Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Burlada

El alcalde dice que no hay marcha atrás en la decisión

  • Con la medida, dicen, los niños ahora matriculados completarán la atención simultánea en inglés, castellano y euskera

El alcalde dice que no hay marcha atrás en la decisión

El alcalde dice que no hay marcha atrás en la decisión

Un grupo de padres recogiendo a sus hijos en la escuela municipal infantil de Burlada.

JEsús garzaron
16/02/2016 a las 06:00
  • M.M. Burlada
No será una transición tranquila el cambio de enseñanza el próximo curso en la escuela municipal infantil de Burlada, en la que desde su inauguración en 2010 se impartían de forma simultánea el castellano, inglés y euskera. A la decisión del equipo de gobierno (Cambiando Burlada-Burlata Aldatuz y Bildu) de suprimir el inglés y separar las matrículas de euskera y castellano se oponen un grupo de padres que presentarán una reclamación en el Ayuntamiento.

A parte de mostrar su desacuerdo con la eliminación del inglés, pedirán que como mínimo esta lengua se mantenga tres años. De esta manera, alegarán, todos los niños matriculados en este servicio de 0 a 3 años podrán completar el ciclo como se ofertó: con la enseñanza de forma simultánea de los tres idiomas. Pero mediante un comunicado el equipo de gobierno ya les ha contestado que no por “dificultades organizativas”.

En el Ayuntamiento ya sabían de sus intenciones porque las escucharon de primera mano el alcalde y la primer teniente de alcaldía, Txema Noval (Cambiando Burlada) y Berta Arizkun (EH Bildu), en una reunión que mantuvieron con las familias la semana pasada. A la convocatoria a los padres de los 104 niños asistentes al centro, respondieron una treintena de familias. Y, aunque sí hay padres partidarios de la medida, a dicho encuentro no acudieron.

Así que Noval y Arizkun se enfrentaron a una cita tensa con críticas a su decisión y con personas a las que no les convencieron los argumentos del equipo de gobierno. Según Cambiando Burlada y Bildu, se trata de normalizar una enseñanza “experimental” que no ha cuajado en el resto de la comarca de Pamplona. Para ambas formaciones, los niños necesitan una lengua de referencia en su aprendizaje del mismo modo que ofrecen las otras escuelas infantiles de la cuenca

“Estamos pensando unirnos”

Asier Agorreta Domblás es uno de los padres que se opone a la propuesta. “Y con otros como yo, estamos valoraron la idea de unirnos para hacer frente a esta medida. No se ha contado con nosotros en una decisión tan importante más cuando dejará sin inglés a muchos niños que ya han comenzado este ciclo, como mi hija que tiene siete meses. No hay argumentos sólidos que justifiquen este cambio”.

“Me parece una locura. Si quieres salir, el inglés es fundamental. Yo había pensado matricularla en el PAI (el colegio público Hilarión Eslava de Burlada lo ofrece) y cuanto antes comenzara a entenderlo mejor”, añade Ana María Bigú, que lleva al centro a una niña de dos años. Una opinión compartida por Albeiro Carmona Rojas y Paula Viruco Peralta, padres de una niña de 16 meses. “Nos gustaba que el centro fuera trilingüe y uno de los motivos por la que la trajimos aquí era éste. Y, además, ella había comenzado a entenderlos e incluso a hablarlos”.

Otras, como Yolanda Acurio Vaca, cree que el valor más importante de la escuela era el inglés. “Porque sí, está muy bien que aprendan euskera. Pero... ¿De qué les va a servir si el día de mañana si quieren salir fuera a estudiar o trabajar? El inglés es el idioma internacional y punto. Yo estaba tan ilusionada con que lo aprendiera de tan pequeño (su hijo tiene 10 meses) que hasta le ponía los dibujos de la tele en inglés”.

Elena Goñi Puyol desconfía de los argumentos del equipo de gobierno. “Mi hijo, a sus dos años, está con cinco idiomas porque me pareja es extranjera y también sabe ruso, que se lo habla al pequeño. No tiene ningún problema ni en comprensión ni en aprendizaje. Y el inglés es la lengua que nos abre las puertas al mundo”.

“¿Por qué no se compaginan como hasta ahora las tres lenguas si los padres no vemos problemas en los niños? No entiendo ese interés por darle más relevancia a uno. Aquí se apostaba por la integración y ahora quieren separar”, critica a su vez Patricia Arriazu Ruiz, madre de una niña de dos años y medio. “Ahora ya no sé si la traeré el próximo curso”.

Marta Goicoechea Luque también cree que suprimir el inglés priva a los pequeños de una base para su futuro. “Un futuro que en muchos casos pasa por salir fuera donde el inglés es fundamental. Creo que todo lo que sea potenciar las lenguas es cultura. Y ahora parece que por ensalzar el euskera se quieren cargar otros. No lo veo bien”.

“Aprender desde pequeños es un avance”, incide Leticia Senosiáin Arregui. “Mi hija, de 3 años, utiliza su idioma de referencia pero sabe bastantes palabras en euskera e inglés. Y será una faena para los que ya habían empezado el ciclo de esta manera”. Lo que le sucederá al hijo de 8 meses de Alfonso Barranco Revilla, que este año se había matriculado por primera vez. “Uno de los motivos para traerlo aquí es que se daba inglés. Me parece fatal que lo quiten porque a la larga les va a valer mucho más. Pero eso no quiere decir que quiten el euskera. Que dejan las cosas como están”.

“Si yo quisiera que mi hijo aprendiera solo euskera lo hubiera matriculado en una ikastola. Vinimos aquí por se daban los tres. Con esta medida parece que nos obligan a elegir lo que ellos quieren, no lo que es mejor para nuestros hijos porque el euskera están muy bien para aquí, pero para el resto del mundo lo que vale es el inglés”, dice la pareja formada por Beatriz Fernández Requeiro y Diego Leiva Barromán. “Me hubiera gustado que mi hijo de 8 meses saliera a sus 3 años con unas nociones de inglés. Es un disparate que lo quiten cuando se deberían fomentar su aprendizaje desde muy pequeños como en otros países”, opina Luis Orzanco Ojer.

En cambio, Maite López de Dicastillo Inza, reconoce que no lo tiene claro. “Yo esto y contenta con los tres pero también pienso que se potencie el euskera en las escuelas infantiles”. Mirian Beguiristáin Olakoaga aplaudía la idea. “Era un jaleo para los pequeños ya desde el periodo de adaptación porque un día era un educador y al poco otro, lo que no es bueno cuando son tan pequeños. Eso sí, el equipo de cuidadores valen muchísimo. Además a estas edades no creo que adquieran grandes conocimientos como para hacer una inmersión al inglés”.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual