "estoy con los cinco sentidos, viendo las reacciones de la gente. No miro la película. Miro si la gente está a gusto, cómoda. Además, hacemos una función de vigilancia, para que no venga un grupo que moleste o alguien hablando muy alto. Vigilamos que no pase nada, si la película ha funcionado, cuánta gente ha ido y qué tipo de público. Si se trata de una película de una saga que no ha gustado, se toma nota para el año siguiente. Cuando termina la proyección y se encienden las luces, nos acercamos a preguntar si les ha gustado la película".

21.00h. Los proyectores

Mª Paz Jiménez, de la empresa Movilcine, ata la tela de la pantalla a la estructura metálica. Son 7 metros de largo por 4 de ancho y necesita de cinco personas para alzarla sobre el andamio. Va sujeta con broches y bridas para que el viento no la tire y quede tensa. "Al final", cuenta Jiménez, "la pantalla es una vela que se hincha cuando sopla mucho viento. Si hace mucho aire, el sistema de broches haría que sólo cayera la tela, por lo que la estructura no se vería afectada". Una pantalla de 28 metros cuadrados que "no tiene un montaje complicado, pero que pesa mucho".

Enrique de Las Heras Becerra es el gerente de la empresa Movilcine, una idea que le surgió hace ahora 24 años. "Cuando iba a los pueblos pequeños comprobaba que allí la gente no podía ver cine. Empecé a darle vueltas a la cabeza y pensé en una empresa que llevara el cine a aquellos sitios donde no lo hay. Nuestra primera vez fue en Elizondo y Lekunberri", recuerda de Las Heras.

La empresa se encarga de proponer al Ayuntamiento un catálogo de posibles películas para todos los públicos que ellos ya han visionado previamente. Si el consitorio da el visto bueno, Movilcine contacta con las distribuidoras. "Entonces se inicia el proceso de contratación y pagamos por los derechos de exhibición pública. En un sector como el nuestro, es fundamental llevar muchos años". El precio de la película suele rondar los 500 euros y en lugares donde existen salas de cine, como en Pamplona, las películas deben haberse estrenado, como mínimo, hace un año.

Las películas se proyectan en dos tipos de formatos. O bien en el tradicional 35 mm con dos rollos, o en soporte de alta resolución digital. A las 11 de la mañana del mismo día, se vuelve a ver la película entera para comprobar que no haya ningún problema. Enrique de Las Heras recuerda un estreno curioso. "Titanic fue una revolución. Había gente con la que no trabajábamos y que nos llamó pidiendo sólo Titanic. Jamás había visto una cosa así".

La demanda para este tipo de empresas no suele ser, por lo tanto, de público, sino de ayuntamientos que solicitan sus servicios. "En nuestro caso da igual que vaya mucha o poca gente. Cobramos igual. Una empresa como la nuestra vive de lo que le pagan los ayuntamientos. Los cines viven del público que va a ver las películas". Cuando la proyección termina, de Las Heras y su equipo tardan una hora y quince minutos en recogerlo todo.

21.58h. El electricista

Cuando quedan pocos minutos para que comience la película, Txema Zabalegui Jaurrieta mantiene un dedo sobre el panel de luces. Sin electricidad, no hay cine. Es la fuente de alimentación para los dos altavoces de 500 vatios y el proyector. Zabalegui, electricista, es el encargado de realizar las conexiones. Pertenece a la empresa de electricidad Etra Norte, encargada de controlar la luz en la zona sur de Pamplona. Maneja el cuadro de luces que apaga las farolas del rectángulo que rodean a la pantalla."Si no funciona la electricidad", cuenta, "no hay proyección". Cuando dan las 21.58, Zabalegui recibe la señal y desenchufa el circuito rectangular de las 12 farolas que rodean, en este caso, la pantalla del boulevard de Iturrama. "Sólo se corta una parte para no dejar sin luz a todo el mundo. Las farolas ya no se encienden a una hora concreta, poseen una célula que envía la señal de encendido cuando capta la oscuridad. Y cuando apago todo, ya que estoy aquí me siento a ver la película", cuenta Zabalegui.

22.00h. La película

A las 22.00 y con una puntualidad británica, surge entre la oscuridad la voz de Mª Carmen Goyeneche Aguirre. "Muy buenas noches a todos. Señoras y señores, bienvenidos al cine de verano". Con las luces apagadas, el proyector dispara a la pantalla un haz de luz que ilumina la cara de los espectadores. Sentados sobre las sillas, algunos sobre mantas y otros sobre el césped, cenan o pasan sus últimas horas del día rodeados de cine. A la mañana siguiente, allí ya no quedará nada. Las manos que transportan el cine lo habrán recogido todo.

Un total de 11.737 espectadores en las "Noches de cine"

Las "Noches de cine" programadas por el Ayuntamiento de Pamplona terminan esta semana con un total de 11.737 espectadores acumulados y se clausurarán con la proyección de cinco películas. Ayer fue Avatar (plaza Doctor Gortari, San Jorge), de ciencia ficción, hoy será una de aventuras, Sherlock Holmes (plaza Felisa Munárriz, Milagrosa), mañana una infantil, Tiana y el sapo (parque del Lago de Mendillorri), el jueves el thriller 2012 (Plaza de Arriurdiñeta, Chantrea) y cerrará el programa el drama nominado al Oscar The blind side. Un sueño posible (Plaza San Francisco, Casco Antiguo). Las películas comienzan a las 22 horas y tienen entrada libre. En total, se han proyectado 22 filmes comerciales en 9 parques y plazas de la ciudad.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual