Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
VILLAVA-BURLADA

El río golpea de lleno a la Comarca

Inundaciones del Arga - Tramo 2: Villava-Burlada

Inundaciones del Arga - Tramo 2: Villava-Burlada

Tramo 2: Villava y Burlada 31 Fotos

Tramo 2: Villava y Burlada

Aspecto del parque fluvial y el río en Villava y Burlada

Marta López
0
Actualizada 20/06/2013 a las 20:38
  • T.B. PAMPLONA
Operarios del Ayuntamiento de Villava terminan de retirar los restos de parte del muro derribado por el ímpetu del agua en un terreno cercano al río y próximo al Molino de San Andrés. Este coqueto lugar rehabilitado para disfrutar del ocio y reconvertido en centro de información del Parque Fluvial ha sufrido también con especial virulencia el embate del agua y, una semana después, todavía permanece cerrado. El vecino puente de Villava que sortea el río Ultzama ofrece una de las imágenes más clarificadoras de las consecuencias de la gota fría. La mitad de su barandilla ha desaparecido como resultado de la fuerza del agua y un técnico toma medidas para reponer el tramo arrancado.

Las vallas de la Policía Municipal ejercen de recordatorio de las inusuales horas vividas días atrás, al igual que los pequeños restos de las cintas colocadas por los agentes en distintos tramos del parque para evitar el paso de los viandantes y que ahora son indicadores mudos de los escenarios en los que el agua acaparó el protagonismo.

Tras la unión de los ríos Arga y Ultzama, el recorrido por el parque ofrece días después uno de sus rostros más amargos como consecuencia de la riada en una zona recreativa fuertemente azotada por la crecida. Un par de puertas de madera, un pequeño mueble de varios cajones, envases de líquido anticongelante, un tubo de aspirador, botellas de plástico o papeleras derribadas son algunos de los restos que se amontonan en esta zona sobre la hierba mezclada con arena y arcilla arrastada por el agua. Otros permanecen invisibles a la vista en bolsas de basura acumuladas, poco a poco, por los servicios de mantenimiento del parque.

En término ya de Burlada, la localidad trata de recuperar su latido normalizado aunque, unos metros más adelante, las huertas junto al paseo delatan todavía las consecuencias de la crecida del río. El sosiego de la Nogalera, llena de vida de nuevo con la presencia de un grupo de niños en una tranquila mañana escolar, devuelve la paz a un escenario en el que, desviando la vista hacia el río, ésta se sorprende con algún bidón de plástico dominando el agua desde alturas privilegiadas entre las ramas de un sauce.

Un enorme tronco se erige en protagonista a los pies del puente viejo de Burlada, que horas atrás había visto cómo el agua engullía sus seis arcos de medio punto. "Estamos reponiendo varias albardillas caídas como consecuencia de ser golpeadas por el árbol. Algunas quedaron sobre el puente y otras, que ahora se recuperarán, han acabado en el río", indican varios trabajadores de Construcciones Aranguren, encargados de esta labor.

Mientras, en las piscinas de Burlada continúan las labores de limpieza y, en el río, justo bajo el puente de Beloso y en medio del cauce, una silla de patas negras y tapizada en color burdeos se resiste a ser arrastrada aguas abajo.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual