Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CLAVES

Las obras en la manzana de la calle Leyre comienzan al año del derribo

El solar a medio excavar. La calle Leyre a la izquierda, Salesianos al fondo y Teobaldos a la derecha

Las obras en la manzana de la calle Leyre comienzan al año del derribo

El solar a medio excavar. La calle Leyre a la izquierda, Salesianos al fondo y Teobaldos a la derecha

J.C.CORDOVILLA
5
Actualizada 03/09/2015 a las 08:46
  • A.O.PAMPLONA
Hace ahora un año dos retroexcavadoras derribaban seis de los ocho edificios de la manzana Leyre, Olite, Teobaldos y Amaya de Pamplona. Doce meses después las máquinas vuelven al solar para empezar a levantar un nuevo inmueble con 104 viviendas, aparcamiento subterráneo y dos locales comerciales.

A pesar de tener licencia de construcción desde el pasado mes de septiembre, la promotora Deproinmed no ha adjudicado las obras hasta hace apenas unos días, después de un proceso de selección en el que han tomado parte varias firmas. Será finalmente VDR Empresa Constructora la que se haga cargo de levantar las viviendas en este céntrico solar de la capital navarra. La conclusión de la obra está anunciada para finales de 2013.

Esta manzana residencial se construyó entre los años 1923 y 1927 para dar solución al problema de vivienda que Pamplona tenía por aquel entonces. Desde comienzos del siglo actual han sido varios los intentos para sustituir los viejos edificios por otros, pero hasta ahora las propuestas no habían tenido éxito. A finales del año 2010 Deproinmed, una sociedad, creada por Bancaja, el grupo Cívica del promotor alicantino Enrique Ortiz, y la Inmobiliaria Espacio, se hizo con la propiedad y puso en marcha su proyecto.


Trabajos de pilotaje


En marzo del año pasado Deproinmed obtenía del Ayuntamiento de Pamplona la licencia de derribo, que comenzaba dos meses después y concluía poco antes de las fiestas de San Fermín. En septiembre conseguía la licencia para empezar a construir, pero todavía no tenía constructor.

Durante este tiempo se han hecho en el solar varios sondeos arqueológicos que han servido para descartar posibles hallazgos de importancia, y para que Príncipe de Viana diese la autorización a la obra. Los sondeos eliminaron la posibilidad de que allí continuase la necrópolis visigoda (siglo VII) descubierta a finales del siglo XIX en la calle Amaya, a pocos metros. Y tampoco se localizaron restos de la traída de aguas a Pamplona desde Subiza y Arteta.

Sí se constató que el parte del solar se encuentra asentado sobre un barranco "que al menos debió comenzar a colmatarse en época romana", según los arqueólogos. Y este último dato, que el lugar sea una escombrera, es lo que va a obligar a que el primer trabajo que se haga sea un amplio pilotaje en todo el perímetro.

Esta primera labor permitirá excavar la profundidad suficiente para construir las tres plantas de aparcamiento subterráneo previstas bajo el edificio (237 plazas). En la planta baja, el proyecto redactado por Conrado Capilla y José Vallejo, prevé dos únicos locales comerciales, uno de 1.500 metros cuadrados de superficie en la esquina de Amaya y Teobaldos, y otro de 500 metros en la calle Leyre. Encima se levantarán cinco plantas con un total de 104 viviendas. Uno de los espacios más singulares será el patio interior, que con una superficie de 750 metros cuadrados albergará una pista de pádel, gimnasio y zonas verdes.
El edificio tendrá un único acceso común por la calle Leyre, de forma que a los tres portales únicamente se podrá acceder desde el patio interior de la manzana y mediante recorridos cubiertos.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual