Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Anónimos populares

Manuel Fidalgo, 34 años en el colegio de los Jesuitas de Pamplona

  • En sus labores de mantenimiento y conserjería, se ha cruzado con miles de alumnos a los que sigue recordando

Manuel Fidalgo, esta semana en el patio del colegio.

Manuel Fidalgo, 34 años en el colegio de los Jesuitas de Pamplona

Manuel Fidalgo, esta semana en el patio del colegio.

Eduardo Buxens
2
25/05/2015 a las 06:00
  • Pilar Fdez. Larrea. Pamplona
Los niños contagian sonrisas y puede que hasta miradas. Al menos si se atiende a la de Manolo Fidalgo, profunda y atenta, enmarcada en unos ojos pequeñitos, como si acabaran de despertar. Tiene 58 años y 34 de ellos los ha pasado en los pasillos del colegio de los Jesuitas en Pamplona, “en mantenimiento, en conserjería, en el patio y en lo que hiciera falta”. No es especialmente dicharachero, pero apenas hay rincón de la ciudad donde no se cruce con algún conocido.

Manolo lo advierte. Su nombre es Manuel. De apellidos Fidalgo y Del Teso. Nació en un pueblo con nombre de tintes medievales, Villafáfila de Campos, en Zamora. Fue a la escuela hasta los 14 años. No había posibles para ir a estudiar a Salamanca. El campo era la única opción, las vacas y las tierras. Algunas hermanas, mayores, emigraron, y Manolo siguió sus pasos. Recaló en Tossa de Mar, pero aquello del turismo no le convenció. Probó suerte en Zaragoza y al poco, con 18 años largos, estaba en Pamplona. Trabajó en Electromecánicas Pamplona y en Matutano, hasta que entró en el colegio San Ignacio, con los Jesuitas, donde hacía “casi de todo”. Lo mismo atendía el comedor, que el patio, arreglaba cristales y cuidaba los pupitres, aquellos anclados al suelo. Eran jornadas intensas, casi vivía en la calle Bergamín, desde las siete de la mañana, hasta el oscuro.

Así los primeros veinte años, de modo que lo de ahora le parece “un aperitivo”. Y lo de ahora es llegar a las 7.30 e irse para las 17.15, con receso para comer. “Entro a las 8, en realidad, pero me gusta llegar con tiempo”, matiza. En ese tiempo abre y cierra puertas y más puertas, repasa el gimnasio, los vestuarios o barre al patio del colegio con más alumnos de Pamplona. “¡Hola, Manolo!, le saluda uno de ellos, “¿Qué pasa, Ángel, qué tal?, contesta él, sin mucha carga efusiva, pero con evidente humildad, una cercanía que parece convencer a quienes se cruzan en su camino. “No lo sé, creo que no he hecho nada especial, te lo aseguro, pero es cierto que se acuerdan de mí y me aprecian, es impresionante, todos los mocetes me quieren y el caso es que nunca he sido tampoco dócil, más bien serio”, reflexiona sosegado, en el patio de una tarde de mayo lluviosa y gris.

Tal vez sea porque recuerda los nombres de miles de alumnos que han pasado por aquellas aulas, porque les atiende paciente y porque conoce ya a los padres, exalumnos, que ahora llegan al colegio con sus hijos, “cada año, de alguna manera, el que se va, vuelve”. “Sí, es cierto, me dice un amigo que yo no tendré Alzheimer, quién sabe, eso será lo que Dios quiera”, apunta él con la sonrisa a medias del niño que no se acaba de fiar.

Manolo piensa ya en la jubilación, aunque le cuesta imaginar un horizonte fuera del colegio. Vive solo, en Mendillorri, pero tiene una pequeña huerta en Campanas, donde criaba gallinas y algunos conejos. “Me las robaban todas, no se puede tener nada, acaban con todo, se conoce que lo necesitan”, lamenta indulgente. Así que ahora cultiva algo la tierra y poco más. Pero pasa buenos ratos con un amigo pastor, en Iriso. “Tiene un rebaño de ovejas y le ayudo en lo que sea, comemos allí, estamos a gusto”, describe. De alguna manera, regresa a su infancia.


  • Pablo
    (26/05/15 19:50)
    #2

    Ha sido ver el artículo e invadirme la nostalgia. ¡Qué tiempos! Muy grande, Manolo!

    Responder

  • Martín
    (25/05/15 19:45)
    #1

    Grande, ¡Manolo! Los exalumnos siempre nos acordaremos de ti. Buen homenaje.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual