Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
berriozar

¿Piso patera o refugio social?

  • La solución dada por Berriozar de ceder por habitaciones sus viviendas sociales es una buena respuesta de emergencia

0
07/03/2014 a las 06:01
  • DN Pamplona
La decisión del Ayuntamiento de Berriozar de ceder por habitaciones sus viviendas de urgencia social plantea dudas a varios sociólogos y psicólogos, aunque entienden que es una respuesta rápida a situaciones límite. Pero siempre que se planifique un elemento que ellos consideran clave: la convivencia. Para las ONG se trata, afirman, de la mejor alternativa cuando la situación tiene como única alternativa vivir en la calle.

Ángel Iriarte, delegado de Cáritas Navarra, indica que ellos han destinado medio millón de euros para pagar habitaciones a personas con dificultades graves. "No es lo ideal, y más cuando es lo único que puedes ofrecer a una familia. ¿Pero sería mejor dejarles sin nada? Hemos pasado de la necesidad de un piso a la necesidad de un techo porque la red de viviendas sociales ya no da cobertura". En definitiva, dice, dar respuesta a la situación actual.

PERFILES SIMILARES

El psicólogo Emilio Garrido Landívar entiende este tipo de solución en situaciones límite. Pero no sin una planificación previa. "Como mínimo, se debe establecer que las personas que vayan a compartir ese piso compartan también cultura, una edad similar y problemática social. Si no es así, será un desastre".

Con esta premisa, Garrido cree que entonces incluso se podría hablar de ventajas. "Fomenta la convivencia y apoyo emocional para estas personas con dificultades. Es más, se propicia incluso la solidaridad como se está viendo en los comedores sociales donde la gente, como ocurrió hace poco, es capaz de repartir de su ración a una familia que llega fuera de hora". Y es que, según Garrido, las crisis llevan a estimular valores perdidos. "Como por ejemplo la solidaridad", concreta.

El profesor y sociólogo de la Universidad de Navarra, Alfredo Rodríguez Sedano, no cree que esta solución sea la idónea para las familias. "Necesitan su intimidad y una habitación no resulta suficiente. No se trata únicamente de tener una vivienda, es crear también hogar". Como tampoco se muestra partidario en personas que cuentan con estos lazos de parentesco. "Me parece mejor que busquen refugio entre los suyos que recurrir a una prestación social".

En cambio, piensa que en el caso de los inmigrantes o aquellos que no tengan ningún tipo de arraigo se puede convertir en algo positivo. "Se crean unos vínculos afectivos lo más parecido a una familia. Y eso repercute en el estado anímico de aquella persona que tiene una ilusión y unas ganas renovadas para encontrar una salida a su situación". Pero también insiste en la necesidad de que se busquen elementos comunes en los inquilinos. "Si no hay nada que les una, la convivencia puede ser muy dura", dice Rodríguez Sedano.

Este sociólogo va más allá. "Este tipo de pisos no son la solución, solo un parche temporal. Es hora de formar a la sociedad para que seamos capaces de salir al paso. No podemos siempre delegar en ayuntamientos y gobiernos", añade. "Pero actualmente vivimos una época donde quién no padece una problemática se compadece pero no la siente".

A estos análisis, el también sociólogo Jesús Hernández Aristu, añade el elemento "tiempo". "No lo veo mal siempre y cuando sea por un espacio limitado, y más si se trata de familias". E indica como Garrido y Rodríguez que, aun en este breve convivencia, hay que buscar perfiles similares entre los inquilinos. "Lo positivo es que somos un país donde sí hay costumbre de compartir pisos, entre trabajadores o estudiantes, por lo que al menos no tendrán la presión añadida de que se les estigmatice por vivir de esta manera".

Pero insiste en que para las familias hay que buscar otras alternativas. "Sobre todo con aquellas que tienen niños pequeños. Habría que obligar a propietarios, bancos y otros a poner a disposición sus viviendas vacías para familias, a fin de que estas no se tengan que ir del medio habitual . Para niños un cambio del medio social si es para peor supone un trauma"

ESTUDIO PREVIO

El edil responsable de Bienestar Social de Berriozar, Luis Castro (NaBai), asegura que en el área no se introducen inquilinos sin un estudio previo. "La gente beneficiaria de este servicio tiene su historia abierta, algunos de hace tiempo, en las oficinas. Los técnicos los conocen muy bien y saben cómo encajar a cada persona en un piso para propiciar la convivencia".

Y añade que la experiencia les ha dado la razón. "Las tres personas que más tiempo llevan en una de las viviendas no solo tienen muy normalizada su vida diaria, sino que además se ayudan mucho entre ellos", afirma Luis Castro.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual