Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
demanda

Beriáin dice que Caja Rural asumirá el aval del crédito que reclama

  • El Ayuntamiento pide que se desestime la demanda de la entidad por un crédito de 3,9 millones
  • La cooperativa de crédito alega que el aval de las fincas que pone el Consistorio no se incluyó en el crédito negociado

Imagen del pleno celebrado en julio en Beriáin, con asistencia del abogado y asesor Blas Otazu

Beriáin dice que Caja Rural asumirá el aval del crédito que reclama

Imagen del pleno celebrado en julio en Beriáin, con asistencia del abogado y asesor Blas Otazu

archivo
0
09/02/2014 a las 06:01
Etiquetas
  • c. a. m. Beriáin
El Ayuntamiento de Beriáin ha pedido en el juzgado de Primera Instancia que se desestime la demanda que Caja Rural presentó para reclamar un crédito de 3,9 millones que se concedió en 2010 a la sociedad municipal Morelucea para seguir adelante con las obras de construcción de la segunda fase de las viviendas de "Las Cocheras". Entiende el Consistorio que el aval que puso, tres parcelas recalificadas como urbanizables, era "conocido y asumido" por la entidad de crédito. Responde que no puede escudarse, como recoge la demanda, en que era una condición "unilateral" que no repercute en el crédito y no puede exigir que el propio Ayuntamiento responda por la sociedad, ahora en concurso de acreedores tras la finalización de las obras y con deudas reconocidas de 7 millones, además de los cuatro exigidos por Caja Rural.

El escrito del Ayuntamiento se presentó la semana pasada en el juzgado y ahora tendrán que ser los tribunales los que determinen si el aval de las parcelas es válido o si el Consistorio debe responder en nombre de Morelucea y devolver el crédito de 3,9 millones a Caja Rural.

El litigio se abordó parcialmente en el pleno del Ayuntamiento celebrado este jueves. De una parte, se anunció la designación de Blas Otazu, asesor legal de Morelucea, como asistente letrado en el pleito planteado por la entidad de ahorros. Por otro, el alcalde entregó al resto de corporativos la demanda recibida y el escrito de contestación en el que se pide al juzgado que la desestime y se defiende la actuación llevada a cabo por el anterior Ayuntamiento y la corporación actual. El crédito se firmó en 2010 y en 2012 se plantearon las primeras advertencias de Caja Rural respecto al pago.

Apenas hubo debate. Sólo el portavoz de Aralar-Nafarroa Bai, José Manuel Menéndez se desmarcó de la elección del letrado, pidió datos sobre su minuta y recordó sus dudas sobre la tramitación llevada a cabo y su oposición a los pasos dados en la sociedad Morelucea. Además, exigió al equipo de gobierno del PSN la presentación de un plan económico "serio que evalúe el impacto de esta nueva carga sobre el presupuesto municipal, caso de que la sentencia fuera desfavorable, y cómo y con qué medios se va a hacer frente al pago".

El alcalde no respondió a sus preguntas. Al final del pleno, defendió los pasos dados y recordó que para poner como aval las parcelas que ahora cuestiona Caja Rural, contó con la autorización del Gobierno de Navarra, y que con ella y la recalificación posterior, pudieron firmar el préstamo puente de 3,9 millones. El abogado recuerda en su defensa, además, que se convirtió en préstamo hipotecario cuando concluyó la recalificación de los terrenos, también de "Las Cocheras", que pusieron como aval.

El Consistorio entiende que Caja Rural planteó la demanda tras el "cambio del mercado inmobiliario" y al comprobar que los terrenos ofrecidos como garantía tardarán en desarrollarse.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual