Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ANDONI CANELA | FOTÓGRAFO DE NATURALEZA

“Sentimos la llamada de lo salvaje porque somos animales”

  • ​El artista navarro, afincado en Cataluña desde hace casi 30 años, presentó el lunes en Pamplona ‘La llamada del puma’, su último libro

'La llamada del puma'

Una vuelta al mundo en 15 meses fotografiando 7 animales por todos los continentes.

Fotos del libro 'La llamada del puma', de Andoni Canela 5 Fotos

Fotos del libro 'La llamada del puma', de Andoni Canela

El fotógrafo tudelano Andoni Canela ha publicado el libro 'La llamada del puma'.

ANDONI CANELA
0
05/11/2015 a las 06:00
  • eva fernández . Pamplona
Es la envidia de cualquier reportero gráfico. Viaje, naturaleza y libertad. Si a Andoni Canela (Tudela, 1969) le falta la aventura, se encuentra como animal enjaulado, así que a su mujer y a sus dos hijos decidió llevárselos a su último proyecto: 'Looking for the Wild'. Meritxell Margarit ha escrito los textos de la obra; su hijo Unai, de diez años, es autor de las ilustraciones y compañero infatigable de espera; y Amaia, de cuatro, la pequeña del clan. El resultado ha sido 'La llamada del puma', un libro de casi dos kilogramos de peso, lleno de preciosas e impactantes fotografías hechas en siete continentes, a los que viajaron en busca de siete animales en peligro de extinción y donde no aparecen reflejados sólo ellos sino también su hábitat. El lunes presentó este trabajo en Pamplona.

De los siete animales salvajes fotografiados en el libro, ¿por qué eligió el puma para el título?

Fue cuestión de mi hijo Unai. La noche que Meritxell y yo le planteamos la posibilidad de viajar juntos para hacer el proyecto nos dijo: ‘¡Vale, vamos todos, pero tenemos que fotografiar al puma!’ Ha sido su animal favorito desde pequeño.

¿Cómo decide lanzarse a un proyecto así con la familia?

Precisamente por eso. Siempre he viajado muchísimo, pero con los niños he procurado no estar fuera de casa más de tres semanas. Un proyecto de esta envergadura significaba quince meses de trabajo, así que no quedaba otra... Y estamos encantados.

¿Se han pasado rápido los quince meses del viaje?

Rapidísimo. Estábamos tan ocupados con el trabajo y ha sido una experiencia tan intensa, que casi ni nos hemos enterado y la familia y los amigos tampoco. Ha sido otra manera de vivir.

¿Hicieron el viaje seguido o en distintas etapas?

Fueron quince meses continuos de viaje. En cada destino estábamos entre un mes y pico y tres meses. En general, nos instalábamos en un campamento base y desde allí nos desplázabamos a los lugares adecuados para encontrar a los animales; excepto en Namibia, donde estuvimos viviendo en una tienda de campaña montada encima del 4x4, en medio de la sabana.

Pero, ¿y el colegio de Unai?

Pudimos escolarizarlo en la escuela pública durante seis de los quince meses del viaje: tres meses en EE UU y otros tres en Austrialia.

Menuda aventura...

La mayor parte del tiempo, él venía conmigo a fotografiar a los animales y Meritxell y Amaia se quedaban en el campamento base. Unai es increíble, es como yo, podía estar esperando todo el día, horas y horas, a que surgiera la oportunidad de la imagen... ¡Pero estaba feliz, claro!

¿Cuáles son los animales más difíciles de fotografiar?

El lobo, el puma, el calao y el elefante.

¿Por qué?

Porque son pocos y están en peligro de extinción. Sin embargo, el bisonte americano -que se ha recuperado bastante como especie- y el pingüino son más accesibles.

Usted ha dicho en alguna ocasión que el lobo es el animal más salvaje de todos, ¿qué quiere decir?

Lo es por su relación con el hombre. El lobo es una especie que se ha intentado exterminar en Europa y en el resto del mundo; de hecho, casi se logró, y solo quedan algunos ejemplares en la península ibérica. Es increíble su capacidad de supervivencia y de adaptarse al entorno para no ser localizado.Es muy listo. Se mueve sólo de noche, para pasar desapercibido, y se enconde en los lugares más recónditos. También es un animal muy social, es muy interesante ver cómo se comporta en manada.

¿Y el puma?

Es un animal muy solitario. Por eso le llaman también el león de la montaña. Vive junto a la hembra únicamente en la época de celo y ésta, a los dos años, expulsa también a sus cachorros.

¿Por qué nos atrae lo salvaje?, ¿qué buscamos en estos animales?

Antes, todas las sociedades, incluso las más urbanas, tenían un relación directa con la naturaleza. Sin embargo, ahora, ya no estamos tan cerca de ella y por eso ejerce un efecto poderoso sobre todos nosotros: porque los hombres también somos animales. Lo cierto es que unos más que otros... (ríe)

¿Es la fotografía algo casual?

Por supuesto. Tengo un amigo fotógrafo que siempre me dice que soy un suertudo. Fíjate que llevábamos ya tres meses detrás del puma y al final tuvimos la suerte de ver cómo atacaba a un guanaco...

¿Unai pasó miedo alguna vez?

Sí. Sobre todo una noche que estábamos los dos durmiento y comenzamos a oir el rugido del león... (ríe).

¿Cómo se financió el libro?

Con una iniciativa de crowdfunding, conseguí reunir a 700 mecenas y recaudar unos 30.000 euros, así que estoy muy contento. Inicialmente, el proyecto iba a ser menos ambicioso, con un papel más fino, menos fotografías y menos páginas, pero el material era tan potente, que decidimos utilizar un papel más grueso, sesenta páginas más y 150 fotografías.

Parece un precio muy asequible para el tipo de libro que es.

Sí, el precio de mercado de este tipo de producto viene a ser de unos 44 euros, pero como ya me había comprometido con el precio inicial de 36, lo mantuve, aun a riesgo de tener un margen de beneficio muy pequeño... Pero estoy muy satisfecho. He imprimido 2.500 ejemplares y ya tengo vendidos unos mil nada más salir. Espero que siga funcionando tan bien...

¿Cuál es su próximo proyecto?

Looking for the wild se cerrará el próximo año con la edición de un documental de una hora de duración y con imágenes grabadas en este mismo viaje.

¿También graba usted video?

Sí, lo hago, pero además tenemos material adicional de una productora que ha estado con nosotros un par de veces.

¿Algo más en mente?

A finales de este mes volveré al Ártico, a donde he viajado ya en catorce ocasiones. Mis próximos proyectos tratarán sobre el cambio climático y las auroras boreales.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual