Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
burlada

Combates medievales en el parque municipal de Burlada

  • Cerca de 40 puestos de productos artesanos componen la V edición del mercado medieval que concluye hoy

Los integrantes de la Orden de la Jarra representan un combate medieval, a la entrada del parque municipal de Burlada, ante la mirada de decenas de personas

Combates medievales en el parque municipal de Burlada

Los integrantes de la Orden de la Jarra representan un combate medieval, a la entrada del parque municipal de Burlada, ante la mirada de decenas de personas

0
06/05/2014 a las 06:00
Etiquetas
  • I.R. Burlada
El parque municipal de Burlada retrocedió ayer varios siglos en la historia para acercar a sus visitantes hasta el medievo. Lo hizo con el montaje de la quinta edición del Mercado Medieval que se viene desarrollando desde el pasado jueves y que terminará hoy.

El tiempo fresco y lluvioso dio una tregua y permitió que se realizaran en su mayoría las actividades programadas como la exhibición de cetrería, pasacalles de diversos grupos y el desfile de caballeros. El recinto acogió varios talleres y juegos para niños. Tampoco faltaron a su cita los jóvenes integrantes de la Orden de la Jarra, un colectivo con sede en Pamplona integrado por estudiosos y aficionados a la época medieval. Ellos fueron los encargados de reproducir, en distintas sesiones, cómo eran los combates allá por los siglos IX al XII.

Debido a que el césped estaba mojado, algunos de los duelos tuvieron que trasladarse a la entrada del parque, sobre la acera, en la calle Mayor. Allí se apostaron los 'caballeros' con mayas metálicas, pesados cascos, escudos y espadas, y abrigados con capas confeccionadas con pieles de animal.

"En la época medieval, en ocasiones, los duelos no eran del todo justos y había caballeros que llevaban cierta ventaja sobre otros. Caballeros que llevaban escudo y otros que no", explicaba al público Daniel Ilarregui, uno de los integrantes de la Orden de la Jarra. "En un combate medieval el elemento principal era el arma de mano, la espada y el escudo", añadió.

Explicó también que a veces un escudo grande no era sinónimo de ventaja o de victoria sino que, en ocasiones, sobre todo en duelos interiores, el broquel (un pequeño escudo de metal, a veces rechapado en madera) daba una mayor movilidad y ventaja sobre el adversario.

La muestra de combates, que duraron cerca de media hora, no fueron las únicas en el parque municipal, donde se pudo ver volar y capturar a sus presas (señuelos) a las rapaces de la asociación de cetrería Cazadores del Cielo, llegada desde Madrid con un halcón peregrino, lechuza común, dos búhos reales y otras dos águilas, de Harris y Cola Roja.

"La cetrería era el deporte de los nobles en la edad media. En ocasiones se interrumpían las batallas y los reyes de cada bando se iban a cazar", comentó Santiago Ruiz, que estaba acompañado por Mari Carmen Cumbre, del mismo colectivo de cetrería. Todas las exhibiciones que ayer se pudieron ver en Burlada se hicieron con señuelo o 'vuelo al puño'.

Las rapaces sobrevolaron así los cerca de cuarenta puestos dispuestos por los distintos caminos del parque municipal: productos artesanos de ibéricos, caramelos y gominolas, hierbas y remedios caseros, aceites y cosmética natural, prendas de ropa y abalorios, minerales y bisutería y un puesto de espadas, escudos y arcos de madera que junto a un carrusel de madera fue el principal reclamo para niños y niñas.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual