Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
PAMPLONA

Los jardines de la Ciudadela acogerán la instalación de arquitectura efímera 'Quattuor'

Fernando Molina ha trabajado esta instalación junto con Sofía Urzainqui, José Rodríguez y Maite Rodríguez

Vista aérea de la Ciudadela

Vista de la Ciudadela

CEDIDA
Actualizada 27/06/2017 a las 11:49
  • Diario de Navarra

Los jardines de la Ciudadela se convertirán este verano en un espacio expositivo más ya que del 24 de junio al 31 de agosto van a acoger una instalación de arquitectura efímera titulada ‘Quattuor’. Serán cuatro grandes estructuras basadas en las maquetas realizadas por Fernando Molina, Sofía Urzainqui, José Rodríguez y Maite Rodríguez en cuatro talleres previos en los que también se ha trabajado el proceso creativo y técnico de la instalación, que será construida con travesaños, tubos de plástico, bridas y telas de licra. Creada específicamente para la Ciudadela, la muestra quiere ser un contraste entre la naturaleza y lo humano.

Todos los detalles han sido ofrecidos este martes en rueda de prensa por la concejala delegada de Cultura, Política Lingüística, Educación y Deporte, Maitena Muruzábal, y el arquitecto y autor de la instalación, Fernando Molina. Según han explicado, ‘Quattuor’ sugiere una forma distinta de mirar. Cuatro volúmenes repetidos que parten de una matriz, separados entre ellos por espacios dando lugar a infinitas lecturas. Lleno y vacío forman un conjunto exterior coherente y un interior de “calles” con límites no convencionales.

El proyecto se basa en la arquitectura efímera, aquella que con el tiempo se desvanece. En palabras de Fernando Molina “a mí me gusta pensar que esta vida es efímera, y que esta arquitectura que se monta y se desmonta, que tiene un periodo de vida muy concreto hace más justicia, si cabe a la situación de continúo cambio y movimiento actual de la condición humana”. Algunos principios de la arquitectura efímera son la temporalidad, la flexibilidad, la innovación, el bajo coste, la economía de recursos y la gestión de residuos, por ejemplo, permitiendo como en este caso que los materiales sean utilizados en una obra posterior.

DE LA MAQUETA A LA INSTALACIÓN

El proyecto ha partido de la idea de que tradicionalmente el dibujo y la maqueta han sido los apoyos sobre los que la mente del arquitecto ha expresado y construido sus ideas. Durante cuatro semanas en la Sala de Armas de la Ciudadela se han realizado sesiones sobre geometría y arquitectura efímera. En estos talleres se han elaborado maquetas, pequeñas construcciones en algunos casos y en otros a escala humana, con cuerpos geométricos simples como tetaedros, octaedros y otros como un módulo de la instalación.

Este proyecto forma parte de la investigación de un grupo de alumnos de la escuela de arquitectura de la Universidad de Navarra junto con Fernando Molina, quien está trabajando en estos momentos en su tesis doctoral en “cómo funciona la mente ante los procesos creativos, en concreto, sobre cómo en arquitectura –generalmente procesos complejos donde han de ir prefectamente sincronizados técnica y espíritu- se usan herramientas y procesos que facilitan ese “materializar” las ideas y con qué resultado”.

Los autores pretenden hacer una reflexión sobre qué pasaría si las ciudades no fueran redes de cuadrados, si las paredes no fueran verticales, si cada uno dibujara su ciudad o por qué muchas veces se asocia la forma de la ciudad a la forma de ser de su gente y sin embargo hay tantos edificios y tantas ciudades parecidas. También quieren, ante la afirmación de que la arquitectura de hoy parece diseñada sólo para arquitectos, plantear que la arquitectura pertenece al hombre y a la sociedad.

PROYECTO ORDENADO POR EL NÚMERO 4

Todo el proyecto está ordenado por el número 4. Está presente desde el objeto individual (4 caras inclinadas de 4 vértices cada una), hasta el conjunto de la instalación (4 módulos idénticos situados en las 4 esquinas de la instalación), pasando por los vacíos (4 vacíos iguales y uno en común en el centro).

Fernando Molina comenzó con su tesis doctoral en 2015, año en el que trasladó su estudio a Pamplona. Desde septiembre de 2016 es profesor asociado en la Universidad de Navarra en las asignaturas de Dibujo Arquitectónico, Geometría Descriptiva en la Escuela de Arquitectura, y en Laboratorio de Integración I y II en el Grado en Diseño. Nacido en Madrid en 1986, estudió en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla y en 2010 empezó a trabajar e investigar con obras de arquitectura efímera al mismo tiempo que desarrollaba su labor profesional en varios estudios de arquitectura. Ha presentado proyectos de arquitectura efímera en Sevilla, Badajoz, Madrid, Cáceres, Pamplona, Estrasburgo y Huelva.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra