Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Higiene

Halcones y águilas evitan daños a maquinaria y equipos en Góngora

El centro de tratamiento de residuos usa la cetrería desde hace una década y con ella ha reducido las aves en un 95%

Un águila de Harris vigila en el centro de tratamiento de residuos de Góngora. Su presencia y los señuelos disuaden a especies como los estorninos, que acudían por miles.

Un águila de Harris vigila en el centro de tratamiento de residuos de Góngora. Su presencia y los señuelos disuaden a especies como los estorninos, que acudían por miles.

Actualizada 07/12/2017 a las 14:01

Halcones y águilas de Harris sobrevuelan casi a diario el centro de tratamiento de residuos domésticos de Góngora. Rapaces que ahuyentan a otras aves, en especial estorninos que visitaban por miles el vertedero y que llegaban a producir daños en maquinaria y equipos. Por este motivo, y también por mejorar la imagen medioambiental del entorno y evitar riesgo sanitario, la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona volverá a contratar asistencia, expertos en cetrería, para controlar las aves. Ha licitado ya el concurso que contempla 220.000 euros más IVA para los próximos dos años, periodo que se puede prorrogar dos más.

Miguel Ángel Díaz Francés es director de la planta de tratamiento de Góngora, abierta en 1992, y a donde llegan más de la mitad de los residuos de Navarra, los que se generan en Pamplona y la Comarca y en otras zonas rurales, hasta 50 municipios comparten el servicio de recogida y tratamiento, más de 366.000 habitantes.

La Mancomunidad renovará el servicio para ahuyentar aves, con 220.000 euros en 2 años

En este contexto, y en épocas que necesitan buscar alimento, distintas especies de aves, pero en mayor número estorninos, se dirigían al vertedero de Góngora. Además del perjuicio medioambiental del propio centro, y del riesgo sanitario, la cantidad de aves que se acumulaban llegó a provocar daños en vehículos y equipos que utilizan los operarios y los técnicos de la planta. Esta situación les obligó a plantearse y alguna solución y valoraron la posibilidad de contratar cetreros, expertos en adiestramiento de aves rapaces, sobre todo halcones y águilas. Las utilizan en exhibiciones en público, en fiestas, ferias medievales... Pero en los últimos años es cada vez más habitual su labor en otros campos, por ejemplo para ahuyentar aves en aeropuertos, o también en campos de fútbol, tarea recientemente instaurada en el estadio de Club Atlético Osasuna, en el Sadar.

Por otro lado, existe un beneficio medioambiental, porque con este sistema se contribuye a que las aves se alimenten en el medio natural. “Es una sobrealimentación falsa para pájaros que van a otros lugares y que luego no sabrán conseguir comida correctamente, además se crea una población desmedida, que no va a poder sobrevivir y se pueden producir desequilibrios medioambientales”, arguyen los expertos.

RESULTADO POSITIVO

El resultado en estos años ha sido muy positivo porque la presencia de aves se ha reducido en un 95%. Y el efecto fue casi inmediato. Se estrenaron en noviembre de 2005 con un panorama bien desolador, sembrado por más de 40.000 estorninos. No contaban hasta entonces con ninguna herramienta para reducir la presencia de aves que, en algún caso, entorpecía el trabajo diario.

El objetivo se presumía complicado. Lo alcanzaron en poco tiempo, pero siempre deben estar alerta. “Si el fin de semana no hay nadie, aprovechan para venir, o cuando hay menos máquinas, por las tardes”, explicaba un responsable del centro.

Así, el Consejo de Administración de SCPSA, la sociedad pública de la Mancomunidad, ha dado el visto bueno a la nueva licitación.

Estorninos por miles

Los estorninos emigran por cientos de miles desde el norte de Europa a tierras más cálidas. Lo hacen desde el mes de noviembre. Cuando ya han atravesado Navarra, en Góngora controlan otro tipo de aves, como los milanos reales, muy habituales en el entorno. También las gaviotas o los buitres. Las técnicas son disuasorias, nunca de caza, aunque con especies protegidas, como buitres y milanos, no usan rapaces.

El sistema es similar y con la técnica de adiestramiento el cetrero hace creer a los pájaros que pueden ser presa de la rapaz. Primero, el halcón o el águila sobrevuela la zona de vertido ocupada por estorninos. El cetrero acude a ese punto y muestra el señuelo, un trozo de cuero que el ave entiende como una presa. Cuando lo observa, tanto el halcón como el águila , tratan de atrapar el señuelo y los otros pájaros lo ven como un peligro para ellos.

Riesgo sanitario y daños materiales
1 Góngora A 12 kilómetros de Pamplona, en el valle de Aranguren, se tratan los residuos de 50 municipios de la Mancomunidad y otros del norte de Navarra.

2 Estorninos. Hasta 40.000 aves al día sobrevolaban el vertedero, con el consiguiente riesgo sanitario.

3 Daños. La concentración de aves, sobre todo estorninos en época de migración, llegó a producir daños materiales en vehículos y equipos.

4 Cetrería. Con una idea exportada del antiguo vertedero de San Sebastián, han reducido la presencia de aves en un 95%.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra