Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TRANSPORTE URBANO

Largas esperas para los servicios mínimos en el segundo día de huelga

  • El presidente del comité, Alberto Iribarren, ha afirmado que están valorando "solicitar la mediación del Departamento de Trabajo del Gobierno de Navarra"
  • Las líneas que han acumulado retrasos más acusados a lo largo de la mañana han sido las líneas L4, L7, L12 y L16
  • Desde el inicio de la huelga indefinida no se ha producido ningún contacto entre la empresa y los trabajadores
  •  

Usuarios esperan al autobús en la plaza Príncipe de Viana.

Largas esperas para los servicios mínimos en el segundo día de huelga

Usuarios esperan al autobús en la plaza Príncipe de Viana.

AZCONA
Los trabajadores han colocado carteles para explicar los motivos de la huelga.

Las villavesas salen con retraso en el segundo día de huelga indefinida

Los trabajadores han colocado carteles para explicar los motivos de la huelga.

AZCONA
23
Actualizada 17/12/2013 a las 22:00
  • SAIOA ROLÁN/DN.ES/EUROPA PRESS. PAMPLONA
Miles de ciudadanos están padeciendo de nuevo este martes largas esperas para poder tomar la villavesa que les traslade a sus obligaciones cotidianas. Los retrasos han vuelto a repetirse respecto al lunes y han llegado a superar, en algunos casos, la hora y media en esta segunda jornada de huelga indefinida en el trasnporte urbano comarcal.

Desde primera hora de la mañana, coincidiendo con el inicio del servicio de transporte, piquetes informativos han retrasado la salida de los autobuses desde las cocheras situadas en Villava. De hecho, hasta las 09.30 horas no ha salido el último de los 70 vehículos que debían realizar los servicios mínimos desde las 06.30 horas.

Según han detallado desde TCC, para las 8.30h todas las líneas contaban con al menos un autobús, a excepción de la L1 (Cizur-UPNA) y L20 (Príncipe de Viana-Gorraiz), cuyos servicios han comenzado a las 9.30h. A esa hora y coincidiendo con la retirada a cocheras de los autobuses que sólo prestan servicio en hora punta, se ha comenzado a normalizar la situación, si bien la mayoría de las líneas seguía acumulando, pasadas las 10.30 horas, retrasos de 15 minutos como consecuencia de la cantidad de viajeros existentes en cada parada.

SEGUNDA JORNADA DE HUELGA

En las cocheras se ha repetido el mismo protocolo del lunes: revisión de puertas y rampas, recordatorio de normas de seguridad y colocación de carteles de servicios mínimos, que han ralentizado la salida. En esta ocasión, también se han pegado letreros en los autobuses para informar a los ciudadanos de los motivos de la huelga y, al mismo tiempo, disculparse por las molestias ocasionadas con los paros.

En torno a las siete menos diez, el gerente de la empresa, Ramón Palau, ha llegado a cocheras y ha sido recibido con silbidos y gritos de "provocador". Algunos trabajadores le han comentado que  "en momentos de conflicto no está bien pasear entre los trabajadores en huelga".

Mientras tanto, el malestar ciudadano se ha ido incrementando en las marquesinas. Personas que no podían llegar al trabajo a tiempo, a citas médicas, escolares que no tenían cómo llegar a clase a la hora... Todos ellos han denunciado que no se estén cumpliendo los servicios mínimos, fijados en un 60% durante las horas punta y en un 40% en los tramos valle del día.

Los corrillos de usuarios criticando los retrasos han sido habituales esta mañana en las paradas. "No hay derecho", "que negocien ya", "esto está llegando demasiado lejos"... Son algunos de los comentarios que se escuchaban en ellos.

Sofía Outerial trabaja en Mutilva. Para llegar a tiempo a su puesto, invierte habitualmente 40 minutos en coger dos villavesas para llegar puntual. Hoy, su tiempo de espera ha superado la hora y media. "Ya no me sirve ni el trasbordo. Hoy voy a volver a llegar tarde. No puede ser que este problema laboral en el transporte urbano nos esté afectando a los usuarios en nuestros trabajos", ha comentado en una de las paradas de la plaza de Merindades.

Al lado de Outerial, Besaida Sánchez barajaba no ir a trabajar tras esperar más de una hora a la línea 20. "Tengo dos empleos. En el primero, tengo un contrato de tres horas. En el segundo, entro a la una. Si ya son las 9, es matemáticamente imposible que llegue a los dos con estos retrados. El taxi, ni me lo planteo, es demasiado caro y no me compensa", ha detallado. Sofía Outerial le daba la razón asintiendo con la cabeza.

Una vecina de Orvina, que prefiere no facilitar su nombre, completaba este corro. Entra a trabajar a las 8.20 horas y eran las 8.45 horas cuando ha tirado la toalla. "Ya estoy harta de esperar, me voy andando", decidió. Como ella, otras cinco personas más en la misma parada han optado esta mañana por pasear hasta sus destinos.

Además de los trabajadores, también los estudiantes se han visto de nuevo muy afectados por los paros. En la plaza Príncipe de Viana, Daiana Salguero, alumna de Maristas de 17 años, esperaba la llegada del padre de una compañera que les llevaría a ambas en coche hasta el centro escolar. "Hoy no me puedo arriesgar a llegar tarde porque tengo un examen a primera hora. Así que mi amiga se ofreció a acercarme", ha indicado la joven.

Tanto TCC como el comité de empresa han confirmado que no se ha producido ningún contacto entre ellos desde que ayer lunes comenzara esta huelga indefinida. Representantes de los trabajadores han asegurado que mantendrán la huelga mientras no reciban una llamada por parte de la compañía.

Según fuentes de la empresa, la incorporación de los autobuses a los servicios de hora punta de las 13.00 horas se ha desarrollado sin incidencias. Las líneas que han acumulado retrasos más acusados a lo largo de la mañana han sido las líneas L4, L7, L12 y L16 como consecuencia de la acumulación de clientes en las paradas.

Los usuarios del servicio de transporte urbano comarcal de Pamplona pueden consultar la información en todo momento en el teléfono de Atención Ciudadana (948 423242), así como en la web www.infotuc.es y en los autobuses.

PRIMER DÍA DE HUELGA INDEFINIDA

Cabe recordar que durante los paros de ayer hubo importantes retrasos, de hasta una hora y media, en los servicios mínimos fijados. Según informó la empresa concesionaria (TCC), los autobuses salieron con mucha demora de las cocheras y lo hicieron custodiados por la Policía Nacional, ante la presencia de piquetes informativos.

El comité de empresa destacó que el primer día de huelga indefinida en el servicio transcurrió con normalidad, salvo retrasos en algunas líneas, y criticó que a lo largo de la jornada no hubieran recibido "ni una llamada" de la dirección, ni se haya logrado "ningún avance".

El presidente del comité, Alberto Iribarren, reconoció que algunos usuarios del transporte urbano comarcal están "molestos" por los paros convocados en el servicio, si bien destacó que, en general, los vecinos de la Comarca de Pamplona están "entendiendo" las movilizaciones de los trabajadores.

La huelga indefinida que comenzó ayer llegó tras unas protestas que se iniciaron el pasado 19 noviembre y que tuvieron continuidad los días 21, 26 y 28 de noviembre y el 9, 11 y 13 de este mes de diciembre. Mientras que el 11 los paros afectaron a todo el día, el resto de jornadas los paros fueron parciales.

UN FIN DE SEMANA DE REUNIONES


Este sábado día 14 comenzó un fin de semana de en el que los intentos por desconvocar la huelga resultaron infructuosos. A instancias de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, que se ofreció como mediadora en este conflicto, representantes de TCC, empresa concesionaria, y del comité de empresa se reunieron el sábado durante más de cinco horas sin que finalmente se llegara a un acuerdo.

El encuentro se postergó hasta el domingo por la mañana. Según fuentes del comité, los representantes de la empresa no acudieron a la cita y, en su lugar, enviaron a un abogado con un documento ya firmado en el que se recogían tres puntos que aludían a la duración del convenio, para tres años, la rebaja de salarios un 5,38% hasta el nivel de 2010 (punto que ya estaba recogido en el laudo arbitral del 4 de diciembre) y la revisión salarial, que sólo incluiría subidas si el IPC fuera superior al previsto.

Los representantes del comité de empresa, por su parte, entregaron otro documento en el que aceptaban los dos primeros puntos, con matices en el segundo, y revisaban el tercero.

Por su parte, TCC afirmó en un comunicado que aceptaba este acuerdo marco presentado por Mancomunidad y que había acudido a la reunión convocada para este domingo con el documento firmado.


Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual