Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Burlada

La jubiloteca de Burlada, un servicio a tres bandas

  • Este servicio atender a los más mayores, regalar tiempo a sus familias y emplear como cuidadoras al sector más castigado por la crisis, las mujeres

La jubiloteca, un servicio a tres bandas

La jubiloteca, un servicio a tres bandas

El grupo de usuarios de la jubiloteca durante una de las actividades de manualidades.

J.A. GOÑI
1
Actualizada 28/04/2015 a las 17:08
Etiquetas
  • ​M.M. Burlada
Cada mañana, a las diez, se abren las puertas del edificio tutelado de Burlada de la calle San Miguel para acoger en una sala de planta baja a diez vecinos.

Les esperan una trabajadora social y una psicopedagoga que, hasta las 13 horas, realizarán con ellos un abanico de actividades de cara a que mantengan sus habilidades, se socialicen con el resto del grupo y, por descontado, que pasen un buen rato. Y mientras, como otros familiares de los usuarios, Jesús Gorricho Moreno podrá hacer la compra, arreglar un poco su casa, preparar la comida y así disfrutar de la tarde completa con su mujer María Luisa Ibiricu Lizarbe.

Este es el día a día de la jubiloteca de Burlada, encuadrada dentro del programa Respira que impulsa el Servicio Social de Base en colaboración con el área municipal de Igualdad. Como las tarifas de un programa todavía piloto -se inauguró en enero- son simbólicas (entre 3 y 15 euros dependiendo de la declaración de la renta), es el Ayuntamiento el que asume el gasto con una aportación de la fundación Obra Social de La Caixa.
 

 Gracias a esta iniciativa, se ha conseguido atender tres frentes: por un lado a personas mayores con una dependencia moderada; a sus familias, a los que se les regala tiempo y, lo que más valoran, calidad de vida para los suyos ante el desconocimiento de cómo actuar ante pérdidas de memoria paulatinas; muchos de ellos se limitaban a dormitar frente a la televisión . Y tercero, se proporciona trabajo al sector más golpeado por la crisis, las mujeres.


LSTA DE ESPERA

La jubiloteca se ha centrado en la dependencia moderada porque, como explica la responsable del programa de autonomía municipal, Beatriz Zugasti Mutilva, quedaban fuera del uso de actividades como las que se pueden desarrollar en el Centro de Mayores, pero todavía tienen capacidades para poder llevar una vida autónoma con apoyos frente a un internamiento en una residencia. “Desde esta perspectiva, tiene un carácter recuperador y preventivo”. Y se evita infantilizar a estas personas que adelanta el deterioro.

El servicio se puso en marcha con diez personas de entre 70 y 85 años derivadas desde diferentes programas de Servicios Sociales, Centro de Salud o por iniciativa propia gracias a la promoción hecha desde el Ayuntamiento. “Ahora hay una lista de espera de cinco personas y, esperemos, que en el futuro el servicio se pueda ampliar ya que en estos meses ha demostrado su solvencia”. En principio, finalizará en diciembre.

Una de las beneficiarias ha sido María Ángeles Lizarbe Munárriz, de 80 años. “En estas tres horas o me iba a pasear o me quedaba en casa aburrida. Ahora vengo a pasar el día aprendiendo y también haces amigos”. Palabras que suscribe Ángel Arrarás Jaca, de 82 años. “Es que te ayuda desde la mañana, porque la obligación de venir te crea una rutina buena de prepararte y salir. Antes era quedarse atontado en casa. Y encima recuperas algunas habilidades”.

En cuanto a las dos cuidadoras, Oihana López Cestao (psicopedagoga y con el título de Magisterio en Educación) y Txus Durán Guerrero (trabajadora social) forman parte de un equipo de otras 5 mujeres, como ellas también desempleadas, encuadradas en el programa Respira. Sus compañeras se encargan, entre otras funciones, de la atención domiciliaria. Su contrato durará un año. “No es mucho tiempo, pero al menos me permitirá añadir más experiencia a mi curriculum. Llevaba ya tres años desempleada”, dice Txus Durán.


  • +low
    (28/04/15 08:35)
    #1

    Somos geniales inventando palabros. Biblioteca, donde se almacenan libros, ludoteca, donde se almacenan juegos, jubiloteca........... Hecho en falta en el artículo la palabra implementar para terminar de.....

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual