Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Tecnología

Aumentan los niños de entre 10 y 15 años con móvil y ya suponen el 72,6% del total

Navarra es la cuarta comunidad con mayor porcentaje de niños con móvil

Actualizada 17/10/2016 a las 13:53
Iker, de 9 años, hará este año la Primera Comunión y ya anuncia a bombo y platillo que quiere de regalo un teléfono móvil. Y el mismo deseo tiene su hermana mayor, Leyre, de 11 años, que recurre al conocido argumento de: “Soy la única de mis amigas que no tiene teléfono”. A nadie escapa que el uso del móvil es cada vez más precoz entre la población infantil. El 72,6% de los niños navarros de entre 10 y 15 años -casi tres de cada cuatro- ya disponen de un teléfono inteligente (smartphone) propio, según la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares correspondiente a 2016, que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Hace cinco años, el porcentaje de niños navarros de entre 10 y 15 años con móvil era el 69,4%. Visto así, el aumento en un lustro es solo de 3,2 puntos, aunque en una década, el avance de estos dispositivos entre los niños ha sido bastante considerable. En el año 2006 apenas el 52% de los menores de 10 a 15 años en Navarra tenía un móvil.

CON 12 AÑOS, LO TIENE EL 70%

Pero el mayor cambio en la posesión del móvil se produce porque se incrementa el número de niños de 10 y 12 años que disponen de móvil en la actualidad. De los datos del INE se deduce que los padres han rebajado la barrera mayoritaria que ponen para que el hijo utilice un móvil en propiedad. En Navarra, casi un tercio (30%) de los niños de 10 años tiene un terminal, porcentaje que aumenta hasta el 48% al cumplir los 11 años. A los doce años se dispara el número de niños navarros con móvil hasta el 70%. Y ya, para cuando cumplen los 14 y 15 años, es raro que no disfruten de un teléfono para ellos solos. A esas edades, más del 91% de los menores tiene un dispositivo móvil.

Los padres suelen sopesar las ventajas e inconvenientes de que sus hijos dispongan o no de móvil. Por un lado, tienen al hijo localizado, hay aplicaciones educativas, no queda marginado del grupo de amigos que ya tiene móvil y se pueden relacionar con abuelos y otros familiares que viven lejos. Por otro lado, temen que el hijo se meta en redes sociales, que pueda contactar con desconocidos, que le acosen o insulten los compañeros o que vea vídeos inconvenientes.

Con ese mar de dudas, la pregunta a expertos de si a los 10 u 11 años un niño está preparado para disponer de un móvil es recurrente. ¿Su respuesta? “No existe receta única para todos”. Así lo afirman estudios del Centro de Seguridad en Internet para los Menores y expertos en redes sociales. Contestan que, como cada niño es diferente, corresponde a los padres valorar el grado de madurez, responsabilidad, situación y otros aspectos para decidir si puede o no tener un móvil.

¿Y qué hacen los padres navarros? A la vista de los datos del INE se puede concluir que son unos progenitores más abiertos que la media nacional a la hora de permitir que sus hijos utilicen un dispositivo móvil. En España tienen móvil el 69,8% de los niños de entre 10 y 15 años. Navarra, junto a Madrid, con es la cuarta comunidad autónoma con mayor porcentaje de niños con móviles en la franja de los 10 a los 15 años. La Comunidad foral está por detrás del País Vasco (79%) y por encima de La Rioja (70%), Aragón (68,8%) y Cataluña (65,6%).

USARLO CON NATURALIDAD

Para los expertos la pregunta sobre la edad a la que un niño ya puede tener móvil encierra a veces cierta hipocresía social porque las tecnologías están integradas en la vida de los niños desde que nacen. ¿Cuántos padres dejan el móvil a sus niños pequeños para que se entretengan y les dejen hablar con alguien o hacer una determinada tarea? Por eso, abogan por utilizar el móvil con naturalidad, sin alarmismos. Es más, consideran que es positivo que los niños pequeños vean a los adultos cómo lo utilizan para que aprendan mientras estos proporcionan explicaciones pertinentes de cómo usarlo correctamente. Así, recomiendan a los padres guiar y acompañar a su hijo en el uso de los teléfonos inteligentes e internet, igual que hacen en otros campos de la vida a través los valores y el respeto de su intimidad y de la de los demás. Por ejemplo no hablar con extraños, no dar datos personales públicamente, cuidar el contenido de sus fotos y no reenviar las que sean comprometidas de otras personas.


 
Los colegios advierten ahora del uso de relojes inteligentes en clase
 

En septiembre el móvil también regresa a las aulas. Y los docentes vuelven a lidiar con una problemática cada vez más extendida debido a que los niños utilizan antes estos dispositivos inteligentes. En estas fechas, cuando se celebran las primeras reuniones con los padres, la petición del profesorado para que colaboren y eviten que sus hijos lleven los móviles a clase es ya un clásico. “Hay que remar todos juntos en la misma dirección”, decía la directora del colegio Santa Luisa de Marillac, sor Presentación Urrilcequi, en una reunión reciente con padres de alumnos de la ESO. “Estamos viendo que hay niños que piden permiso para ir al baño. Llevan el móvil y mandan un mensaje a otro, para que se reúna con él y cosas similares que no ayudan a un óptimo rendimiento escolar”, explicaba la docente.

En la misma charla, algunos profesores alertaban de que, en los últimos tiempos, el móvil ya no es el único quebradero de cabeza. Los relojes inteligentes son otros de los dispositivos cada vez más de moda entre los adolescentes y que también interfieren en el desarrollo de la clase “porque con ellos pueden contestar whatsapps, grabar imágenes en clase, etc”.

Tanto para el uso del móvil como el de los relojes inteligentes, cada centro educativo tiene su propias directrices recogidas en las normas de convivencia conforme a la normativa foral. “El problema del móvil vemos que es algo generalizado en las reuniones que mantenemos con otros colegios y con el departamento de Educación. La mayoría tiene prohibido su uso en la clase y autoriza al profesor a confiscar los aparatos ”, detallaba la directora.

EN UN SOBRE Y LLAMAR A CASA

Los centros escolares disponen de un protocolo de actuación en caso de que un profesor ‘pille’ a un alumno usando el móvil en clase. “Aquí, decidimos que lo mejor era no tocarlo. Coger un sobre y pedir al chico o la chica que lo meta en su interior y, luego, cerrarlo. A continuación, llamamos a casa, a los padres, para que vengan a recogerlo y sean conscientes de lo ocurrido”.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual