Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
GALARDÓN

Se abre el plazo para elegir al Ciudadano Popular de Barañáin 2015

  • El jugador de balonmano Iosu Goñi, las Misioneras Dominicas del Rosario y Jesús Portilla, tesorero del club de jubilados y voluntario en distintas asociaciones, optan al premio promovido por Vivir en Barañáin

Iosu Goñi, Misioneras Dominicas del Rosario y Jesús Portilla.

Se abre el plazo para elegir al Ciudadano Popular de Barañáin 2015

Iosu Goñi, Misioneras Dominicas del Rosario y Jesús Portilla.

0
Actualizada 20/05/2015 a las 09:02
  • V.B. BARAÑÁIN
La publicación Vivir en Barañáin, perteneciente al Grupo La Información, ha convocado la vigésimo primera edición del premio Ciudadano Popular, en el que también colabora el Ayuntamiento.

El periódico propone cada año tres candidaturas. Iosu Goñi Leoz, jugador de balonmano en el Aix en Provence, equipo de la 1ª División francesa, las Misioneras Dominicas del Rosario y Jesús Portilla Ochoa de Erive, tesorero del club de jubilados Entrevientos y voluntario en distintas asociaciones, conforman la terna de esta edición.

Se puede votar por el candidato preferido a través del facebook de Vivir en Barañáin. También depositando el cupón que se publica en el número de mayo en las urnas colocadas en el ayuntamiento y en la casa de cultura El plazo finaliza el 1 de junio.

Entre quienes participen, Vivir en Barañáin sortea un conjunto de ratón más teclado sin cables por cortesía de Beep Informática, un bolso de viaje con ruedas gentileza de Viajes Marfil-Naturtrek y dos menús para fin de semana o festivos de la mano del Bar Si Bemol. El acto de entrega del galardón tendrá lugar el 24 de junio, en un acto previo al lanzamiento del cohete de fiestas.

IOSU GOÑI LEOZ

No es sencillo destacar en un deporte y mucho menos llegar a la élite y eso es lo que ha conseguido Iosu Goñi Leoz, que dio sus primeros pasos en la cantera del Balonmano Lagunak.

En categoría juvenil, empezó a alternar los entrenamientos con el Anaitasuna de División de Honor hasta que pasó al equipo pamplonica. Más tarde prosiguió su aventura en el filial del Ademar de León y, al año siguiente, se sumó al primer equipo. Estuvo dos temporadas en el club leonés disputando la liga Asobal y teniendo la oportunidad de jugar la Champions y coincidió con el técnico Manolo Cadenas, actual seleccionador nacional.

Iosu tuvo tiempo también para vivir una cesión de dos meses a un equipo de Qatar hasta que el año pasado fichó por el Aix en Provence de la 1ª División gala, con el que acaba de renovar por otras dos campañas. Ha sido convocado en dos ocasiones por la selección española absoluta. En categoría juvenil ya lució la camiseta del combinado nacional.

Se siente “un privilegido” por vivir de un deporte que le apasiona y que combina con sus estudios de INEF. Asegura que guarda recuerdos imborrables de su paso por Lagunak y de sus técnicos (Iñaki Irisarri, Iñaki Ordóñez y Eduardo de Goñi). Pertenece, además, a una familia con larga tradición en este deporte. Su padre Xabier fue jugador profesional y lleva muchos años en la estructura de coordinación del Balonmano Lagunak y su hermano Manuel también ha jugado en Lagunak y en el filial del Ademar.

MISIONERAS DOMINICAS DEL ROSARIO

La Congregación de las Misioneras Dominicas del Rosario nació en 1918 en la Amazonía peruana de la mano de Monseñor Ramón Zubieta y de la Madre Ascensión Nicol, que fue beatificada en 2005 y cuyos restos descansan en la casa de la Congregación en Barañáin.

La relación con el municipio de las Hermanas Dominicas del Rosario se remonta a 1969 tras trasladarse desde el pamplonés barrio de San Juan. Su hogar en la avenida de los Deportes es casa de acogida para misioneras retornadas. En la actualidad, viven en ella 83 hermanas con una media de edad que supera los 80 años. “Vienen hermanas que no pueden ser atendidas en los países en los que desarrollan su labor misionera, bien por cuestiones sanitarias o porque pertenecen a comunidades muy pequeñas en las que no las pueden atender”, explica Maribel Elizari, coordinadora en la actualidad de la Congregación en Barañáin junto a Teresa Beorlegui.

“Las Misioneras Dominicas nos dedicamos especialmente a la evangelización en los lugares más pobres y abandonados y a la enseñanza, dirigida especialmente a las mujeres. La educación es la base de todo”, señala.

La Congregación colabora con la parroquia de Santa María y con la Asociación de Canto Pueblo Viejo, que a veces ensaya en sus dependencias y guarda su material. Además, se muestra agradecida al grupo de voluntariado del club de jubilados, que realiza labores de acompañamiento con varias religiosas. Por otro lado, abre las puertas de su iglesia a todos los vecinos para la misa de 8,30 horas de lunes a sábado, y de los domingos a las 10 horas.

JESÚS PORTILLA OCHOA DE ERIVE

Jesús Portilla es un claro ejemplo de que la jubilación no se traduce en falta de actividad. Administrativo por cuenta ajena durante años hasta que abrió su propia consultoría, tras jubilarse en 2001 inició una nueva e intensa etapa.

Ligado desde siempre a la parroquia de San Esteban y San Pablo, con la que continúa colaborando, se hizo socio del club de jubilados Entrevientos donde, desde 2003, ejerce de tesorero. Acude a su sede todas las tardes y reserva las mañanas a otras labores de voluntariado.

Dedica dos días a la semana a llevar las cuentas del grupo de voluntarios El Taller, con sede en la Rochapea, y otros dos días, desde hace ya una década, a echar una mano en el Auditorio Barañáin, también en tareas administrativas. “La persona que no sirve, no sirve para nada”, le gusta decir. Además, pertenece al Grupo de Amigos del Románico Astrolabio donde, al igual que otros integrantes, ejerce de guía en visitas programadas porque, aunque se define como “un hombre de números”, la Historia y el Arte son dos de sus pasiones.

De 2002 a 2006 realizó un curso de Humanidades y Ciencias Sociales en el Aula de la Experiencia de la UPNA y ahora continúa asistiendo a cursos en Aulexna (Asociación de Alumnos y Antiguos Alumnos del Aula de la Experiencia de la UPNA). Y aún saca tiempo para disfrutar de sus cuatro nietos, andar y salir a la montaña. A sus 74 años, todavía se atreve con ascensiones cercanas a los 3.000 metros.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual