Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
valle de Aranguren

Irulegui, la historia recuperada

  • El Ayuntamiento del valle de Aranguren y la sociedad Aranzadi trabajan desde 2007 en recuperar el castillo medieval situado en la peña de Lakidain

Vista de parte de los restos recuperados y puestos en valor del castillo de Irulegui.

Irulegui, la historia recuperada

Vista de parte de los restos recuperados y puestos en valor del castillo de Irulegui.

JESÚS GARZARON
0
02/02/2016 a las 06:00
  • c.a.m. Laquidáin
La cima de Irulegui , en la sierra de Aranguren, fue durante siglos un emplazamiento estratégico del Reino de Navarra dentro de la Cuenca de Pamplona. Los historiadores coinciden en que primero fue escenario de un castro prehistórico “vascón” y con los siglos de una de las fortalezas medievales de Navarra de las que apenas quedan vestigios. Quedan dudas de las fechas exactas de su construcción. De lo que no hay sospecha es de que ahora es escenario de la historia recuperada. Desde 2007, de la mano de la sociedad de ciencias Aranzadi, la impulsa el Ayuntamiento del valle de Aranguren. Hasta la fecha se han puesto en valor buena parte de los restos que no fueron derruidos cuando en 1496 decidieron arrasarlo para evitar que fuera tomado por tropas castellanas. En 2016 seguirán los trabajos. Se centrarán, por indicación de Príncipe de Viana, en el muro de cierre norte, una de las zonas pendientes junto al acceso al patio principal y las dependencias de la capilla.

La recuperación de este enclave estratégico en la cuenca de Pamplona, situado a 893 metros de altitud y al que ahora se accede principalmente desde Laquidáin, comenzó a través de campos de trabajo que organizaban el Ayuntamiento del valle de Aranguren y el departamento de Juventud. El trabajo en auzolan también ha sido parte importante en la recuperación de unos restos arqueológicos que estaban semiocultos y que han ido viendo la luz. De hecho, una visita a este punto desde el que se domina de manera excepcional la cuenca de Pamplona y la capital, pero también los caminos que desde Izagaondoa conducen a los puertos pirenaicos, permite ver la reconstrucción de lo que quedó de la torre, el aljibe (vallado), la capilla, y parte de los muros. En los últimos años siguen las convocatorias públicas para el trabajo voluntario. Además, el Ayuntamiento, a través de iniciativas de fomento del empleo, ha contratado a vecinos para acometer los trabajos de albañilería. En ellos se utiliza el mortero de cal y arena. “Al estilo tradicional, que se va convirtiendo en piedra pero que no se agrieta como el cemento”, contaban los arquitectos en una visita que tuvo lugar, en otoño, a la cima de Irulegui en la que trabajadores municipales, corporativos y representantes de Patrimonio del Gobierno de Navarra comprobaron sobre el terreno la evolución de los trabajos que empezaron hace más de ocho años. La dirección técnica corre a cargo de Aranzadi, de su departamento de Arqueología Histórica, que en 2012 publicó un monográfico donde se contaba el trabajo llevado a cabo hasta entonces. En él definían al castillo ubicado en la también denominada como peña de Lakidain como “enclave estratégico para el control y organización de la comarca desde, al menos, el Bronce Final y hasta el ocaso del Reino de Navarra”.

NUEVA SEÑALIZACIÓN

De aquella visita surgió la confirmación de que junto a los restos arqueológicos ahora visitables se iban a colocar señales informativas. En ellas se marcarían los puntos visibles de toda la comarca. Entonces, al final de la campa desde la que se accede al castillo, existía un panel en el que se resume parte de la historia del castillo.

En la visita a los restos arqueológicos se aprecian las diferentes épocas de construcción de los distintos elementos de la fortificación. También los usos que tuvo, como una capilla en la zona norte, que antes tuvo uso defensivo ya que “la solera del presbiterio se encuentra muy cercana al arranque de las saeteras”. Aranzadi reconoce que el trabajo llevado a cabo en Irulegui a lo largo de los años ha permitido sacar a la luz “un interesante ejemplo de arquitectura medieval navarra de carácter defensivo”.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual