Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
PAMPLONA Y COMARCA

Dulce frenesí para el San Fermín más txiki

  • La nueva corporación txiki lanzó el chupinazo ante cientos de personas, que disfrutaron de los gigantes del Casco Viejo

Dulce frenesí para el San Fermín más txiki

Dulce frenesí para el San Fermín más txiki

Decenas de niños, en las inmediaciones de la iglesia de los Corazonistas, en el lanzamiento de caramelos tras el chupinazo

JOSÉ CARLOS CORDOVILLA
0
28/09/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • noelia gorbea. Pamplona
Una multitudinaria aglomeración de ojos brillantes, rebosantes de ilusión, alegría y deseo incombustible por la llegada de las fiestas del Casco Antiguo de Pamplona, su barrio. Un nerviosismo que aún se hacía más patente en los rostros de los nuevos miembros de la corporación txiki, ya que iban a convertirse en los encargados de prender la mecha del chupinazo anunciador de las fiestas de San Fermín de Aldapa 2015. ‘Escondidos’ en un rincón de la plaza Corazonistas, Oier Santamaría, Anartz Balbuena, Gaizka Ezkurra, Carmen Astráin, como concejales, y Nayra Azcona, como alcaldesa, aguardaban pacientes su turno, el momento de mayor excitación.

Cuando todavía quedaban veinte minutos para el lanzamiento del cohete, cientos de estudiantes de los colegios ubicados dentro del barrio daban parón a sus clases y se encaminaban eufóricos hacia el punto de encuentro. En instantes, la plaza quedaba abarrotada de niños, docentes y un variado elenco de vecinos del centro de Pamplona, que tampoco quisieron perderse el inicio de la fiesta.

Sobre una tarima colocada ex profeso para la ocasión, miembros de la comisión de fiestas representaron un pequeño teatro en que explicaron a los más pequeños en qué consistía el traspaso de poderes de la corporación txiki del año pasado a la de este viernes.

De este modo, los alumnos elegidos, de cuarto de Primaria del colegio público San Francisco y de Santo Tomás-Dominicas, disfrutaron del primer baile de los gigantes que conforman la comparsa del Casco Antiguo de Pamplona. A continuación, pañuelos y bastón de mando en mano, y con la impaciencia como bandera, la corporación se dirigió al tejado de la sede de los misioneros claretianos, mientras sus compañeros de clase coreaban con fuerza sus nombres. “¡Oier!”, “¡Gaizka!”, fueron dos de los más repetidos. La alegría estaba instalada.

Desde lo más alto, los menores prendieron la mecha que dio paso al júbilo. Gigantes y kilikis desfilaron entonces por el barrio ante la ilusión de los presentes.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual