Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TEMPORAL EN NAVARRA

Las inundaciones alteran la vida normal en la comarca de Pamplona

  • Un trayecto en bicicleta desde la Trinidad de Arre hasta la Cuesta de Beloso siguiendo el curso del río Arga permitió comprobar sus crécidas a lo largo del recorrido

Desbordamiento del río Arga 78 Fotos

Desbordamiento del río Arga

Recorrido por el río Arga desde la Trinidad de Arre hasta la cuesta de Beloso

SAN MARTÍN
2
Actualizada 16/01/2013 a las 11:34
  • Álvaro Bretón. Villava/Burlada
El río Arga alteró este martes a los vecinos de Villava y Burlada, sobre todo a aquellos que viven o regentan algún negocio en las cercanías del mismo. Su abundante caudal hizo que se desbordara por varios puntos y que alertara a los viandantes, que se encontraban con calles cortadas o gruas desalojando los coches de los aparcamientos.

Este es el relato de lo sucedido tras recorrer en bicicleta el trayecto que lleva al Arga desde Villava hasta la Cuesta de Beloso, siguiendo el curso del río. El recorrido empieza en la Trinidad de Arre, por donde baja el rio Ulzama. Allí, numerosos curiosos se asomaban al puente. La fuerza del abundante agua que llegaba hacía que los caminantes detuvieran su paso para contemplar la estampa del río cayendo sobre una pequeña cascada. Muchos sacaban fotos e inmortalizaban la violencia con la que caía el agua.

Siguiendo el recorrido, algunas calles empiezaban a estar cortadas. Por si fuera poco, algún vecino se quedó atrapado en su portal. Éstos miraban resignados desde su posición esclava implorando que el agua les permitiera salir, pese a que no dejaba de llover y la situación iba a más. Los más avezados, con las botas puestas, apuraban para entrar en casa. Otros, que regentaban locales o negocios, intentaban poner silicona en las puertas para dificultar la entrada del agua que ya esperaba a colarse entre las ranuras.

El servicio de gruas trabajó a destajo. Había que ir desalojando numerosos coches que se encontraban en las próximidades del río y que se encontraban en peligro de inundarse. Como el trabajo era eficaz, las escenas de alegría entre los propietarios de los coches se sucedían: "¡Qué bien! Muchas gracias por sacarlo de ahí", comentaba una chica con el miedo aún en el cuerpo. "He salido corriendo de trabajar porque me han dicho que el río se estaba desbordando. He venido lo antes posible", añadía. "¿El coche que estaba allí era el suyo", le preguntaba un operario. "Nos ha costado pero lo hemos sacado. Si no, el río se lo hubiera llevado", comentaba. "Menos mal...", afirmaba la mujer.

En Burlada, por su parte, sucedía lo mismo. Para las 16.30 horas, ya había quedado vacío el aparcamiento que hay junto a las pistas de atletismo, y las calles adyacentes, cortadas, ya no permitían el paso hasta el lugar.

Mientras tanto, la senda que discurre junto al río de camino a la cuesta de Beloso se hacía cada vez más peligrosa, con el agua llegando, por momentos, a la altura del paseo. "Están anunciando que el punto álgido de la crecida del río se producirá a las 18 horas", anunciaba uno de los policias municipales de Burlada que trabajaba en la zona..

Una vez pasado el puente de la Cuesta de Beloso, el agua desbordaba completamente el camino adyacente por lo que unas vallas impedían acceder hasta él.

Afortunadamente, estos desbordamientos no produjeron daños mayores, pero sí molestias en los vecinos que tuvieron que mover el coche o no pudieron acceder hasta sus casas.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
  • Galería de imágenes:
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual