Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
pamplona

El baluarte oculto de San Antón

  • Construido en el siglo XVI, derribado parcialmente en el año 1889 para permitir la expansión de la ciudad y de los cuarteles militares, este baluarte reapareció el año 2000

Parte del baluarte de San Antón se recuperó en las obras del Palacio de Congresos y se integró como sala de exposiciones

Parte del baluarte de San Antón se recuperó en las obras del Palacio de Congresos y se integró como sala de exposiciones

calleja
0
19/01/2014 a las 06:01
  • a. o. Pamplona
Hace ahora 14 años, coincidiendo con la festividad de San Antón, Pamplona asistía a un acontecimiento relativamente inédito cuando, durante las obras de construcción del Palacio de Congresos y Auditorio, las excavadoras rescataban del subsuelo uno de los baluartes de la Ciudadela derribado 111 años antes, en 1889.

Donde los arqueólogos habían dicho y apenas a un metro de profundidad, el baluarte de San Antón reaparecía ante los ojos de los curiosos y obligaba al Gobierno de Navarra a replantearse uno de sus proyectos más ambiciosos.

El baluarte había formado parte de la Ciudadela desde su construcción, en el siglo XVI, y había tomado el nombre de la antigua iglesia atendida por los antonianos y convertida en capilla de la fortaleza hasta el siglo XVII, tal y como ha relatado en numerosas ocasiones el historiador Juan José Martinena.

Con la construcción del fuerte de San Cristóbal, el Ayuntamiento de Pamplona entendió que la Ciudadela había perdido su objetivo y así se lo comunicó en 1884 al rey Alfonso XII. Por ello 5 años más tarde se autorizó el derribo parcial de dos baluartes, el de San Antón y el de la Victoria, en cuyos solares se iban a levantar nuevos cuarteles militares y también el Primer Ensanche de Pamplona.

Concretamente, en la superficie ocupada hoy por Baluarte se levantaron los dos cuarteles de Infantería, el del General Moriones, en paralelo a la calle Yanguas y Miranda, y el cuartel del Marqués de Duero. Su construcción comenzó en abril de 1898 con un presupuesto de 2,2 millones de pesetas y las obras finalizaron en la primavera de 1905. Ambos permanecieron en activo hasta 1968 y se derribaron unos años después. El solar fue utilizado luego como aparcamiento en superficie con capacidad para casi un millar de vehículos.

En enero del año 2000 la excavación del solar dejaba a la vista el muro principal o escarpa del baluarte, con una anchura media de 2,80 metros y una altura hasta los cimientos de otros seis metros. También se apreciaba hasta una veintena de contrafuertes interiores (muros de 1,20 metros de grosor y 4 de largo separados unos de otros por otros 4 metros de distancia, cuya misión era sujetar el muro principal).

Poco después del hallazgo, teniendo en cuenta el buen estado en el que habían aparecido los restos y la protección que pesa sobre la Ciudadela como elemento catalogado, el Gobierno de Navarra decidía integrar el baluarte en el auditorio. Desde su inauguración, el baluarte de San Antón es una sala de exposiciones subterránea.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra