Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Anónimos populares

En Lacarra no hay partidas de mus

  • Nació en Navarrería, fue cordelero, repartidor de periódicos, electricista y defensor de los derechos de los trabajadores

José Javier de la Era, asomado al patio de la sede de Lacarra en Estafeta, sostiene una ilustración de Miren Asiáin.

En Lacarra no hay partidas de mus

José Javier de la Era, asomado al patio de la sede de Lacarra en la calle Estafeta, sostiene una ilustración de Miren Asiáin.

CALLEJA
0
01/02/2016 a las 06:00
  • pilar fdez. larrea. Pamplona
"A ver cuándo nos vamos de vacaciones”, le dice a José Javier de la Era su mujer. Él lo cuenta y sonríe a medias, como una forma de explicar que, desde que se jubiló, y van seis años largos, casi no para en casa. Es defensor sin matices del envejecimiento activo, un eslogan tal vez muy manido, pero menos puesto en práctica. No sucede así en la Asociación de Mayores Lacarra. Con sede en la calle Estafeta de Pamplona y cinco años de andadura, suman ya más de 200 socios en proyectos solidarios y de formación, el de las Huertas Amigas es el más conocido, pero su mochila tiene aún capacidad para mucho más. Y en ello están.

José Javier de la Era Francés, ‘Chacho’. nació en la calle Navarrería, en el número 12. Con 6 años se mudaron a Dormitalería. Son dos hermanos. El padre murió cuando él tenía 9 meses. “Los curas propusieron a mi madre que nos llevara a la Providencia, pero no quiso saber nada, quería que estuviéramos en casa, aunque no tuviéramos más que pan para comer”, rescata el carácter de una mujer valiente: Pilar Francés Castillo, repartidora durante años de Diario de Navarra. “Yo le acompañaba a la rotativa de la calle Zapatería, ella preparaba los periódicos para los pueblos, nada más salir de la máquina, y luego, de 4 a 8 de la mañana, vendíamos en la Plaza del Castillo”, continúa el relato. José Javier estudió electricidad en Virgen del Camino, y compaginaba las clases con el reparto de periódicos. “Como se podía”, y ella, la madre, de modista y cocinera el resto de horas. Se recuerda también de cordelero, junto al Redín. Ayudaba a Juanito Elizari en verano. “No era más que un niño, pero aprendíamos”, describe un pasaje cotidiano en la Pamplona de los 50.

José Javier se empleó en Ignacio Soria, y estudió oficialía entretanto, “porque hacían falta los dineros en casa”. Hasta que la crisis engulló la empresa en 1983. “Fuimos a Madrid con la marcha de trabajadores”. Pero no pudo ser. Luego trabajó en una empresa de frío. “Me tuve que reciclar”, recorre una trayectoria laboral siempre muy de la mano de la reivindicación. “Muchos de los que estamos en Lacarra venimos del mundo sindical, sobre todo de Solidari”, apuntala José Javier los inicios de una entidad que ayudó a fundar. “Seríamos unos 40”, enriquece las cifras Victorio Goyenaga Tornaría, otro de los socios.
El histórico concejal tudelano José Mari Lacarra da nombre a la entidad, una especie de homenaje al edil fallecido. “Nos han tocado las décadas laborales de los 60 y 70, nos hemos movido mucho y aún guardamos ganas de trabajar, no estábamos dispuestos a quedarnos con la partida del club de jubilados y nos preguntamos ¿Y ahora qué?”, describen un retiro de personas aún en forma. Se estrenaron en 2011. “Coincidió justo con el primer recorte a las pensiones y decidimos que teníamos que defender a los mayores”, señala Goyenaga.

HUERTAS AMIGAS Y MÁS

Complicado resumir en pocas líneas la labor de Lacarra. Reparten toneladas de verdura y hortalizas en el Banco de Alimentos de Berriozar y en un centro de acogida de mujer. Atienden la distribución de alimentos en Sarriguren, colaboran con Apoyo Mutuo en ayuda de familias desahuciadas, programan charlas sobre economía, muerte digna... Y para 2016 esbozan dos nuevos frentes: el de acompañamiento a mayores solos, y el del club de lectura, empeño este de Javier Zubiri, recientemente fallecido.

“He ido a la universidad ya jubilado”, prosigue José Javier. Estudió cuatro años Ciencias Sociales y Humanidades. Compartió pupitre con Victorio y con tantos otros. Otra experiencia enriquecedora, con el propósito de no anquilosarse en el club de jubilados de la esquina. Las puertas de Lacarra, insisten, están abiertas para todo el que se quiera sumar. “Somos mayores, pero aún no creo que viejos”, evidencian poco antes de bajar al pincho de las once. “Eso todos los días”. Porque el voluntariado, al menos en el caso de José Javier, no ha restado espacio a la vida social, a la del Casco Antiguo, para un pamplonés que pasó también por la Chantrea y ahora vive en la Rochapea.

Los sábados toca vuelta con los amigos que conoce desde que vestía pantalón corto. “Primero Jarauta, luego el Iruña, y a San Gregorio, y de allí a casa”, recorre con la vista el callejero. Los miércoles no olvidan la merienda con los amigos del monte, los de la peña Irunsheme. Esa tampoco puede fallar. Para algo están los grupos de WhatsApp. Y aún queda tiempo para bandear las campañas de la catedral. Describe cuánta adrenalina soltó en San Fermín Txikito, “20 minutos sin parar”. “Fui con un amigo, Esteban Vaquero, lo recomiendo, es una buena terapia”, sostiene. Acaba de llegar de Berriozar, de descargar un furgón de alimentos. Y por la tarde irá a por un armario que alguien cede a quien lo necesita.

José Javier se emociona fácil. Lo confiesa, ya al final de la conversación, al cobijo de su txapela. Parece un hombre serio sin serlo. “Soy de lágrima fácil”, menciona tanta gente solidaria y apunta a una persona rodeada de color, Miren Asiáin Lora. Autora del logotipo de Lacarra, y de singulares postales, diseñadas para Huertas Amigas. “Lo ha hecho sin cobrar y las postales son nuestro medio de agradecimiento a los colaboradores”, sostiene con la mirada otra historia de generosidad.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual